En Estados Unidos: Volkswagen admite que necesita una SUV mediana

“Estamos trabajando para crecer, en particular dentro del segmento de las SUV compactas. Cada vez más creo que hay margen para crecer con una SUV un poco más grande dentro de nuestro portfolio”. Con estas palabras, Jonathan Browning, presidente de Volkswagen Estados Unidos, admitió ante la agencia Bloomberg, algo que muchos saben desde hace tiempo: la marca tiene un hueco vacío dentro del segmento de las SUV.

Ese hueco es aún más notorio conociendo la obsesiva determinación de la marca alemana de tener presencia en todos y cada uno de los segmentos y nichos del mercado automotor.

La oferta actual de VW en el segmento SUV (comúnmente llamadas “camionetas todo terreno”) está compuesta por la Tiguan (segmento compacto, que este año recibirá un restyling) y la nueva Touareg (segmento grande, cuya comercialización oficial arrancará en la Argentina en las próximas semanas).

El bache de la marca está en el segmento de las SUV medianas, donde rivales como General Motors, Toyota y Honda tienen una fuerte presencia en el mercado norteamericano.

Volkswagen quiere triplicar sus ventas en Estados Unidos de aquí al 2018, como parte de su objetivo de convertirse en el mayor fabricante de autos del mundo, desplazando a Toyota.

Esta semana se presentará en el Salón de Detroit el esperado Passat made in USA, un sedán mediano -como el Passat, aunque no igual- desarrollado de manera exclusiva para el mercado de ese país.

Lo curioso de las declaraciones de Browning es que Volkswagen ya tiene desarrollada una SUV mediana, pero nunca recibió la luz verde de producción. Se trata de la SUV basada en la pick-up Amarok, que fue diseñada para competir contra la Toyota Hilux SW4, entre otras.

El diseño y desarrollo se realizó a la par de la pick-up y numerosas fuentes de VW le confirmaron a Autoblog que está lista para ser producida, sólo que hay demasiados y diversos obstáculos para llevarla a la práctica.

En Europa, la Amarok SUV no podría ser comercializada con los actuales motores 2.0 TDi ya que se encuadraría dentro de los vehículos de pasajeros, mientras que esos propulsores sólo están homologados para uso comercial.

En Estados Unidos, la Amarok SUV sólo podría ser viable y competitiva si llegara a producirse dentro de suelo norteamericano. Y los planes de fabricación en ese país fueron postergados desde que se eligió a Hannover como segundo centro de producción mundial de la Amarok, después de Pacheco.

Por último, en Latinoamérica, los directivos de VW creen que una Amarok SUV sería un esfuerzo inútil, porque sólo podría ganar mercado a costa de robarle ventas a la Tiguan y a la Touareg.

La noticia es que VW admite que tiene un nicho. Y que está dispuesta a cubrirlo en algún momento con un nuevo producto. Sólo resta definir cuál será el elegido.

Ilustración: Calango Design

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar