Crítica: Subaru New Forester 2.0 XS

Por Carlos Cristófalo
Fotos de Nicole Oppenheimer

Según estadísticas de Indumotora, el representante de Subaru en la Argentina, el 90% de los compradores de la New Forester antes tenían una Forester. ¿Qué tiene de especial este auto?

Durante una semana analicé ese curioso y leal especimen humano conocido como “Subarista”.

Por fuera

Las primeras dos generaciones de la Subaru Forester –con su estética cuadrada, más cercana a una familiar que a una SUV- se destacaron más por su discreción y practicidad que por su atractivo. Con esta tercera generación, la Forester dio el salto en diseño más importante de su historia al acercarse un poco al estilo convencional de una SUV.

De todos modos, sigue sin destacarse en este aspecto. Carece del atrevido vanguardismo de la Honda CRV y de la Nissan X-Trail. Tampoco es cool como la Land Rover Freelander 2. Ni deportiva como la Volkswagen Tiguan.

Sin embargo, para los usuarios de la vieja Forester, el cambio es notable: la trompa es más aerodinámica y redondeada, tiene el perfil de un típico todo terreno moderno y la parte trasera está coronada por una doble salida de escape cromada, que le agrega un leve toque deportivo. Las llantas de aleación de cinco radios son de 16 pulgadas y vienen de serie con neumáticos en medida 215/65 R16.

Por dentro

Tiene uno de los habitáculos más amplios del segmento. La cabina es un espacio cómodo, luminoso y con aceptable calidad de terminación. En las plazas traseras hay lugar para tres adultos, aunque el del medio no estará muy cómodo, porque deberá sentarse sobre un posavasos plegable que le agrega una dosis de rigidez a la banqueta central.

El asiento posterior se pliega por completo para aumentar la ya generosa capacidad del baúl desde 450 hasta 1.660 litros.

La fama de Subaru por hacer autos de gran calidad y duros de romper no defrauda en la New Forester. Los plásticos son rígidos y carecen del tacto refinado que ofrecen, por ejemplo, la Chevrolet Captiva o la Toyota Rav4, pero no hay dudas de que fueron concebidos para resistir al tiempo y los maltratos más variados.

El puesto del conductor es correcto. El volante se regula en altura y profundidad. La versión 2.0 XS, como la unidad probada, incluye tapizados en cuero y regulación eléctrica de la butaca del conductor.

El tablero con los relojes en azul eléctrico resulta algo estridente, pero –como es bien sabido- los Subaristas adoran ese color.

El equipamiento de seguridad está compuesto por cinturones de seguridad con pretensores pirotécnicos, doble airbag frontal, airbags laterales delanteros y airbags de cortina.

Motor y transmisión

La estética tal vez no sea la más atractiva y el interior no transmite un aura premium, pero donde los Subaru siempre resultan admirables es en el apartado mecánico. La New Forester tiene un confiable y silencioso motor Boxer de cuatro cilindros opuestos. Esta configuración -a la que sólo siguen fiel Porsche y Subaru- baja el centro de gravedad del vehículo y produce menos vibraciones.

El motor de 2.0 litros de cilindrada y 16 válvulas recibió numerosas modificaciones con respecto a la generación anterior. Ahora desarrolla 150 caballos de potencia a 6.000 rpm y 196 Nm de torque a partir de 3.200 rpm.

La tracción es integral en forma permanente y dispone de un sistema activo de distribución de torque, que combina muy bien con la caja secuencial de sólo cuatro marchas.

A diferencia de algunas marcas que ofrecen un sistema 4×4 de activación electrónica (CRV y Captiva), el esquema mecánico de la New Forester ofrece una respuesta más rápida y una mayor robustez, sobre todo en climas extremos.

La versión base de la New Forester (37.900 dólares) viene con caja manual de cinco velocidades y reductora. Aunque su equipamiento no es tan completo, es la más recomendable para quienes vayan a realizar un manejo off-road intenso. En cambio, quienes busquen un desempeño más deportivo pueden optar por la versión 2.5 Turbo (53.900 dólares), que se zarpa con 230 caballos de potencia.

La confianza ciega de Subaru en su solidez mecánica viene respaldad por una garantía poco usual para nuestro mercado: cinco años o 100 mil kilómetros, transferible.

Comportamiento

La New Forester se caracteriza por la suavidad de su comportamiento. Tiene una dirección asistida muy liviana que se agradece en la ciudad y una suspensión blanda. Muy blanda. Tal vez demasiado para mi gusto. El rolido de la carrocería es bastante marcado hasta en las curvas a poca velocidad.

Tal vez no sea la puesta a punto ideal para un manejo deportivo, pero se agradece cuando desaparece el asfalto. Aunque rebota bastante, la suspensión (independiente McPherson adelante y con dobles brazos oscilantes detrás) absorbe con facilidad los caminos más ásperos y preserva la osamenta de los pasajeros ante los baches más agresivos.

En cuanto uno se acostumbra al rolido de la carrocería, la New Forester se puede convertir en un vehículo muy divertido de manejar, sobre todo cuanto más difíciles se ponen las condiciones. El control electrónico de estabilidad ayuda a ganar confianza.

El despeje del suelo es muy bueno (aumentó de 205 a 226 de una generación a otra), la tracción es excelente y la potencia del motor se entrega en forma lineal y constante.
Los frenos son otro punto destacable: tiene discos en las cuatro ruedas (los delanteros ventilados), que detienen sin problemas los 1.490 kilos de pesos del vehículo.

Conclusión

Su diseño no ganará premios internacionales, con esta suspensión nunca batirá récords en Nürburgring y la ambientación interior no tendrá el glamour de los autos premium, pero nada de esto le interesa a los seguidores de la Forester. Más que una SUV a la última moda, ellos buscan una herramienta de transporte confiable, robusta y con el foco puesto en la innovación mecánica, antes que en la estética frívola. La New Forester tal vez jamás sea un best seller, pero los Subaristas de siempre encontrarán en ella un nuevo motivo para seguir fieles a la marca de las estrellas.

FICHA TECNICA
Precio: 45.900 dólares
Motor: delantero longitudinal, cuatro cilindros opuestos tipo Boxer, 16 válvulas, inyección indirecta, distribución variable.
Cilindrada: 1.994 cc
Potencia: 150 CV a 6.000 rpm
Torque: 196 Nm a 3.200 rpm
Transmisión: caja automática de 4 velocidades, con modo secuencial Sportshift. Tracción integral permanente, con distribución de torque activo.
Peso: 1.550 kg
Baúl: 450 / 1.660 litros
Tanque de combustible: 60 litros
Velocidad máxima: 184 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11 segundos.
Consumo urbano: 10,9 l/100km
Consumo extraurbano: 7 l/100km
Consumo medio: 8,4 l/100km

Post relacionado:
En mi garage: Subaru New Forester 2.0 XS

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar