Crítica: Jeep Wrangler JL

Desde Tucson (Arizona, Estados Unidos) – Carlos Alberto “Caíto” Legnani me contó una vez que el mayor hito de su carrera periodística fue haber cubierto los triunfos de Carlos Reutemann en la Fórmula 1. Daniel Arcucci, periodista de fútbol, escribió crónicas sobre miles de partidos, pero nunca se olvidará de la cobertura que hizo del mundial de México ’86.

Para un periodista, la cobertura más importante es siempre la que está por venir, pero cuando uno mira el archivo, hay algunos eventos que resultan inolvidables, por raros y únicos.

En una industria automotriz donde las renovaciones de modelos se aceleran cada vez más; donde un lanzamiento se pisa con el siguiente, el Jeep Wrangler es considerado el “Cometa Haley” de los autos. Si ves ese cometa una sola vez en tu vida, con su órbita de 76 años, tenés que considerarte afortunado. El lanzamiento de un nuevo Wrangler, heredero directo del legendario Willys, no es un evento que ocurra todos los días.

Con ese espíritu crucé esta semana todo el continente americano hasta llegar a Tucson, para conocer al nuevo Wrangler JL. Sé que el día de mañana lo voy a recordar como un hito en mi carrera, una de esas experiencias inolvidable que me permitió Autoblog.

Pero vamos: vos no estás leyendo esto para que te cuente historias nostálgicas. Querés saber si el nuevo Wrangler es bueno o malo. Y, sobre todo, si está a la altura de su leyenda. De eso, en parte, se trata esta crítica, que se reproduce a continuación.

POR FUERA

El martes pasado, cuando lo vi por primera vez en persona, respiré tranquilo. La esencia del Wrangler sigue ahí, intacta. En el último año habían circulado varios bocetos con proyecciones futuristas del nuevo modelo. Jeep tiene muchos modelos en su gama, para jugar a ser vanguardista y arriesgado: jamás hubiera hecho una movida de ese tipo con el Wrangler.

La esencia sigue intacta, pero este Wrangler JL es completamente diferente al de anterior generación. Es más alto, más ancho y apenas más largo que el discontinuado Wrangler JK. La distancia entre ejes aumentó 3,5 centímetros en las dos versiones: Sport (tres puertas) y Unlimited (cinco puertas).

La trompa conserva los faros redondos y la clásica parrilla de siete ranuras, pero se ven algo distintos. En la parrilla, las barras están más redondeadas. Y los faros son adaptativos, con tecnología led. Además, ¿qué es eso que está en la punta de los guardabarros delanteros? Son las luces diurnas de leds.

Se ve más elegante y sofisticado, pero sigue teniendo el diseño más rudo y rústico entre los autos modernos. Lástima que, en algunos detalles, el diseño le haya ganado la batalla a la practicidad.

Por ejemplo, los faros antiniebla siguen estando sobre los paragolpes delanteros. Pero en el JK estaban bien protegidos. En este JL quedan demasiado expuestos. Si sos de los que usan su Wrangler para empujar piedras, troncos u otros vehículos, andá cambiando de hábito: en el nuevo Jeep vas a romper todo.

Lo bueno es que se mejoraron los ángulos de ataque (44 grados), salida (37 grados) y ventral (28 grados), si tomamos como referencia al nuevo Rubicon Sport. El despeje del suelo es de 28 centímetros, puede vadear hasta 78 centímetros de profundidad y la suspensión tiene un recorrido de hasta 20 centímetros (en las versiones con Sway Bar, barra estabilizadora desconectable).

El nuevo Wrangler es un poco más grandote y alto, pero también es más liviano. El peso promedio de toda la gama JL bajó casi 50 kilos, con respecto al JK. Las puertas y el capot son de aluminio. El portón trasero es de magnesio. Ya no hay que sacudir las puertas para que cierren bien: funcionan con la misma suavidad de una Grand Cherokee.

El Jeep nació descapotable y una de las mayores genialidades del nuevo Wrangler es que se simplificó mucho la maniobra para abrir o quitar el techo. Donde antes se necesitaban dos o hasta tres personas, ahora alcanza con una sola. Si antes podías tardar media hora en sacar el techo, ahora la maniobra se realiza en segundos. Hay techos fijos, corredizos, desmontables, eléctricos, manuales, en chapa, fibra y tela.

La rueda de auxilio sigue colgada del portón trasero. Y acá no es un detalle marketinero, como en la Ford EcoSport. Permite contar con un auxilio del mismo tamaño y de fácil acceso, porque en el off-road intenso lo verdaderamente inusual es no pinchar. Y, para reducir el riesgo de que el auxilio abolle a otro auto, Jeep instaló la cámara de retroceso justo en el centro de la rueda. Es muy útil y, además, se desmonta muy fácil con un seguro interno. Tan fácil como quitar las puertas o rebatir el parabrisas, dos prácticas habituales del Wrangler que siguen disponibles en el JL.

Las configuraciones de carrocerías que llegarán a la Argentina, en el último cuatrimestre del 2018, aún no fueron definidas. Seguramente habrá versiones Sport, Unlimited y Unlimited Rubicon, pero todavía no se sabe qué opciones habrá para el techo y el equipamiento.

POR DENTRO

Por empezar, lo que no me gusta: sobre la clásica barra para que se sujete el acompañante ya no está el homenaje al Willys con la inscripción “Since 1941”. Ahora sólo dice “Wrangler”. De todos modos, está lleno de Easter Eggs con forma de pequeños Willys: en el parabrisas, en la palanca de cambios, en las llantas y varios portaobjetos.

El interior recibió el mismo tratamiento del exterior: el Wrangler ahora es más refinado, con detalles de terminación más cuidados y materiales inesperados en un 4×4 clásico. El volante tiene insertos de metal, la plancha de instrumentos está revestida en cuero con costuras dobles y todos los comandos parecen haber sido diseñados para durar muchos años.

Excepto el equipo de audio y el climatizador: la pantalla multimedia del UConnect es muy práctica (puede tener hasta 8,5 pulgadas de tamaño), pero sus perillas de plástico económico no son dignas de un Wrangler. El lado bueno del UConnect: viene con muchos puertos USB (dos en cada fila de asientos), para que todos puedan cargar sus dispositivos móviles o pasar su música en streaming.

El climatizador bizona tampoco me gustó. Casi al comienzo del invierno, en Arizona, la temperatura llega a 25 grados y tuve que reiniciar dos veces el climatizador, porque no enfriaba: calentaba. No me quiero imaginar lo que debe ser el verano en Tucson, donde los termómetros se derriten a 45 grados.

Para compensar, las butacas mejoraron su diseño. Ahora son más amplias y tienen más ajustes. El volante se regula en altura y profundidad. Tan sólo defrauda la ausencia de un apoyo para el pie izquierdo.

El tablero es excelente: lindo y completísimo, con una pantalla digital llena de información, incluyendo el ángulo de dirección de las ruedas en tiempo real (fundamental para el off-road) y una serie de inclinómetros y acelerómetros. Los únicos indicadores analógicos siguen siendo el velocímetro y el tacómetro. No se extraña el resto: la computadora de abordo ofrece más información que nunca y en alta resolución.

Después, conserva algunos errores ergonómicos históricos, pero comprensibles. Por ejemplo, los comandos de los levantavidrios están en las consolas centrales (adelante y atrás). Es incómodo, pero es una solución para reducir la cantidad de cablerío en las puertas: recordemos que es un Wrangler, las puertas se deben desmontar con facilidad.

El Unlimited siempre tuvo buen espacio en las plazas traseras, pero la novedad es que en el Sport el asiento posterior ya no es sólo para niños. Ahora se pueden acomodar dos adultos, gracias a la mayor distancia entre ejes.

SEGURIDAD

Jeep asegura que el nuevo Wrangler incorporó 70 nuevos sistemas de seguridad. Es cierto, pero entre ellos no hay ningún dispositivo revolucionario. Lo que ocurre es que sumó muchísimas ayudas a la conducción que antes no tenía, como alerta de punto ciego, alerta de cambio de carril, detector de fatiga y otros más.

Lo bueno es que la mayoría de ellos se pueden desconectar (o al menos se anulan sus alarmas sonoras), para que no interfieran en el manejo off-road. Es un Wrangler: un auto que se puede manejar sin techo, puertas, ventanas ni parabrisas. No es un auto políticamente correcto y está diseñado para hacer maniobras arriesgadas.

Sólo recordá un consejo de Autoblog: nunca hagas locuras en la vía pública; nunca con otros vehículos o personas cerca y, en lo posible, sin acompañantes. La idea es que te diviertas mucho. Pero, si te mandás una macana, que los únicos abollados sean tu Wrangler y vos.

Por el momento, no hay resultados de pruebas de choque independientes.

MOTOR y TRANSMISIÓN

La buena noticia es que la oferta mecánica es más amplia que nunca. La principal novedad es un inédito motor naftero de entrada a gama, con cuatro cilindros y turbo: tiene 2.0 litros, 270 cv y 400 Nm. Después de algunas intermitencias en la generación anterior, este Wrangler JL vuelve a tener opciones turbodiesel. Son dos: cuatro cilindros 2.2 de 197 cv y 450 Nm, y V6 3.0, con 260 cv y 600 Nm. Por último, sigue vigente el clásico naftero tope de gama: Pentastar V6 3.6, con 285 cv y 353 Nm.

La mala noticia es que, para el mercado argentino, hasta ahora sólo está confirmado el Pentastar. Es un motor potente y que suena muy bien, pero gastador y que claramente fue superado en torque por opciones más eficientes.

En algunos países habrá caja de cambios manual, con seis velocidades. En la Argentina, en cambio, sólo se ofrecerá la nueva transmisión automática: la 850RE, con convertidor de par, ocho velocidades, modo manual y caja de transferencia permanente.

En el sistema de tracción también hay novedades. Por empezar, que nadie se alarme, el Wrangler sigue teniendo las dos clásica palancas: una para la caja de cambios y otra para seleccionar el modo de tracción.

En Estados Unidos se venderá con la configuración de escalonamiento clásicos: 2H (tracción trasera en alta), 4H (doble tracción en alta), N (neutral) y 4L (doble tracción en baja).

Para la Argentina y la mayoría de los mercados de exportación, sin embargo, llegará el nuevo sistema SelecTrac. Tiene la segunda palanca, pero con funciones extra, que ofrecen dos opciones diferentes para el modo 4H.

La primera es 4H Auto. Se parece en mucho a un sistema “on-demand” o “inteligente”, de acople automático. El vehículo circula con tracción trasera, pero -si detecta una pérdida de adherencia en ese eje- envía torque a las ruedas delanteras, para garantizar una mayor capacidad de tracción. Además, activa y desactiva la tracción delantera para maniobras complicadas del manejo off-road. Por ejemplo, cuando se toma una curva muy cerrada, se desactiva la tracción delantera para facilitar el radio de giro (y evitar que sufran los componentes).

La segunda es 4H Part Time. Su nombre es contradictorio, hasta los propios ingenieros de Jeep lo reconocen. Es un bloqueo de 4×4, que mantiene activa todo el tiempo la tracción a las cuatro ruedas. Pero si es permanente, ¿por qué se llama Part Time? Los ingenieros de Jeep aseguran que el nombre es, más bien, una recomendación para el usuario. No es recomendable circular todo el tiempo con este modo activado, porque reduce los radios de giro y puede generar problemas de estabilidad en maniobras bruscas sobre asfalto.

Por eso, para pavimento mojado, tierra, nieve o ripio, Jeep recomienda usar el modo 4H Auto. Para barro pesado, arena o trepadas rocosas, lo mejor es 4H Part Time. Lo sé, es confuso: deberían cambiarle el nombre.

Como ya es habitual, las versiones Rubicon están pensadas para el uso off-road más extremo y agregan funciones fundamentales: bloqueo de diferencial trasero, bloqueo en los dos ejes y Sway Bar (liberación de barra estabilizadora, para aumentar el recorrido de la suspensión). Es importante recordar que estas funciones sólo deben usarse en off-road extremo. Puede ser peligroso, por ejemplo, salir a la ruta con los dos ejes bloqueados y el Sway Bar liberado.

COMPORTAMIENTO

Para la prueba de manejo, tomé como referencia las experiencias que tuve hace un par de años con el Wrangler JK: Sport V6 (leer crítica) y Unlimited Rubicon V6 (leer crítica). Esos textos son claros: los dos autos me fascinaron.

La prueba de manejo del nuevo Wrangler JL en Arizona consistió en un recorrido de 300 kilómetros, con cambio de vehículo. Para ciudad, ruta y caminos de tierra manejé un Unlimited V6 Pentastar Automático. En off-road extremo, un Sport Rubicon V6 Pentastar Automático.

El recorrido con la Unlimited comenzó por las calles del pueblito de Dove Mountain, incluyó atravesar el centro de Tucson en hora pico, un tramo de autopista y una ruta secundaria, hasta el estudio de cine “High Chaparral”.

Como el nombre lo indica, entre los años ’60 y ’70 ahí se grabaron todos los episodios de la serie “El Gran Chaparral”. También algunos de “Bonanza”. Y varias películas de cowboys. Si no tenés edad para entender de qué estoy hablando, te cuento que era algo tan copado como “Rick and Morty”. Pero con menos groserías. Y efectos especiales a cebita.

Pero volvamos al Jeep. La Unlimited V6 ya no es un vehículo destinado sólo para aventuras fuera del asfalto. La nueva generación tiene un nivel de confort de marcha, suavidad, aislación y facilidad de manejo que no tiene nada que envidiarle a una SUV moderna. Más allá de que el techo de tela haga un poco de ruido a partir de los 120 km/h (algo lógico) y de que el chasis de largueros no le brinde el comportamiento dinámico de un moderno monocasco, es un vehículo confortable y muy fácil de manejar. Tal vez demasiado.

La dirección, por ejemplo, tiene tanta asistencia que resulta muy liviana para mi gusto. Es un Wrangler, un heredero del Willys, son autos que te tienen que invitar a sentirte parte de la máquina: no te deben aislar de ella.

Lo mismo ocurre con la nueva caja automática de ocho marchas. Es perfecta, trabaja sin sobresaltos ni titubeos. Pero, una vez más, te aísla por completo de la sensación de estar manejando un Jeep. Sería un error que en la Argentina se ofrezca sólo con transmisión automática: sobre todo porque las nuevas cajas manuales de Jeep son excelentes.

El motor Pentastar sigue siendo una orquesta de potencia y torque. Es una máquina brutal, en términos de consumo y prestaciones. Con la nueva caja, acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos (cuatro décimas menos que con la anterior automática de cinco marchas) y durante la prueba gastó un promedio de 14,8 litros cada 100km. Es algo menos de los 16,5 que registré con el Unlimited V6 AT5 hace unos años, pero sigue siendo elevado. Y eso que tiene el bendito sistema Start&Stop (por suerte, desconectable).

En autopista, el Pentastar “pecha” con fuerza, pero cada vez que lo pisás a fondo no podés dejar de pensar en cómo está “comiendo”. A ritmo sostenido, la nueva caja de ocho ayuda a que el motor viaje más relajado: a 120 km/h en octava, trabaja a sólo 1.500 rpm.

El andar, como ya comenté, es muy suave y silencioso. En esto influyen mucho los neumáticos All-Weather que tenía el Unlimited. Sirven para la nieve y el hielo, pero no para el barro. Seguramente, en la Argentina, vendrá con neumáticos de uso mixto para asfalto/barro. Son un poco más ruidosos sobre el pavimento, pero se agradece mucho fuera de él.

El estudio “High Chaparral” es una especie de Disney Far West. Es la representación exacta del imaginario popular de un pueblito de vaqueros: cantinas, barberías, salas de baños, burdeles, destilería, estación de tren, telegrafista, oficina del Sheriff, establos, iglesia y hasta cementerio. Obviamente, las mejores fotos las sacamos ahí.

Otra vez a la ruta, autopista, camino secundario, trepada de ripio (por primera vez, conecté la 4H Auto) y llegada a Saguaro Ranch.

Ubicado en la cima de una de las montañas más altas de Arizona, este campamento es un verdadero santuario para los fanáticos del off-road rocoso. Es una actividad poco habitual en la Argentina, donde la mayoría de nuestros usuarios de 4×4 prefieren jugar en el barro y los médanos. Pero el trial es toda una institución en Estados Unidos.

La idea consiste en trepar con tu Jeep, de manea literal, por un camino con piedras de tamaños imposibles, muchas veces filosas y con pendientes tan pronunciadas donde muchas veces, lo único que ves por el parabrisas, es el cielo.

Por su puesto, se trata de un manejo muy técnico, a bajísima velocidad y confiando en la robustez y la eficiencia de todo el powertrain de tu vehículo.

Para este tramo cambié de vehículo. Me pasé a un Sport Rubicon Pentastar: su distancia entre ejes más corta facilita mucho las maniobras en estos terrenos. Además, tenía un plus invaluable: ya le habían quitado el techo, las puertas y el parabrisas. Sin puertas, podés asomarte y ver con gran facilidad dónde está pisando cada rueda. Sin techo ni parabrisas, nunca vas a perder de vista a tu guía.

Porque, claro, para trepar como una cabra con un Jeep, es fundamental contar con un guía. Son especialistas que caminan junto al vehículo y te indican por medio de señas dónde está pisando cada rueda. También te adelantan los obstáculos que tenés por delante y que, por el ángulo de tu vertical, está totalmente fuera del alcance de la vista.

La contra de no tener puertas: el vértigo. En un tramo de inclinación lateral y con precipicio al fondo, no me alcanzaban las manos para agarrarme del volante. Sentís que el cinturón de seguridad te sujeta menos que un cordón de zapatillas Flecha y te surge la autocrítica tardía: “¿Quién me mandó a meterme acá?”

Todo el trial lo hice con la transmisión en 4L, con el Sway Bar activado y con el doble bloqueo de diferenciales. A muy baja velocidad, pero a ritmo contante, el nuevo Wrangler trepa con una facilidad asombrosa. Así y todo, no pude dejar de pensar que el 3.0 turbodiesel sería ideal para este tipo de juegos: seguro que tiene más torque a menor régimen y lo más probable es que para trepar ni siquiera haya que pisar el acelerador. Cualquiera que haya manejado un motor de este tipo lo sabe: los diesel V6 escalan montañas (y hasta las remolcan) al ralentí.

CONCLUSIÓN

No me gustaría estar en los zapatos de los ingenieros y diseñadores encargados de haber creado esta nueva generación del Jeep Wrangler. No es nada fácil actualizar uno de los vehículos más famosos, emblemáticos y queribles de la industria automotriz. Estás obligado a encontrar lo que se llama “el justo medio”: innovación, pero sin traicionar las raíces.

La principal virtud del Wrangler JL es que se convirtió en un auto que podés disfrutar todos los días: embotellado en el tránsito, maniobrando en la ciudad, saliendo de viaje, trabajando o divirtiéndote como cabra alpina. La principal característica de esta generación es su versatilidad.

Después, están las zonas que ese “justo medio” no logra abarcar. El nuevo paragolpes delantero se ve muy moderno, pero también algo frágil. Los comandos del sistema multimedia no están a la altura de la calidad de un Jeep. Y creo que sería un error insistir en la Argentina con una oferta de modelos que sólo abarque al motor Pentastar.

El V6 naftero debe seguir; pero no debe estar solo. El 2.0 turbo de 270 cv podría lograr con un precio más accesible en nuestro mercado: le abriría la puerta al Mundo Wrangler a quienes siempre soñaron con comprar uno. Y los turbodiesel me parecen la opción ideal para quienes quieran combinar eficiencia en asfalto con torque gasolero en off-road.

Y perdón si en esta nota no fui todo lo objetivo que debería haber sido. Soy un fanático confeso del Jeep. Haber participado de este lanzamiento es uno de esos hitos en mi carrera periodística, que siempre voy a recordar.

Sucede que el Wrangler es un auto que se disfruta en familia, sólo, con amigos y te puede llevar hasta lugares soñados. Pero también se aprecia detenido, simplemente contemplándolo, con esa cantidad de detalles que te narran la historia de un vehículo que nació para la guerra, pero que también fue abrazado con amor por gente de paz.

El nuevo Wrangler JL está muy bueno. Pero el anterior no estaba nada mal.

Por eso, no pierdas la oportunidad de tener uno y recordá la Teoría del Bien de Familia: animate a cometer el acto irracional de comprarte un Wrangler, para que después se convierta en un auto que pase de generación en generación. Vas a tener la lápida más cool del cementerio: “Aquí yace el Abuelo. El loco que andaba en Jeep. ¡Gracias por tu Wrangler! Te lo vamos a cuidar mucho”.

Carlos Cristófalo
Agradecimientos: Alejandro Cortina (Parabrisas) y todo el equipo de FCA Argentina y Latinoamérica.

 

***

En Arizona, probamos el Wrangler V6 Pentastar Unlimited en ciudad, rutas, autopistas y caminos de ripio.

Y, con el V6 Pentastar Rubicon, jugamos a ser cabras.

El nuevo Wrangler JL es el más versátil y confortable de la historia: realmente se puede usar como un auto para todos los días.

Bienvenidos a los estudios de cine de “El Gran Chaparral” y “Bonanza”.

Hoy es una especie de parque de diversiones: Disney para cowboys.

Podés jugar a corretear con tu Wrangler como forajido, por las calles polvorientas.

Pero ojo con el Sheriff. Abajo, en el Instagram de Autoblog, podés ver cómo nuestras andanzas terminaron en el cementerio local.

Muy lindo todo, pero volvamos al Wrangler.

Interior moderno, pero aún así reconocible como heredero de la dinastía Wrangler.

Tablero completo, con sólo dos agujas analógicas, pero muchísima información digital en alta resolución.

Caja automática con emblema de Willys y nueva selectora de transmisión con los modos 4H Auto y 4H Part Time. ¿Cómo funcionan? Te invitamos a leer la nota completa, gracias!

La pantalla del UConnect es completísima, pero los comandos del sistema y de la climatización están un escalón por debajo de la calidad habitual de un Wrangler.

Las nuevas butacas son más amplias, tienen tapizado con costuras dobles y mayor cantidad de ajustes.

Atrás hay espacio para tres pasajeros (Unlimited). En el Sport, el asiento trasero ya no es sólo para niños: caben dos adultos cómodos.

La rueda de auxilio sobre el portón trasera es incómoda. Pero no está ahí por marketing: es útil en el off-road. El portón trasero ahora está fabricado en magnesio.

Sobre el portón, un homenaje a las chapitas informativas del Willys.

Sobre la rueda de auxilio: cámara de retroceso y otro Easter Egg con la forma del Willys.

Estuche con herramientas para desmontar techos y puertas.

Hay puertos USB y hasta enchufes, por todos lados. Genial.

Parrilla con barras redondeadas, faros redondos adaptativos, luces diurnas sobre el guardabarros y faros antinieblas con plásticos muy expuestos a los golpes.

Basta de películas de vaqueros. Vamos al Disney del off-road.

Jeep montó su campamento 4×4 en Saguaro Ranch.

Hora de subirse al Rubicon: fuera techo, puertas y parabrisas.

Todo ayuda a la hora de ver dónde pisa cada rueda.

De todos modos, muchas veces lo único que vas a ver es el cielo. Uno de los diseñadores del Wrangler JL ofició de modelo para las fotos de Autoblog. ¡Gracias!

***

ADEMÁS
En el Twitter de @Autoblogcomar

***

ADEMÁS
En el Instagram de @Autoblogcomar

78 Comentarios

  1. Seba Dohr dice:

    Creo que es Daniel Arcucci 😉

  2. Filprafa dice:

    Tan lindo como irracional este Wrangler. Me encanta.

  3. ANIMAL dice:

    Que buena superproducción con todas las fotos!! que mala suerte el único wrangler que tengo es un pantalón 😛

  4. MB. dice:

    Algún día me voy a comprar uno, no me importa de que año ni que versión, pero mi sueño de recorrer toda la Argentina en un Jeep Wrangler sigue vigente.
    On-Topic: Excelente crítica CC, claramente se nota el cariño que le tenes a ésta leyenda.

  5. Emanuel dice:

    Pff, espectacular critica CC. Y las imágenes, un lujo.

    Un 10 para Jeep. Mejoro absolutamente todo! Desde los 44 adelante y atrás (mas fuertes), el peso, el chasis (mejor torsión -en el anterior era un poco criticado-), altura al piso/tres ángulos (importantísimo), el diésel italiano (mas cilindros, mas potencia y par), la at (dejo la Mercedes de lado y ahora tiene una de 8), etc.

    Obviamente, me siguen gustando los sistemas caracteristicos comand (25-25/25-25) y rock (gran par). Después hay detalles ideales para los que andan de noche en el medio de la nada (mejores luces).

    Me choca verlo con un 4l 2.0T, no me va. Pero refiriéndome al motor en si (similar al del Giulia), es interesante ya que tiene los famosos 48v ideales para bajas rpm. Mientras tanto, el Penta no se toca.

  6. Batimovill dice:

    Excelente nota CC! aplausos!! Y me sigo quedando con ese Rubicon rojo (babaaaaaaaaaa)

  7. JuanF dice:

    Nota genial CC, a favoritos de una para tenerla a mano, excelentes las fotos.

    En cuanto al Jeep, si tuviera la guita tendría un JL pero sin dudarlo, es genial esta bestia peluda, lo preferiría V6 turbodiesel, pero vamos me acomodo en el que venga, me fascinan todos y cada uno, de todas maneras se extraña el que tenía las ópticas cuadradas y usaba McGiver, y gracias FCA por mantener el ADN. Una excelente idea la barra estabilizadora ya pensada para removerla.

    Che que buena nota, que lo par…..!!!!

  8. Roberto L dice:

    Excelente Carlos…

    Gran nota… y espectaculares fotos… La máquina… evidentemente mantiene el legado de su origen. Quién no sueña con tener un Wrangler..?

  9. Aldo Pedro dice:

    Mi primer comentario en Autoblog!!!!!!!
    Hace años soy un lector diario de todas las notas publicadas. Pero esta ultima me motivo a crearme el usuario y comentar. Gracias Jeep Wrangler.
    Espero ansioso la llegada del mismo, ojala llegue el V6TDI, pero sino el V6 NAFTA.
    Antes no me animaba a comprarlo porque era demasiado “compra capricho” ahora es bastante mas racional con la caja AT8.
    Espero que este 2018 me encuentre recorriendo la Argentina de Norte a Sur con un Wrangler 3.6v6 AT8.

    Saludos a CC, y muchas gracias por el blog. Nos alegras a muchos 40 min por día en el trabajo.

  10. Pequeno Bandido dice:

    Qué hermosa bestia!! Yo también ansió algún día comprarme alguno aunque sea usado con pocos kilómetros para ir hasta los confines del país 😎
    CC una pregunta por casualidad viste ahí en el evento a Doug demuro? (Un flaco que hace reviews de autos en EEUU)
    Porque ayer subió a yt un vídeo del Jeep..

  11. PIPAS dice:

    Pasan las generaciones y sigue siendo un icono… en lo único que no estoy de acuerdo con vos CC es en la mecánica a mi déjame con V6 nafta

  12. gringuito dice:

    Hola Carlos, felicitaciones, excelente nota para un ícono de la industria automotriz.
    Esperamos con muchas ganas su versión pick up.
    Abrazo, Nico de Cabina Doble.

  13. Marcelosch dice:

    Me quedo con Audra Barkley, de Valle de Pasiones…
    Aunque habría que hacer lo mismo que con Jeep; conseguirse un modelo mas nuevo…

  14. guille_dt dice:

    Qué nota CC por favor!! Increible el Jeep, las fotos y la crítica!!
    Adhiero 100% al comentario de Aldo. Somos varios los que disfrutamos un rato todas las mañanas en el trabajo leyendo TODAS las notas nuevas..
    Fuerte abrazo!!

  15. SebastianJTD dice:

    Pregunta: ¿alguna versión viene con asientos refrigerados?

  16. jolivero dice:

    Hermoso capricho, sin dudas sería uno de los míos pero con el TD.

  17. Hermosa bestia papa, aunque tiene el auxilio colgando atrás y a muchos del blog no le gusta esto 🙁

  18. Reichstag dice:

    Como usuario campero espantado de la dureza de las pickups en el campo, me pasé hace tiempo al todoterreno de argueros, mas corto que las pickups en uso urbano, menos coludo, mas comodo en campo virgen, y con el equipaje siempre protegido de robos y lluvia. Vehiculo que tambien aprovecho en recreos vacacionales (espacio) y uso diario (visibilidad) , como usuario, esta es una de mis opciones de recambio, junto al Land Cruiser 150. No tienen mucho que ver pero dentro de los vehiculos comprables (un MB Clase G se va de presupuesto) creo son los dos ejemplares que mejor cumplirian el rol de la victorinox automotriz. El land cruiser, es más o menos clásico que el WRANGLER? Bueno, de el me atrapa su fantástico sistema KDSS de equilibrio lateral de suspension que mejora el comportamiento en r uta al endurecer la suspension, y mejora el comportamiento en offroad al liberarla y aumentar los recorridos. Algo que, junto a la calidad japonesa, el Jeep, no conoce, pero por otro lado el Jeep tiene argumentos que acabo de leer como los bloqueos de ejes, el potente motor, las cotas crecidas en ancho, los numerosos modos de conduccion (el Part time viene a ser como un bloqueo de diferencial central?) y con esto ya sería suficiente para cumplir, pero tiene algo mas. Tiene una versatilidad espacial que permite sensaciones atmosféricas (para las vacaciones por la costanera, porque no quiero terminar embarrado como en un Quad) y una paleta de colores que el Land Cruiser 150 no conoce. Tiene facha.
    Veremos quien gana. Si la versatilidad ruta/asfalto del KDSS, o el hechizo del wrangler. Leyendo la prueba, dan ganas de tomar de esta yerba de poder.

    • W140 dice:

      De acá a Japón un Land Cruiser, pregunta en los peores terrenos de África, Asia, etc si conocen un Jeep.
      Al Defender lo descartamos porque de todas las mecánicas que tuvo ninguna fue fiable…

      • Reichstag dice:

        No solo ninguna fue fiable sino ninguna fue potente. Una carreta con máximas de 130…En England hubieron un par de V8 hace mucho, un 3,5 y un 4,0 que por aca no conocimos. Lo demas que dices, muy cierto. Hoy conduzco una AT japon, con 250.000km sin problemas. No se si algun propietario JEEP AT puede decir lo mismo. Vale tambien para otros componentes: alternadores, rodamientos, etc etc.

        • unbrake dice:

          Un acuerdo y un desacuerdo respecto al Defender, de común acuerdo respecto a su potencia, no tuvo motores super potentes como éstos americanos. A mí criterio y para el uso para el que fue diseñado, su potencia es la correcta. Desacuerdo respecto de la fiabilidad del Defender, sobre todo de los TDI 300, ese motor es el padre del maxion que equipó a las Mercedes Sprinter, Ford Ranger y Chevrolet S10. De muy probada fiabilidad.
          A modo anecdótico, estuve trabajando varios meses en África, me cansé de ver vehículos japoneses e ingleses, japoneses en mayor medida. En Angola los camiones transporta caudales son Land Rover Defender, motor puma.

        • Reichstag dice:

          El tema es el siguiente:
          todoterreno japones en offroad 10 puntos, en ruta 7 puntos. Land Rover Defender en offroad, mismos 10 puntos, en ruta, 4 puntos. Y no es que no me lleve (en el japones suelo circular a 110, 120) , pero a la hora de los adelantamientos no califica. Con el japones hago 80 a 120km/h en 8 segundos. Con el Defender, probablemente en 23.

  19. Joa 2001 dice:

    Me encantaaaaaa. Marche un unlimited rubicon verde oliva diésel (con el 2.2 ya me re conformo, de paso ahorro😅😅) con asientos en color claro. No puede ser más lindo. Adentro me dejó sin palabras, superó por demás todas mis expectativas. Sería un golazo q trajeran a la Argentina el 2.0 nafta y el mencionado diésel
    Una pregunta Sr CC, Cuanto cuesta en EE UU un unlimited diésel?
    Saludos 😁

  20. Maitas dice:

    Hola CC, ¿ Tenés más info del tema de los 48v del 2.0 T ?

  21. epi dice:

    El Wrangler se compra con el corazón y no con la cabeza!!!

  22. epi dice:

    Gracias a Macgyver me gustan las Victorinox (tengo un par que las uso a diario) y los Jeep.
    No conozco a ningún usuario (aunque por acá circulan varios), cómo para preguntar si son comodos de usar en el día a día.

  23. Rush2112 dice:

    Rubicon color arena o ladrillo.

  24. Hugo22 dice:

    Que lindo debe ser andar por las calles del lejano oeste con éste jeep, no estaba el Sheriff?

  25. paketa dice:

    Muy buen artículo. El Jeep está excelente. Creo que con el motor 2.0 puede ser apto para todos los días, y seguramente sumaría muchos usuarios más.
    Tal vez, el modo de tracción se tendría que denominar “Part Time Use”, para evitar confusiones o incurrir en contradicciones.

  26. W140 dice:

    Desde las generación anterior que no me gusta, no niego sus capacidades pero estéticamente es demasiado grotesco, muy grande y exagerado, distinto al concepto original que se mantuvo hasta el TJ. Yo hubiera reducido las dimensiones.
    Es el primer Jeep Wrangler que al rebatir el parabrisas no queda plano, ahora es un arenero.. perdió esa esencia Guerrera típica.
    Sigo prefiriendo 4×4 japoneses.

    • Kolben dice:

      Te tomo una FJ Cruiser, pero igual prefiero un Jeep.
      La LC es increíble y tiene mística también, pero es otra cosa…

      • W140 dice:

        Si la LC es otra cosa, es más confiable por empezar.. y es la reina indiscutida del 4×4 junto al G Class.
        Sólo hace falta mirar la imagen que tiene una LC Usada vs una Cherokee..

        • Kolben dice:

          Jaja si, es más confiable.
          Pero no le podés mandar la manguera adentro y abrir el tapón de desagüe. Me entiendo con “es otra cosa?”.
          Uno es más aventurero que otro digamos. Y para ciertas cosas, la distancia entre ejes, el sway bar, los ángulos y los bloqueos de diferencial, hacen lo suyo

        • Kolben dice:

          Incomparable una Cherokee a una LC. Una es monocasco por empezar, y así y todo, hacia cosas increíbles.

        • W140 dice:

          Si es por aventura, la Land Cruiser tiene muchas mas travesías, expediciones, etc que un Jeep, sino anda a preguntar que usan en las zonas mas inhóspitas de África, Asia, Rusia, etc
          Todo lo que mencionas lo tiene la lc, sway bar, Bloqueos, etc y la distancia entre eje con respecto a un Wrangler 5P… mmmm sin palabras.
          Pensas que vas a manguerear un Wrangler moderno? jaaaaaaaaaa con toda esa electronica y pantashass?? Por favor.. Ademas es muy “New Rich” La Land Cruiser es otra cosa, otra imagen..

        • W140 dice:

          Es el Mustang del Off Road…

        • Kolben dice:

          Son gustos, pero nunca lo vas a admitir. Sino te gusta, es basura. Si te gusta, es lo más.
          Las LC que decís, son las viejas. Anímate con una nueva LC a hacer eso, se hicieron más tiernas te guste o no. Ya con los neumáticos que viene de fábrica te das cuenta. Pero con marcas japonesas nunca sos objetivo. Y con americanas tampoco. Cómo hoy que defendias a la Frontier brazuca, que fue malísima. Ni con el MWM la embocaste.
          PD: Anda a avisar a Dubai que se bajen de las LC pintadas de dorado y se suban a los Wrangler!

        • W140 dice:

          Cada generación es mejor, si es por los neumáticos el Wrangler venia con unos mixtos que no servían para nada.. no tiene nada que ver
          Te guste o no, siguen usando tanto las viejas como las nuevas en los peores terrenos del mundo, ahi donde jeep brilla por su ausencia..

        • Kolben dice:

          Mixtos, no de autopista como la LC. Igual te repito, una es de lujo, la Jeep la compras en USA con un crédito como si nada. La LC se la compran en Beverly Hills.
          En Asia y medio oriente no son muy amante de lo americano…
          Y no refutaste nada fana.

  27. yatelito dice:

    en el epitafio de la nota me acorde de un tipo mayor que compraba en el negocio y un dia le lleve a la casa un pedido me hizo pasar y tenia un Land Rover corto creo que del 50 super espartano en estado optimo una joyita espero que la familia lo haya valorado , la nota muy buena me llama la atencion el tamaño de las ruedas

  28. Kolben dice:

    De las mejores críticas que leí en el blog. Sumamente informativa, sin dejar de ser muy entretenida. La leí con ganas y muchísima atención, sin saltear párrafos (cómo casi siempre hago en autos que no me interesa leer del diseño
    jaja 😌).
    Tremendo caño. Si tengo que elegir 3 autos para mi garage perfecto, un Wrangler tiene que estar ahí. Para mi Pentastar, blanco crema como el que probó alguna vez CC, manual y la versión corta😎 Después charlamos los accesorios Mopar (dejas otro Wrangler en $ ahí).
    PD: Vieron que el Wrangler es un 4×4 de lo mejor, bien llamado camioneta y le decimos “el”? Quizás “la” Stepway si se merece ser llamada así.

  29. Georgie dice:

    Recién vengo de ver Los último jedi y me encuentro con esto!!! Tremenda crítica CC y estoy como Animal, lo únicos wrangler que tengo son los Montana colagados en el ropero…

  30. Ika226 dice:

    Muy buena crítica.
    Sólo una aclaración en Argentina los verdaderos amantes del off Road si hacen trial. Hay muchísimos lugares por ejemplo en Córdoba tenes: El Áspero, los Caracoles, el Champaqui, los Gigantes. Y te aseguro que los fines de semana hay muchísima gente.
    Los que hacer barro y arena son más bien los que tienen 4×4 para pasear.

  31. Lucianoc14 dice:

    Que leendo que es! Muy buena crítica CC, se nota que te gusta mucho en serio…
    Ahora hipoteco la casa y compro uno, todo culpa tuya!!! (pero verde oscuro)

  32. f.villarruel dice:

    Pantalla de mala calidad y aire acondicionado que calienta.

    – Levante la mano el que puso al ingeniero de Fiat a cargo de la parte electrica 🙂

  33. TGS dice:

    Siempre me pareció simpático (especialmente el Wrangler TJ, como el de la peli Evolution) pero no es un automóvil que me quite el sueño. Reconozco que este 2018 les quedo muy bien y tiene bastantes soluciones interesantes desde el punto de vista del diseño y la ingeniería. Viendo el brochure en la web de Jeep (aun no hay configurador online) me conformo con un Sport 4 puertas con techo de lona -Soft Top-

  34. Andres dice:

    Muy buena critica! En lo personal me gusta como quedó el nuevo diseño, con cambios sutiles pero que se hacen notar. Se la ve bastante mas “futurista” si se quiere, sobre todo las unidades con colores llamativos. Hace poco un familiar vendió su Wrangler Sport en menos de dos semanas desde que la publicó. Es increíble la buena reventa que tienen, considerando que no son nada baratos.

  35. BENKOSF dice:

    Hola a todos.
    Este es mi primer comentario, y justamente tenia que ser en una nota del nuevo jeep, ya que soy fanatico de la marca y actualmente tengo 3, un ika 1965, un yj 1991 y un jk 2011.
    La verdad es que una vez que te subis a un jeep, no te queres bajar mas, y a medida que pasan los años, solo le agregan confort, mantienen la mistica de los mas viejos, siguen siendo rusticos para manejar y te dan la sensación de que vas arriba de un tanque.
    Para conseguir uno de estos, en el chanchito, hay que poner un roquita como minimo, por un par de años.
    Saludos a todos.

  36. Angel0 dice:

    “La segunda es 4H Part Time… No es recomendable circular todo el tiempo con este modo activado, porque reduce los radios de giro…” La 4H, al no tener diferencial central, hace que el eje trasero “empuje” al delantero resistiéndose a doblar. Por lo que aumenta el radio de giro.
    Mi tía nos contagió a todos con el Jeep. Hace 35 años aprox, un Willy CJ3A era el único vehículo motorizado capaz de llevarla a una escuelita en medio de las montañas Catamarqueñas, para darles formación a un puñado de niños que no hubieran tenido oportunidad de otra manera.

  37. BonVivant dice:

    Bue..no se por donde empezar, ya que este bicho me encanta desde que tengo uso de razon. Asi que voy a felicitarte por la nota CC, después de algunos dias de no poder casi leer ni participar del blog, realmente la disfrute y fue una grata sorpresa encontrarse con este tremendo bicho, tan iconico y que resume tan bien en esos paisajes, el neto gusto americano.
    Si bien, me agradaba un poco mas la anterior gen, este me encanta de igual forma, es espectacular y por suerte no movieron el cuadro de lugar” y lo mantuvieron bien fiel a sus raíces. Coincido con tu observación en cuanto al torque aprovechable de los v6 diesel, aunque yo, si pudiese elegir comprar uno de estos tesoros me quedo con el penta nafta de una, y en opcion Rubicon, of course.
    Para cerrar, recuerdo cuando fui al Salon de B.A ultimo, y mira que había terribles naves eh, pero me quede un rato bieeen largo devorando con la mirada todos los detalles de ese terrible y hermos Rubicon con las tripas expuestas, que genialmente colgaba del techo. Aguante “el willys” for ever.💪

  38. bicmat dice:

    Excelente nota!! Apoyo la moción para el 2.0 T

  39. Joaquin Chapado dice:

    Tiene hasta USB-C

    son unos visionarios

  40. almagro dice:

    Hermoso Jeep y gran nota. Grande, CC.

  41. Naotto dice:

    Gracias Carlos…que nota, me cambiaste el animo de este viernes. El final de la misma me produjo un nudo en la garganta.
    Y si, es el auto que quisiera tener antes de salir de gira, no lo cambio por nada, ni alemán ni italiano ni ni. Me imagino rodando por este, mi hermoso país Argentina con esta obra maestra de la ingeniería. Ahh, quiero el diésel.
    Carlos, ya tenemos la revista, el blog, ahora queremos el canal de autoblog con este tipo de experiencias que también transmitís en forma escrita.

  42. Tomy_lb dice:

    Carlos, antes que nada te felicito por esta excelente nota. Me alegra mucho que hayas disfrutado la experiencia y te agradezco poder compartirla al menos leyendote.

    Una pregunta, los Diesel 2.2 (estimo que es el CRD de Chrysler que venía en las Grand Cherokee) y el v6 3.0 tienen DPF? Pudiste preguntar algo al respecto? Porque si así fuera, sería una razón para demorar la llegada de esas motorizaciones (lamenteblemente) hasta que le encuentren la vuelta para que el dispositivo funcione intuitiva y correctamente.

  43. guillemt dice:

    Que placer leer esta crítica! La disfruté de la primera a la última palabra. Gracias CC!
    Lástima que no te prestaron un diésel de entrada de gama para comparar.
    Admito que tengo una obsesión con el Wrangler, pero me niego a aceptar los precios que imponen en nuestro país. Y para colmo cada tanto aparece una opción superadora que anula la idea de pensar en un usado. Cuando el Wrangler JK pasó de la primera a la segunda generación (del muy criticado 3.8 al Pentastar 3.6), dejó fuera de discusión la posibilidad de comprar un 2008-2011. Ahora que voy viendo de acercarme a un JK 2012 o más, con el 3.6, aparece este JL y me vuelve a quemar los papeles! Así no se puede! Jaja
    Al menos ya tuve Willys, Cherokee 4.0, Grand Cherokee 4.7 y Liberty (Cherokee acá) 3.7 para saciar la admiración por Jeep.

  44. Asolarin dice:

    Completamente irracional. Lo quiero, dame un V6 gasolero!

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario