Mañana se estrena “La Caracas”

Mañana jueves llegará a los cines el documental “La Caracas”, de Andrés Cedrón, que recupera la historia de la epopeya del Turismo Carretera de 1948, conocida como el Gran Premio de la América del Sur, entre Buenos Aires y la capital venezolana.

La historia cuenta que a finales de la década del 30, y a iniciativa del vicepresidente primero del Automóvil Club Argentino, Carlos P. Anesi, nació la idea de un rally que recorriera varios países del continente, usando los todavía precarios caminos desde Caracas hasta Buenos Aires.

Durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón, y en pleno impulso a la actividad deportiva que tuvo lugar en aquellos años, se concretó aquel sueño, pero para no tener que enviar por barco a los vehículos hasta Venezuela, decidió invertirse la largada y la meta: es decir, desde Buenos Aires hasta Caracas.

El documental cuenta con los testimonios de pilotos sobrevivientes, como José Froilán González, periodistas que cubrieron la competencia y familiares de corredores que fallecieron en la ruta, compitiendo bajo el lema: “La utopía no es sólo la meta, sino también el camino”.

***

VIDEO: La Caracas – Trailer I

***

VIDEO: La Caracas – Trailer II

***

Comunicado de prensa de Ají Films
El 25 de octubre se estrena “La Caracas”

Una carrera de automovilismo de 10 mil kilómetros protagonizada por los mejores pilotos de toda Latinoamérica. Corrida sobre terrenos precarios, es una epopeya deportiva que describe a cada kilómetro la historia social, política y cultural del continente Sudamericano durante el convulsionado año 1948.

Una ruta donde los corredores dejaron una huella de unión y solidaridad entre sus pueblos.

A 60 años de la mayor carrera de Turismo Carretera de todos los tiempos: “La utopía no sólo es la meta, sino también el camino”.

Palabras del director Andrés Cedrón

Mi intención como Director en este documental, es narrar la olvidada aventura de los pilotos de automovilismo de toda Sudamérica (entre ellos el consagrado Juan Manuel Fangio), que en el año 1948 emprendieron una larga travesía recorriendo nada menos que los 10.000 km que unen Buenos Aires y Caracas, atravesando los países de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.Esta verdadera epopeya, me interesó no sólo por los trascendentes hechos deportivos que sucedieron y que fueron propios de una carrera automovilística de tal envergadura, sino también porque transcurrió en un año particularmente convulsionado social y políticamente. En aquel 1948, se acentuó la injerencia de Estados Unidos con la creación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), se sucedieron golpes militares en Perú y Venezuela, mientras los pueblos se sublevaban, como en el “Bogotazo”.Pensé que era indispensable hacer referencia a estos acontecimientos, para desligar al espectador de lo que pareciera ser un simple hecho deportivo y anecdótico. La experiencia de la carrera es un retrato de los cimientos de la identidad latinoamericana presentes en movimientos políticos y gobiernos de muchos de los países de la región. Pero también de la solidaridad de los pueblos que con arduo trabajo apoyaron a sus pilotos moral y económicamente.Aquellos pilotos eran simples mecánicos que desde sus humildes talleres podían emprender el sueño y la utopía de cruzar todo el continente con sus autos, muchos de ellos construidos en parte con sus propias manos.Esta historia me recordó las palabras del cineasta argentino Fernando Birri (que transcribiera el escritor uruguayo Eduardo Galeano en su libro Las palabras pensantes): “La utopía está en el horizonte, un truco del destino. Si camino dos pasos, dos pasos se me aleja. Si cien pasos camino, se me aleja cien pasos. ¿Para qué sirve –digo- entonces, la utopía? Para esto sirve –digo-. Para seguir y seguir caminando, mi amigo.” Aquí está el origen del texto que utilicé al empezar y terminar el documental. Adaptando aquel concepto a la historia de la carrera automovilística, escribí: “Una utopía no es sólo la meta, sino también el camino”.Al igual que la carrera, supimos valernos de la solidaridad para llevar a cabo el proyecto, tratando de reconstruir un viaje audiovisual que sea en la actualidad, tanto nostálgico (sobre todo para las generaciones contemporáneas a la carrera) como motivador (para el interés de las generaciones posteriores), de manera que el espectador crea posible hacer lo que popularmente los radioescuchas de entonces llamaron “La Caracas” . Que cada persona y Latinoamérica toda pueda hacer “su caracas”, es también el por qué de la película.

Seguros de autos

Si te ha gustado esta nota, dejá tu comentario o suscribite al feed para recibir los artículos futuros en tu lector de feed.

Esta nota tiene 17 Comentarios

  1. orangeasphalt2

    “Para mi que los que corrían estaban todos locos”,jaja que definición!! estaría bueno saber donde la dan,yo la voy a ver.Por mi parte no coincido con lo de cortar la coupesitas osea,son autos de carreras de la época ;y para aquel entonces se le encontró la ventaja a eso y eran autos que por aquel entonces eran nuevos o usaditos con unos añitos…yo lo veo por ese lado ;obvio que si lo haces hoy en día con una original o para restaurar sos un asesino…pero con las que son de aquel entonces va como trompis,Saludos!

  2. PabloA

    Si les gusta la combinación autos-cine, les va a resultar interesante una pagina que permite buscar en cuantas películas apareció un determinado modelo o que autos participaron de una determinada película. No pongo el link porque creo que no se puede, pero va por Internet Move Cars Database, es una org.

Enviar una respuesta

Aviso: Los comentarios con malas palabras, links a webs externas y off-topic podrán ser borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la anulación de sus cuentas. Consultas a info@autoblog.com.ar

Debe iniciar sesion para enviar un comentario.