Crítica: Mini Cooper S Clubman

Angulo de inclinación del parabrisas, área de visión hacia atrás, protección frontal para peatones, levantavidrios a prueba de niños curiosos, escapes afligidos por los cóndores en extinción, parrillas amigables con las mariposas ruteras, neumáticos cariñosos con los cuises incautos… las normas de seguridad y protección ambiental que limitan la creatividad de los diseñadores dieron un solo resultados en los últimos años: autos cada vez más parecidos, con diseños aburridos y poco originales.

El gusto del cliente también resultó anestesiado, al punto que hoy hay muchos desprevenidos que piensan que un Peugeot 207 Compact es igual al 207 europeo, en lugar un restyling del 206. Por eso mismo, en este ambiente de clara apatía y confusión estética, la osadía de Mini al lanzar el Clubman –un compacto de aspecto familiar, pero con cinco puertas muy poco convencionales- merece ser analizado con la curiosidad científica de un eslabón perdido.

Por fuera

En las primeras impresiones resulta bastante extraño, pero una vez que nos acostumbramos a ver los cientos de Mini convencionales que inundaron las calles a partir del 2004, una versión extendida con aspecto de vehículo familiar merece ser bienvenida con el mérito que corresponden a todas las decisiones originales. Por la calle, el Clubman llama más la atención que Scarlett Johansson manejando desnuda una Ferrari.

Más allá de tener tres puertas más que el Mini estándar –dos posteriores de apertura opuesta, como en una camioneta de carga, y una segunda de apertura opuesta del lado derecho, para facilitar el acceso al asiento trasero- el Clubman no puede ser considerado como un verdadero auto familiar. ¿O sí? Eso se verá más adelante.

Es 24 centímetros más largo y dos más alto que el Mini hatchback, pero la esencia del inmortal diseño de Sir Alec Issigonis está ahí presente.

Por dentro

Adelante no hay cambios: la posición de manejo sigue siendo baja, con todos los comandos bien a mano y con la sensación de estar al volante de un karting con techo: las regulaciones son múltiples para encontrar la posición más cómoda de manejo, el enorme velocímetro con el tamaño de una grande de muzzarella sigue dominando el tablero y Mini insiste con la curiosa perilla para elegir entre seis tonalidades diferentes de luz ambiente.

El acceso al asiento trasero por la segunda puerta de la derecha es más incómodo que en un auto con cinco puertas convencionales, pero más práctico que en el Mini común. El cinturón de seguridad del pasajero delantero -que se atraviesa en el camino- molesta un poco al principio, pero después se convierte en una excentricidad más del Clubman. Atrás hay espacio aceptable para que viajen dos adultos con comodidad, aunque el fabricante dispuso apoyacabezas y cinturones de seguridad por si tres personas desean intentar la acrobática e improbable proeza.

El Clubman no es un auto familiar en términos tradicionales, de la misma manera que las familias modernas tampoco lo son. Tiene la disposición ideal para el nuevo modelo de familia tipo: pareja con un hijo y tal vez algún acompañante extra ocasional. También encaja de maravillas en el garage de todos los padres o madres solteros.
Otra gran virtud del Clubman está en su baúl, que ahora tiene dimensiones más racionales: 260 litros o 930 con el respaldo trasero rebatido.

Motor y transmisión

No hay novedades. Y esa es una excelente noticia. El motor 1.6 turbo con intercooler y 174 caballos de potencia es un ejemplo de eficiencia y generosidad: trepa de vueltas con alegría y con un gratificante sonido. Es frugal en los consumos y está combinado con una caja manual con seis velocidades de precisión quirúrgica.

La gran duda a la hora de probar el Clubman era: ¿el motor seguirá a la altura de las circunstancias con los 85 kilos de peso extra?

Comportamiento

Y la respuesta es: sí, por supuesto. Los 7,6 segundos que el Clubman tarda en acelerar de 0 a 100 km/h son la respuesta más contundente sobre cualquier duda al respecto. Los ocho centímetros extra en la distancia entre ejes y la amortiguación más blanda le brindan un andar más confortable y menos nervioso que el Mini hatchback. Sin embargo, sigue teniendo una agilidad fantástica en toda condición de manejo y un increíble agarre en las curvas.
Los frenos no se quejan por el peso extra y el control de tracción/estabilidad parece tener menos trabajo que en el Mini convencional, debido a que el Clubman tiene el peso mejor repartido.

En términos de comportamiento, el Clubman es un auto más estable y equilibrado, con unos enormes neumáticos que siguen transmitiendo todas las irregularidades del suelo al habitáculo y una mecánica de rendimiento implacable: tanto en la ciudad como en la ruta.

Conclusión

El Mini Clubman podría jactarse de ofrecer todos los ingredientes para ser uno de los peores autos del momento: tiene cinco puertas tan insólitas como poco prácticas, el acceso a las plazas traseras es incómodo, sólo caben cuatro personas por más que haya apoyacabezas y cinturones para cinco, el andar sigue siendo duro como siempre y es costoso: 44.900 dólares. Y sin embargo…

Y sin embargo, el Clubman es el auto más original que circula hoy por la calle. Es más estable que el Cooper S, tiene el genial motor 1.6 turbo de 175 caballos, una incansable caja manual de seis velocidades, un consumo muy discreto, un buen baúl y es un ejemplo de que las ideas más locas de los diseñadores a veces pueden prevalecer por encima de las más conservadoras estrategias comerciales.

Por eso mismo: me encanta.

FICHA TECNICA

Precio: 44.900 dólares

MOTOR
Tipo: delantero transversal, 4 cilindros en línea, 4 válvulas por cilindro, distribución variable, inyección directa, turbo con intercooler.
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 174 CV a 5.500 rpm
Torque: 240 Nm a 1.600 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: delantera, con control electrónico.
Caja: manual de seis velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, tipo McPherson, con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados (294 mm)
Frenos traseros: discos macizos (259 mm)
Dirección: de cremallera, asistida.
Neumáticos: 195/55 R16 87 V

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 224 kmh
Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,6 segundos
Aceleración de 0 a 1000 mts: 28 segundos
Consumo urbano: 8 l/100 km
Consumo extraurbano: 5,3 l/100 km
Consumo medio: 6,3 l/100 km

MEDICIONES
Peso en vacío: 1.280 kg
Capacidad de baúl: 260 / 930 litros
Capacidad de combustible: 40 litros
Largo: 3.958 mm
Ancho: 1.683 mm
Alto: 1.432 mm
Distancia entre ejes: 2.547 mm
Trocha delantera: 1.453 mm
Trocha trasera: 1.461 mm

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal
Airbags laterales delanteros
Airbags de cabeza delanteros y traseros
Anclajes para dos sillas de niño Isofix en asientos traseros
Antibloqueo de frenos (ABS)
Columna de dirección ajustable en altura y profundidad
Control de crucero
Control de estabilidad (DSC III)
Control de frenada en curva (CBC)
Control de tracción (ASC+T)
Dirección asistida eléctrica variable
Distribución electrónica de frenado (EBD)
Tres reposacabezas traseros
Faros antiniebla
Indicador de presión de ruedas
Indicador desgaste pastillas de frenos
Computadora de a bordo
Tensores pirotécnicos en cinturones delanteros
Volante multifunción
Faros de xenón
Climatizador
Apertura remota del depósito de combustible
Asiento del conductor con ajuste de altura
Cierre centralizado
Climatizador
Levantavidrios eléctricos delanteros
Función follow me home
Comando de apertura a distancia
Retrovisores ext. ajustables eléctricamente
Toma de corriente de 12V entre portabebidas delanteros
Techo corredizo eléctrico
Luz de ambiente ajustable
Equipos de sonido y multimedia con 6 parlantes
Conexión AUX en compartimento de consola central
Radio MINI CD

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar