Crítica: Mercedes B200 Advanced Parktronic

Es raro: esta debe ser la primera vez que un auto me dan más ganas de estacionarlo que de manejarlo. No es que el B200 Advanced Parktronic sea malo. Todo lo contrario: es tan bueno que mete miedo.

Este Mercedes-Benz que tuve en mi garage durante la semana pasada es el primer auto que se comercializa en la Argentina con un sistema automático de estacionamiento en paralelo. La maniobra más temida por quienes van a rendir el examen de manejo (y por muchos conductores avezados que no se atreven a confesarlo) ahora está al alcance de cualquiera… que pueda pagar 41.300 dólares.

El Advanced Parktronic se ofrece como un opcional de 1.900 dólares sólo para el Clase B. Ni siquiera los Mercedes-Benz más lujosos, que rondan el medio millón de dólares, tienen este sistema. Los Clase E y Clase S se conforman con el sistema Parktronic, que orienta al conductor con unas lucecitas sobre la cantidad de vueltas que tiene que darle al volante: un arcaísmo, en comparación con el truco de magia futurista del Advanced Parktronic.

El sistema funciona con los sensores de proximidad que tiene en los paragolpes delanteros y traseros. Pero, además de medir la distancia con otros vehículos, también mide los huecos disponibles para estacionamiento.

El software de cálculo sólo funciona cuando el auto circula a menos de 36 km/h. Es más que suficiente: probándolo, descubrí que cuando uno busca estacionamiento rara vez se superan los 20 km/h.

Una flecha se enciende en el tablero cuando encuentra un hueco con un ancho mínimo de 1,50 metros y un largo mínimo de 1,30 metros más que el auto (1,30 + 4,27 metros del Clase B = 5,57 metros).

Dependiendo siempre del largo del hueco, el auto podrá estacionar en una, dos o tres maniobras. Metro en mano, descubrí que el B200 podía estacionar en huecos de apenas 5 metros de largo, pero en esos casos nunca lo hacía en menos de tres maniobras.

La fórmula matemática que utiliza el sistema para calcular las maniobras fue creada por la profesora matemática británica Rebecca Hoyle y es muy sencilla:

ADVANCED PARKTRONIC, PASO A PASO

1. Se encuentra el lugar de estacionamiento
Al circular debajo de los 36 km/h, se enciende una letra “P” en el tablero. Al detectar un hueco, aparece una flecha que indica si el espacio está a la derecha o a la izquierda.

2. Se activa el sistema
Al engranar la marcha atrás, el tablero invita a revisar el entorno y a activar la maniobra con las teclas del volante multifunción.

3. Comienza la maniobra
El conductor debe soltar las manos del volante y limitarse a operar solamente los pedales. El sistema se desconecta si se superan los 10 km/h, si se toca el volante o si los sensores de proximidad detectan algún objeto cercano en movimiento.

4. El volante se mueve solo
Este es el efecto más espectacular del mecanismo y el que más sorpresa genera al comienzo. El auto maniobra solo y gira el volante a toda velocidad. Los sensores de estacionamiento indican con luces y pitidos cuándo hay que frenar para evitar golpear a los otros autos.

5. Maniobras adicionales
Si con una maniobra no alcanza para estacionar en forma correcta, el sistema invita a poner el cambio en primera y completar el procedimiento.

6. “Hágase cargo”
Cuando los sensores confirman que el auto está bien estacionado, se desconecta el sistema y se libera el volante. La orden que aparece en el tablero no es muy cortés, pero lo único que tiene que hacer el conductor es poner el freno de mano, apagar el motor y bajarse. Sin chistar, por las dudas.

Conclusión

Durante seis días probé el sistema en todo tipo de maniobras de estacionamiento y nunca falló el cálculo. El único defecto que le encontré es que, para la cultura de manejo argentina, el sistema tal vez anuncia demasiado tarde que encontró un lugar para estacionar. Según el manual, hay que pasarse hasta 15 metros del hueco indicado para que el tablero encienda la flecha.

En la práctica, necesita sólo de 10 metros, pero esto ya es suficiente para que, en las calles con mucho tránsito, el que viene atrás ya se haya pegado a la cola o se zambulla de cabeza para robarte el lugar. La única solución que encontré es poner la baliza con 100 metros de anticipación y reforzar el aviso agitando la mano por la ventanilla como un náufrago desesperado.

El sistema Advanced Parktronic es la demostración más cabal de que los autos son cada vez más inteligentes. Ya no sólo destraban las puertas, nos ayudan a frenar, nos orientan en las ciudades y mantienen nuestro cuerpo a la temperatura indicada. Ahora también estacionan mejor que nosotros.

Después de una semana con el simpático B200 llegué a la conclusión de que si las automotrices todavía no pusieron a la venta un auto que se maneja solo, es simplemente porque no quisieron hacerlo. El Advanced Parktronic es toda una revelación: los autos cobraron inteligencia propia, pero puedo asegurarles que nunca prescindirán de los seres humanos. No señor. El plan que están implementando es mucho más macabro. Maquiavélico, mefistofélico.

Como en The Matrix y el Planeta de los Simios, nos enfrentamos a una raza superior que se propuso esclavizarnos y someternos. Su plan es tan escandaloso como escalofriante: planean obligarnos a trabajar como perros, todos los días y durante todo el año, para que consigamos el dinero necesario para pagar la cuota, llenar el tanque, abonar la patente, honrar los peajes, cubrir el seguro y garpar las multas.

Todo para que ellos puedan desplazarse, tan orondos con sus sistemas automáticos, por las calles que se pavimentaron con nuestros propios impuestos.

Si creen que exagero, piénsenlo otra vez.

VIDEO: Así funciona el Advanced Parktronic

Posts relacionados:
Llega el Mercedes Clase B que se estaciona solo
Fórmula matemática para estacionar
Camine a cucha: el sistema que ya ensaya VW

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar