Una protección contra los "lomos de burro"

Odiados por los automovilistas y amados por las autoridades de tránsito, los lomos de burro son una condena en las calles de todo el planeta. Su especialidad no sólo es disminuir la velocidad en el tráfico: también rompen suspensiones. Según el Mot, organismo responsable de la verificación técnica vehicular en Gran Bretaña, los speed bumps son responsables del 30% de los desperfectos en el parque automotor de ese país.

Sin embargo, los policías acostados (término utilizado en Europa del Este) llegaron al mundo para quedarse. Debido a los daños registrados en la suspensión de los vehículos, el fabricante de kits de suspensión Rossini desarrolló un ingenioso sistema para evitar que la suspensión de un vehículo haga tope al pasar sobre un vigilante muerto (como los llaman en Centroamérica).

El kit Rossini consta de una moldura de goma inserta en el espiral, que sólo necesita de unos minutos para ser instalada sin herramientas especiales. Apenas es necesario elevar el vehículo para colocarla. Esta goma evita que el vehículo se hunda y golpee con sequedad al superar una lombada (denominación brasileña). Rossini asegura que incluso se puede mejorar la maniobrabilidad del auto al evitar que la trompa se hunda en curvas a alta velocidad.

En Europa el kit completo se vende por 37 euros. ¿Alguien se anima a importarlo?

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar