Crítica: Peugeot 207 Compact Quiksilver

La edición limitada reaparece después de siete años con nuevo visual, pero todavía conserva antiguos pecados.

Por Ricardo Tadeu
Fotos de Guilber Hidaka

¿A vos te gusta ver y ser visto? ¿Te gusta parecer una persona atenta a las novedades y hasta transmitir la imagen de una persona más joven de lo que realmente sos? ¿Y te gusta surfear?

Andá sabiendo que existe un auto que atiende casi todos estos deseos por 71.100 pesos. Digo “casi” porque, aunque haya sido hecho en alianza con una marca para surfistas, transportar una tabla de surf en el techo no será tarea fácil: habrá que pagar aparte para tener un rack ofrecido como accesorio, que encaja justo en los vanos de las puertas.

Hablamos del Peugeot 207 Compact Quiksilver, una reedición del antiguo 206 del mismo nombre. El modelo vuelve al mercado siete años después con una edición limitada de 500 unidades para el mercado argentino y 1.500 para el brasileño.

Más allá de los accesorios, no trae opcionales, ya que el auto se vende con una configuración completa, que incluye cierre centralizado, levantavidrios eléctricos, dirección hidráulica, aire acondicionado, butacas con tapizado especial, nuevas alfombras, pomo de la palanca de cambios plateada, volante con aro revestido en cuero y un gran techo solar que ocupa casi el 50% del techo de este hatchback.

Glamoroso, este detalle llama la atención hasta de quienes conducen autos más grandes, como el 307. “Cambiaría mi auto por ese sólo por el techo”, me dijo el dueño de un hatch compacto de la marca francesa, parado en un semáforo.

El punto negativo está en la osada manija de apoyo en el techo, tanto del lado del conductor como del pasajero. Está hecha en la misma goma que se usa en las mochilas y tiene un tamaño desproporcionado, que incomoda a todos los que miden más de 1,80 metros, como el reportero que les escribe. Los botones de los levantavidrios siguen en una posición incómoda.

Vista de frente, la serie especial no puede ser identificada. Los cambios se ven en los laterales. Tiene el logotipo Quiksilver pegado en las puertas y las llantas de aleaciçon de 15 pulgadas son las mismas del exitinto 206, lo que muestra la falta de creatividad de la marca francesa.

En la parte trasera, la diferencia también está en el emblema ubicado en la tapa del baúl. Así como en el 206 Quiksilver original, sólo se ofrece la pintura en color plateado. En la Argentina se ofrece sólo con carrocería de tres puertas, mientras que en Brasil también se ofrece con cinco puertas, como la unidad probada.

En Brasil, esta versión se ofrece con el motor 1.4 naftero flex de 80 caballos, mientras que en la Argentina tiene el más potente 1.6 de 110 caballos. En los dos casos, son motores muy buenos para el uso urbano. El consumo de combustible también es razonable.

La dirección y la palanca de cambios hacen que la conducción sea agradable, gracias a la precisión de ambos. Sin embargo, la butaca, la pedalera y el embrague desaniman al conductor.

Me explico: la butaca no es de las más confortables para conducir y necesita un ajuste muy preciso para agradar. Los pedales están muy juntos y son incómodos. No hay que sorprenderse si se pisan dos pedales al mismo tiempo durante una maniobra rápida.

El embrague es muy bajo y requiere una gran adaptación para quienes están acostumbrados a manejar autos de otras marcas.

Además de eso, el paragolpes bajo exige calma a la hora de enfrentar badenes y lomos de burro. De lo contrario, en varias de ellos dejaremos nuestra marca.

Sin embargo, si estás dispuesto a tirar onda con un auto y no querés –o no podés- afrontar lo que cobran por un hatchback compacto, quedate con el 207 Quiksilver. Sin dudas vas a llamar la atención de tus amigos, aunque no olvides que, a la hora de conducir, vas a acordarte todo el tiempo del antiguo 206. Las semejanzas son enormes.

* Copyright de AutoEsporte. Derechos de reproducción y traducción de Argentina Auto Blog.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar