Peugeot subasta el 205 Turbo 16 de Reutemann

Son varias las empresas automotrices que por estos días de crisis decidieron achicar sus museos, aprovechando de paso los valores sostenidos del mercado de autos clásicos. General Motors ya está vendiendo varias piezas históricas y en Francia la gente de Peugeot subastará el próximo 14 de junio varios ejemplares de su museo, incluyendo uno con un valor muy especial para los argentinos: el 205 Turbo 16 con el que Carlos Reutemann salió tercero en el Rally de Argentina de 1985.

Este modelo -perteneciente al legendario Grupo B que fue prohibido por su peligrosidad a fines de 1986- se fabricó en una edición muy limitada: sólo 200 ejemplares de calle y 20 ejemplares correspondientes a la Evolución 1 de competición, como el que será subastado. A fines de 1985 se fabricaron 20 unidades más de la Evolución 2, famosa por su gran alerón sobre el techo.

Este ejemplar, cuyo precio base de remate no fue informado, tiene un motor central de 4 cilindros, con 1.775 centímetros cúbicos de cilindrada, turbo y una potencia estimada en 350 caballos. Lleva tracción integral permanente y pesa apenas 960 kilos.

Peugeot logró los títulos mundiales de 1985 y 1986 con el 205. El auto que será subastado debutó en el Rally de Acrópolis de 1985, manejado por el finlandés Ari Vatanen, quien abandonó por un problema de dirección. Después fue traído a la Argentina, donde lo manejó un ya retirado Carlos Reutemann, que accedió por invitación de Peugeot.

La participación del ex piloto de Fórmula 1 en el rally logró la publicidad que Peugeot había planeado para esta carrera, pero el Lole terminó convirtiéndose en una pieza clave para sumar puntos en el campeonato: Vatanen, el favorito del equipo, sufrió un grave accidente en las sierras cordobesas, con un múltiple vuelco que casi le cuesta la vida. Permaneció más de un año y medio en rehabilitación.

La carrera fue ganada por el Peugeot de Timo Salonen –quien ese año sería campeón del mundo de pilotos-, seguido por el Audi Quattro S1 de Stig Blomqvist y el Peugeot de Reutemann, que así sumó valiosos puntos para el equipo.

Después de eso, este ejemplar nunca más volvió a competir.

Si Peugeot Francia considera que este auto ya no merece un espacio en su colección, tal vez Peugeot Argentina debería evaluar la posibilidad de hacerle un lugar en la suya.

Post relacionado:
Ari Vatanen se reencontró con su 205 T16

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar