Bucci Special, el sueño de un superauto argentino

¿Quién es Clemar Bucci? Los lectores más jóvenes tal vez nunca hayan oído hablar de él, pero quienes conocen la historia del automovilismo argentino de postguerra saben muy bien que este hombre bajito y de sonrisa amable, a punto de cumplir los 90 años, era tan famoso que hasta aparecía en las figuritas de los álbumes de colección.

Bucci fue campeón argentino de Fuerza Libre en 1947 y, junto a Juan Manuel Fangio y José Froilán González, formó parte de la misión de pilotos argentinos que viajó a competir a Europa con el apoyo del gobierno de Juan Domingo Perón. Entre 1948 y 1956, Bucci corrió cinco grandes premio de Fórmula 1 y otras tantas carreras Sport con autos de Gordini, Maserati y Ferrari.

Las generaciones un poco más jóvenes también recuerdan a Bucci por otra de sus facetas famosas: en 1970, fue el diseñador y constructor del Dogo, tal vez el primer concept car argentino. La idea de Bucci era crear un auto de competición y un deportivo de calle de industria nacional, pero las condiciones del país nunca se lo permitieron. El concept tenía un motor Peugeot 404, pero estaba pensado para llevar un Ford V8.

El diseño del Dogo fue inspirador para muchos chicos de la época, en especial para uno de Casilda, provincia de Santa Fe, llamado Horacio Pagani. El genio creador de los Pagani Zonda que hoy se fabrican en Italia y que se convirtieron en verdaderos referentes de los superautos modernos, confesó más de una vez que el Dogo de Bucci lo impulsó a dedicar su vida a la fabricación de autos deportivos.

Bucci y Pagani cultivan hoy una amistad a la distancia, con visitas esporádicas de uno y otro a la fábrica de Italia y a la casa del ex piloto, en el barrio porteño de Belgrano. En agosto pasado, Bucci viajó al Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, donde fue homenajeado por Bernie Ecclestone, quien lo invitó a participar el año que viene de un Grand Prix de viejas leyendas de la categoría, por las mismas calles del Principado.

De ahí Bucci viajó a Módena, donde Pagani le mostró el flamante Zonda R y le permitió conocer el nuevo Proyecto C9 que debutará en el próximo Salón de Ginebra. En confianza, Bucci le habló de un proyecto que le ronda la cabeza desde hace tres años y Pagani lo animó a concretarlo: “Yo te ayudo con lo que necesites”.

Concebido por un huracán

Si el Zonda está inspirado en el viento mendocino, el Bucci Special también tiene sus raíces en un viento. Un huracán, para ser más preciso.

En el 2006, un huracán sorprendió a Bucci y su esposa en un departamento ubicado en el piso 24 de una torre de Miami, en Estados Unidos. “Los ascensores se descompusieron, pero no nos preocupamos. Teníamos comida suficiente y sabíamos que ahí íbamos a estar bien. Nos quedamos cuatro días encerrados”, le relató Bucci ayer a Argentina Auto Blog.

“Esos días los dediqué a dibujar. Yo no soy muy buen con el lápiz, pero hacía rato que una idea me daba vueltas por la cabeza y encontré el tiempo necesario para volcarla al papel”, continuó su relato. “Cuatro días después, cuando mi hijo nos fue a buscar, le mostré los dibujos y me dijo: ‘Viejo, esto lo tenés que construir’”. Eran los primeros bocetos del Bucci Special.

Los renders que se publican acá son sólo un par del casi medio centenar de dibujos y propuestas que Bucci ya tiene listos en su computadora. Se trata de un roadster extremo y futurista. Un deportivo para dos personas, sin techo y con un pequeño parabrisas que apenas los protegerá de la inclemencia del tiempo. El motor está ubicado en posición central y se caracteriza por carecer de todo tipo de apéndices aerodinámicos ostentosos.

“Todo el trabajo aerodinámico va por dentro. Los alerones quitan mucha velocidad. Este auto tiene unas tomas de aire frontales que se encargan de generar el efecto suelo y el apoyo aerodinámico necesario”, explica Bucci.

El chasis será de acero multitubo y la carrocería estará hecha en fibra de carbono. En este momento se están construyendo los moldes para fabricar el primer prototipo, que espera presentar el año que viene. El trabajo de fibra de carbono correrá por cuenta de un astillero de Vicente López, que ya construye barcos con este material.

La sorpresa viene por el lado de la mecánica: Bucci ya tiene en Buenos Aires un motor Mercedes-Benz AMG V12, con 7 litros de cilindrada y 700 caballos de potencia. La caja será secuencial de 6 velocidades, sin pedal de embrague, pero con comando manual. Es la misma que utilizaba el Pagani Zonda F. Con un peso contenido en alrededor de 1.100 kilos ya es posible imaginarse las prestaciones que tendrá el Bucci Special.

Los renders tienen la estrella de Mercedes-Benz en la trompa, pero el auto de producción llevará un logo propio, que todavía no está definido. La sigla CB, casi seguro, formarán parte de él.

Este roadster está pensado para ser un deportivo de altas prestaciones y dimensiones muy compactas. Medirá 4,20 metros de largo, 1,95 metros de ancho y apenas 80 centímetros de alto.

Bucci es propietario de uno de los tres Lamborghini Countach que hay en la Argentina y sueña con lograr que su auto tenga el mismo temperamento extremo. “Tendrá aire acondicionado, tapizado en cuero y todos los lujos, pero será un auto que habrá que concentrarse para manejarlo bien”, describió.

Su idea es fabricar un primer prototipo, que será para su colección personal. “Después, si el auto genera el ruido que me ya me estoy imaginando podemos conversar sobre producir más ejemplares”, cuenta con la tranquilidad de quien sabe que, ante todo, esto es el simple pasatiempo de un jubilado de 90 años.

Clemar Bucci y su Bucci Special.

El Dogo de 1970.

Clemar Bucci, Bernie Ecclestone y Clemar Bucci hijo, en el Grand Prix de Mónaco 2009.

BUCCI 300 SLR: Flechas de Plata en Belgrano

En su casa-museo-taller del Bajo de Belgrano, Bucci también trabaja en otro pasatiempo que ya fue publicado en Argentina Auto Blog: las recreaciones del Mercedes-Benz 300 SLR de 1955. Se trata de obras artesanales de una calidad admirable. Para lograr tanta precisión, Bucci trabajó con los planos originales de los autos de competición. Hasta los motores que utiliza son de la época: se trata del 8 cilindros de 3 litros de cilindrada que alimentaba a los Mercedes 300 S de los años ’50, una mecánica muy similar a la que tenían los 300 SL y SLR de carreras. Ya se construyeron cinco ejemplares.

Post relacionado:
Bucci 300 SLR: el secreto mejor guardado

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar