Autocine: Vanishing Point

Anoche vi por primera vez esta película de 1971 y entendí muchas cosas. Comprendí la nostalgia infinita de los norteamericanos por los años de los muscle cars y la razón de DaimlerChrysler en empeñarse a producir una versión moderna del Dodge Challenger. Descubrí por qué dicen que esta es la película con la mejor persecución de autos de la historia y por qué el argentino Horacio Pagani bautizó “Vanishing Point” a las maratónicas jornadas de manejo que organiza alrededor de Italia con los propietarios de su Pagani Zonda. Comprobé que las películas de autos no están condenadas a ser una basura como “Rápido y Furioso”, y que las road movies pueden llegar a ser verdaderas obras de arte.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar