Un BMW 327 Sport-Cabrio bien argentino

La siempre impecable revista BMW Magazine –se distribuye en las concesionarias de la marca, entre clientes y aquellos que sepan poner cara de prospects– dedica siempre su última página a la sección “Mi BMW”, donde un coleccionista de la marca cuenta la historia de su auto.

En una de las últimas ediciones, la sección está dedicada al BMW 327 Sport-Cabrio del empresario platense de las galletas Rolando Martín: “Todo empezó en 1974. Yo era bastante joven, quería salir de la ciudad y me fui de viaje. Lo vi en el borde de la ruta en un momento del trayecto: un BMW 327 de color blanco y negro. No había ni un alma en las inmediaciones. Esperé, pero no llegó nadie. Y nadie me supo decir quién era el dueño. ¿Qué podía hacer? Continué mi viaje y perdí el coche de vista, pero su imagen quedó grabada en mi memoria”.

“En 1998 ocurrió el milagro: me encontré de nuevo con aquel BMW 327 blanquinegro. Increíble, ¿no? Lo reconocí inmediatamente, a pesar del estado en el que se hallaba. Le faltaban varias piezas y el paso de los años había dejado su huella en el vehículo. Cuando me enteré de que estaba en venta, no lo dudé ni un instante. Entonces comenzó un largo período de restauración. Cinco años después, el coche estaba listo. Nadie me ha sabido explicar cómo llegó el vehículo hasta Sudamérica. Quizás lo descubra algún día”.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar