Ford Flex y la sombra del Homero Móvil

Esta nota tal vez debería entrar en la categoría de Primeras señales del apocalipsis automotor, pero a fuerza de asombro ganó peso propio para merecer un post independiente.

¿Se acuerdan del Homero Móvil? Fue el auto que Powell Motors construyó en base a los gustos de Homero Simpson y cuyo resultado llevó a la quiebra la fábrica automotriz de su hermano Herbert. Aquél capítulo de Los Simpsons fue, ante todo, una parodia de los resultados no siempre certeros que se pueden obtener de los focus groups que las automotrices realizan para sondear los gustos de sus clientes.

Fue un focus group de consumidores de Buenos Aires, por ejemplo, el que le bajó el pulgar a la llegada del Ford Fusion a nuestro país. El Fusion se fabrica en México y se vende en Brasil con gran éxito, pero comentarios como “se parece mucho al Mondeo; es muy ostentoso para mí” hicieron que el proyecto quedara guardado en un cajón de las oficinas de Pacheco.

También fue el resultado de un estudio de mercado el que Ford de Estados Unidos decidió seguir al pie de la letra a la hora de crear el nuevo Flex, que saldrá a la venta en ese país en las próximas semanas. Se trata de un vehículo familiar para siete pasajeros, con 5,13 metros de largo y que se encuentra a mitad de camino entre una van y un SUV. Su diseño de estilo retro está vagamente inspirado en las woodie wagons de los años ’50.

Según los estudios de mercado de Ford, los siguientes detalles de equipamiento y diseño son los que más demandan los usuarios norteamericanos en este momento:

Interior clásico y moderno: Los norteamericanos quieren la última tecnología en equipamiento, como el sistema Sync desarrollado por Microsoft para comandar el navegador satelital, un equipo de audio Sony compatible con iPod y una radio satelital Sirius. Pero también desean una terminación clásica, con materiales nobles como la madera y el cuero.

Cuádruple techo panorámico: El Flex tendrá una luminosidad única en su tipo y ningún pasajero se quedará con ganas de ver las estrellas. Los cuatro techos se podrán abrir de manera independiente. También en la parte superior cada pasajero encontrará una luz de cortesía y una salida de ventilación, como en los aviones.

Cámara retrovisora: Sobre el portón trasero, escondida debajo del emblema de Ford, hay una pequeña cámara de video que transmite imágenes panorámicas de la parte trasera del vehículo. Al engranar la marcha atrás, las imágenes se proyectan en la pantalla del navegador satelital de la consola central.

Tanque de combustible sin tapa: Díganle adiós a perder ese molesto tapón que sólo se utiliza en las estaciones de servicio. El Flex viene con un sistema de autosellado que elimina el uso de tapas y reduce la emisión de vapores provenientes del tanque de combustible.

Consola central refrigerada: Entre las dos butacas de la segunda fila de asientos hay una heladera con compresor independiente que tiene capacidad para refrigerar hasta siete latas de bebida a cinco grados de temperatura en dos horas y media. Es decir: es un 40% más veloz que una heladera hogareña.

Protector de pantalones: Atento a las demandas de los usuarios, las puertas del Flex tienen un labio inferior doblado hacia adentro que envuelven el zócalo de acceso al habitáculo. De esta manera, el escalón permanecerá siempre limpio y nunca manchará las piernas de los pasajeros.

En Ford están convencidos de que pueden llegar a vender 100 mil unidades al año del Flex, con un precio promedio de 30 mil dólares. Y realmente lo necesitan: tan sólo ayer la compañía anunció que despedirá al 12% de sus empleados en Estados Unidos, en el marco una caída de ventas cada vez más acentuada y resultados financieros calamitosos. Si autos como el Flex serán la salvación de la compañía todavía está por verse. Si la confianza ciega en los estudios de mercado y los focus group convertirán al Flex en el Homero Móvil del 2009, también.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar