Otra vez, el Gobierno prometió que quitará impuestos internos a los autos y motos

Uno de los primeros anuncios del Gobierno de Mauricio Macri, cuando asumió en diciembre de 2015, fue la promesa de eliminar los impuestos internos que distorsionan los mercados de autos y motos. El anuncio lo realizó el entonces ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, pero nunca se cumplió: perdió una interna con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien prefirió mantenerlos para proteger a la industria automotriz local. Al final, los impuestos bajaron un poco, pero se mantuvieron vigentes.

Fue una de las tantas internas que, a la larga, le costaron el puesto a Prat Gay. Ahora su sucesor, el ministro Nicolás Dujovne, volvió a prometer anoche eliminar en parte los impuestos internos: se quitarían por completo para los autos y motos de gama media. Se mantendrían sin cambios para los autos de alta gama. Y aumentarían para las motos más caras.

Sin embargo, para cumplir esta nueva promesa, será necesario que el Congreso apruebe todo un paquete de medidas de reformas tributarias. Tomará un tiempo y habrá que ver si el Gobierno acepta que el paquete reciba modificaciones parciales. Por ejemplo, anoche, los productores de Cuyo se quejaban porque dentro de ese mismo paquete que habla de autos y motos, aumentaron también los impuestos para el vino, pero bajaron los de cigarrillos.

De aprobarse este nuevo anuncio, los impuestos internos para vehículos quedarían de la siguiente manera.

* Vehículos comerciales: exentos (medida sin cambio)
* Autos de gama baja con precios mayoristas por debajo de 380 mil pesos: exentos (medida sin cambio).
* Autos de gama media con precios mayoristas entre 380 mil y 800 mil pesos: 0% (ahora pagan 10%).
* Autos de gama alta con precios mayoristas superiores a 800 mil pesos: 20% (sin cambios).
* Motos de gama baja con precios mayoristas por debajo de 70 mil pesos: exentas (medida sin cambio).
* Motos de gama media con precios mayoristas entre 70 mil y 140 mil pesos: 0% (ahora pagan 10%)
* Motos de gama alta con precios mayoristas de más de 140 mil pesos: 20% (ahora pagan 10%).

Es decir que, con este nuevo proyecto, sólo resultarían afectadas las motos más caras, que sufrirían una recarga impositiva. Cabe aclarar que el precio mayorista no es el de venta al público: es el precio “crudo” de venta de la automotriz al concesionario, antes de otros impuestos y comisiones. De esta manera, como viene ocurriendo hasta ahora, una alícuota de 20% puede hacer que el precio final de venta al público aumente hasta 50%.

Otra aclaración: no es lo mismo un vehículo que esté exento (gama baja o utilitarios) que otro con una alícuota de 0% (gama media). El Gobierno se reserva el derecho de modificar el porcentaje de estos últimos por decreto, sin tener que pasar de nuevo por el Congreso. Lo mismo ocurre con las bases imponibles: el Ejecutivo las puede cambiar por decreto, sin intervención del Legislativo.

De aprobarse, los principales beneficiarios de este proyecto serán los autos de producción nacional que, por efecto de la inflación, estaban alcanzando la primera escala de los impuestos, con las distorsiones que ya se experimentaron en el pasado. Los segundos beneficiarios serán los autos importados más accesibles, que se volverán más competitivos frente a los de fabricación regional. Es lo que la industria local siempre intentó evitar.

Los impuestos internos a los vehículos existen desde hace décadas en Argentina. Sin embargo, fueron utilizados como barrera proteccionista cuando el Gobierno de Cristina Kirchner aprobó el impuestazo automotor, en enero de 2014. Se implementó un fuerte aumento en las alícuotas, para frenar la fuga de dólares y las importaciones. Lo logró en parte, pero distorsionó el mercado por completo, con sobreprecios para los modelos que estaban por debajo de la base imponible y una gran brecha entre los autos de gama baja y gama media. Muchos lo llamaron “impuestos a los autos de lujo”, pero terminaron afectando también a modelos masivos, fabricados por manos argentinas.

Las malas experiencias del pasado –distorsiones y promesas no cumplidas- hicieron que el anuncio de Dujovne no fuera celebrado ayer por las marcas y los concesionarios. Hasta que el proyecto se apruebe (o no), en el mercado esperan un efecto negativo: se frenarán muchas ventas. Se espera que los consumidores dilaten su decisión de compra a la espera de una posible baja en los precios de algunos vehículos.

La prudencia del lado de los consumidores es comprensible. Es posible que, pese a la baja impositiva, no todos los autos bajen de precio. Y que, en el caso de los modelos que tenían los aumentos frenados para evitar ser afectados, incluso aumente su valor cuando se modifique la alícuota. Ya ocurrió en el pasado.

C.C.

***

El proyecto de nuevo esquema de impuestos internos que el Gobierno envió anoche al Congreso.

133 Comentarios

  1. Maurito87 dice:

    La TUCSON seguramente va a bajar y es el producto estrella de Hyundai.
    No lo veo a Ernesto Cavicchioli llorando por esa noticia.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario