Crítica: Mini Countryman Cooper S

Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Rafael Delceggio
Nota publicada originalmente en la Revista Miura 

“Voy a lavar el casco y vuelvo”. Estamos en Gorchs, provincia de Buenos Aires. Sólo llevamos unas horas de viaje, pero Rafa ya quiso parar. Cuando hizo señas para detenerse, en la legendaria estación de servicio del ACA –esa con placita de juegos de caño viejo-, pensé que sólo quería rendirle honores a su cábala de la infancia: descansar un rato a la sombra y clavarse uno de esos gloriosos sánguches de crudo y pan casero.

Pero no. Sólo quería sacarse los bichos de encima.

Estamos viajando en caravana, rumbo a Tandil. La excusa: probar y fotear el nuevo Mini Countryman Cooper S y la Moto Guzzi V7 Stornello. El motivo real: escaparnos por algunos días de la bendita ciudad de Buenos Aires, sólo porque tenemos que hacer una nota para MiuraMag.

Rafa Delceggio, director de Arte de la revista, decidió viajar en la Guzzi. Yo elegí el Countryman. Pensaba andar ligero, pero Rafa me encajó todo su equipaje. De paso, se colaron Renato Tarditti (Benemérito Señor Director Le Pertenezco) y Vito (mi hijo). No sobra mucho lugar, pero al menos en el Mini no hay bichos.

En estos días de calor, las rutas de la llanura pampeana parecen un documental sobre plagas. El Mini atraviesa las nubes de insectos con su carrocería. Rafa encara con el casco. Por eso, cada media hora, tiene que parar a lavar su precioso Ruby, en una estación de servicio.

***

Este Countryman es la segunda generación de la SUV chica de Mini. Es la segunda si contamos desde la Era BMW, pero es la tercera si recordamos al “Hombre de Campo” original, de 1960. Era un Mini estirado y con unos horribles listones de madera, atornillados a la carrocería. Yo sé que hoy un Countryman bien conservado (y barnizado) cotiza como clásico, pero seamos honestos: esas maderitas parecían los zócalos del ‘flat’ de una grannie inglesa.

El Countryman moderno no tiene maderitas de Jenga, pero compite en otra liga. Hasta parece un chiste llamarlo Mini. Mide 4,31 metros de largo. Son más de 30 centímetros extra que el Countryman 2010/2016 y todo un metro más que el Countryman zocalero. Por supuesto, también es más ancho, alto y tiene mayor distancia entre ejes.

Tiene faros y proporciones de Mini, pero parece enojado. Esa parrilla frontal quiso ser agresiva o deportiva, pero terminó ofuscada. Es como el primo pendenciero (y algo rechoncho) del Mini. Es grande, algo morrudo y de ceño fruncido: un Countryman que se comió a otro Mini (y se quedó con hambre).

Por suerte, esa rechonchez se disfruta por dentro. Está homologado para cinco pasajeros, así que cuatro adultos viajan holgados. Es un salto importante con respecto al Countryman anterior, que ofrecía la quinta plaza sólo como un opcional, que había que pagar aparte.

El diseño interior es una nueva vuelta de tuerca a lo que viene mostrando Mini desde hace tiempo: muchas perillas y botones de estilo retro, un equipo multimedia redondo en la consola central (del tamaño de una grande de muzzarella) y una ambientación con luces de leds, que permiten seleccionar hasta doce colores diferentes.

En los materiales y las terminaciones hay buen gusto y originalidad. No se siente como un Mini. Se siente como un gran Countryman.

***

Y eso se transmite en la ruta. El Countryman perdió algo de esa sensación de karting de los primeros Mini firmados por BMW. Eran durísimos de suspensión, pero divertidísimos de manejar: dirección bien directa, excelentes frenos, un conjunto ligero y motores de temperamento explosivo (ojo, esto no es bullying para el THP).

Esas sensaciones al volante se lograban, básicamente, con la fórmula original de Alec Issigonis: una pequeña distancia entre ejes y las ruedas ubicadas en cada rincón del auto.

El nuevo Countryman perdió algo de esa personalidad, pero ganó mucho en practicidad y confort de marcha. Es más cómodo que nunca y sigue siendo bastante picante: este Countryman Cooper S tiene un motor 2.0 turbo con 192 caballos y 280 Nm de torque. En la Argentina, se combina sólo con caja automática de ocho velocidades. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y alcanza los 222 km/h.

***

Es rápido y potente, pero eso no siempre alcanza para seguirle el ritmo a la Guzzi de Rafa. Cuando aparecen los camiones de la Ruta 3 o –peor aún- los embotellamientos- Delceggio se pierde en el horizonte y manda mensajitos varios kilómetros más adelante, desde adentro del baño de una estación de servicio: otra vez se está sacando los bichos de encima.

Antes de que existieran los controles satelitales y las “cajas negras”, un veterano dueño de flota de camiones me contó que usaba a los insectos de la ruta para saber a qué velocidad manejaban sus choferes. La técnica se llamaba El Algoritmo del Reviente. Según esta ciencia, cuando un insecto se encuentra con un auto a baja velocidad, tiene los reflejos suficientes para esquivarlo y salvar su vida. Pero, cuando el vehículo viaja a más de 80 o 90 km/h, está condenado: se clava en la parrilla o se desparrama en el parabrisas.

Manuel Bonanata, mi amigo flotillero, decía que cuando los camiones volvían a la base, lo primero que hacía era revisarlos para buscar bichos aplastados. Según su algoritmo, incluso era posible detectar excesos de velocidad flagrantes, midiendo la extensión de las tripas desparramadas sobre el parabrisas. Un asco. Pero era la prueba que necesitaba para incriminar a su chofer. Y regañarlo como a un niño.

Obvio: los choferes no tardaron en descubrir el truco. Entonces, antes de volver a la base, paraban en una estación y manguereaban de manera meticulosa la parrilla, los faros y el parabrisas. A Don Manuel no le quedó otra que contratar un servicio del estilo TrackSat.

El viejo Bonanata se haría un festín con el casco de Rafa. Si no aprendí mal a leer las manchas, por el tamaño de algunas salpicaduras de insectos, estimo que venía manejando a 435 km/h. Ponele.

Delceggio lo niega. Dice que a más de 130 no se puede viajar. Y no lo afirma por prudente: la Guzzi carece por completo de carenado. El tipo para todo el viento (y la fauna que vuela) con el pecho.

Es lindo subirse a una moto de estética vintage, pero por pocos kilómetros. Los 350 hasta Tandil prefiero hacerlos en el Mini.

***

Pero, cuando entramos a la zona de las sierras, la historia cambia. Comienzan los desniveles, las curvas cerradas y esos toboganes de vértigo, por donde se lanzaban (y se mataban) los pilotos de Turismo Carretera. Tandil es un lugar soñado para manejar y acá empiezo a extrañar la personalidad nerviosa de los anteriores Mini. El nuevo Countryman tiene buena potencia y la caja es una maravilla, pero es demasiado grande y pesado (1.500 kilos). Los neumáticos (con llantas de 18 pulgadas) tienen buen agarre. Existe una versión All4 (con doble tracción, 60.900 dólares), aunque este Cooper S es sólo tracción delantera (53.900 dólares).

A lo largo de su historia, Mini fabricó algunos de los mejores autos con tracción delantera del planeta. Es su especialidad. Los ingenieros ingleses la tienen tan clara que ellos recibieron el encargo de desarrollar la próxima generación de nuevos modelos chicos de BMW: serán todos FWD.

El Countryman es excelente en rutas y autopistas, pero no es tan dócil como otros Mini en los tramos más revirados. Venís a buena velocidad, te acercás a la curva, clavás los frenos y bajás a tercera. Cuando esperás que el auto muerda la cuerda interna y salga disparado hacia la curva siguiente, lo que hace en realidad es irse un poco-demasiado de trompa e inclinar un poco (¡too much!) la carrocería.

Cae el sol en las sierras y veo que Rafa está disfrutando de la Guzzi por primera vez en el día. Se acuesta un poco en las curvas y libera potencia cada vez que puede. Los escapes de la V7 Stornello retumban en las laderas. No hay dudas: debajo de ese manto de bichos aplastados hay un tipo que sonríe.

***

Tengo sentimientos encontrados con el Countryman. Me parece el Mini más confortable, práctico y multifacético de los últimos tiempos. Pero, al mismo tiempo, perdió en gran parte la esencia que hizo famosa a la marca inglesa.

Entiendo el camino que eligió BMW Group: “Si quiero vender más Mini, tengo que llegar a un público más amplio”. Esa masificación es la que suele anestesiar a las ideas más osadas y puristas de este negocio. No es un fenómeno que afecte sólo a Mini, lo padece toda la industria: “Si no querés desaparecer del mapa, vas a tener que vender millones de unidades”.

A veces me pregunto por qué Mini nunca llevó a la producción el Rocketman Concept de 2011. Era una idea genial: tenía el mismo largo de un Mini original, pero era más ancho y espacioso. Incluía algunas soluciones delirantes, como puertas con bisagras dobles (para lograr un ángulo de apertura mayor, sin recurrir al tamaño de una tranquera). Se veía moderno, simpático y muy divertido de manejar. El único defecto estaba en su nombre: era un homenaje a la canción más cursi de Elton John.

Pero el Rocketman fue archivado y, en su lugar, surgieron modelos cada vez más grandes, como los nuevos Clubman y Countryman.

Sueño con un Mini que se maneje con la alegría y agilidad de una Moto Guzzi. No como un Serie 7.

***

El día que pegamos la vuelta para Buenos Aires, Rafa se muestra inusualmente generoso: “¿Alguien quiere volver manejando la Stornello?”

La última noche nos clavamos una parrillada y nos quedamos charlando hasta tarde en Chacrabliss. Por la mañana, el cuerpo acusa recibo.

Me encanta la Guzzi. Cómo se ve, cómo suena y lo bien que se mueve en las sierras. Es la John Cooper Works de las motos. Además, por un motivo que no supe explicar, cargué durante todo el viaje mi propio casco en el baúl del Countryman. Estoy a punto de aceptar el convite.

Pero ahí recuerdo que nos espera el tránsito pesado al ingreso a la ciudad. También el calor del pavimento. Los baches del camino. Y las nubes de bichos en la ruta.

Le digo a Rafa: “No, gracias. Prefiero seguir manejando el Mini”.

Sí, soy un mar de contradicciones.

C.C. / R.D.

***

R.D. con la Guzzi. C.C. con el Countryman. Encuentro en Tandil.

Stornello y Countryman. Una moto y un auto con guiños de estética retro.

Rafa Delceggio saca buenas fotos incluso cuando aparece en cámara.

En la ruta no lo para nadie. Bueno, salvo los bichos.

El Countryman es una SUV del Segmento B (chico), pero ahora es más grande que nunca.

Interior bien Mini: completo, con calidad y muy original.

Esta versión tiene el motor 2.0 turbo con 192 caballos, pero sólo tracción delantera.

El All4 cuesta siete mil dólares más.

Un Mini genial para la ruta y la ciudad, aunque sacrificó parte de la esencia deportiva de los Cooper S.

 

 

55 Comentarios

  1. FaqT dice:

    Hermoso, lastima el precio para ese segmento, creo que se aleja un poquito, hay opciones por el mismo dinero o menos ya en segmento C y autos que son superiores a mi entender, 3008 ejemplo….

    • Mariano O. dice:

      Esto es segmento C

      • AleCov dice:

        Esto es B, para segmento C esta la X1

      • FaqT dice:

        Mmmm ya lei varios test y aclaran que es del B, ojo! Puedo estar errado, incluso compite con la Q2 que es del B, la Q3 es del C, de todas formas estamos hablando de autos premium que ni se comparan con los de B de aca (2008, tracker, etc). Saludos

      • Mariano O. dice:

        “Autopista: BMW X1 vs Mini Countryman: comparativa entre “hermanos” SUV.
        La nueva generación del Mini Countryman ya no es tan “mini”, pues ha crecido en dimensiones para lograr mayor practicidad que su antecesor. Ahora entra en competencia casi directa con el BMW X1, solapándose por tamaño y precio. Ambos modelos se encuadran dentro del cada vez más competido segmento de los SUV compactos.
        El BMW X1 y el Mini Countryman emplean la misma plataforma, ofrecen equipamientos muy similares y, en el caso de los coches de esta comparativa, están impulsados por el mismo motor. etc, etc” Puse esto que está en castellano, pero lamentablemente para leer algo coherente con respecto a autos hay que cambiar de idioma.
        Hace rato que abandonaron la política de no pisarse entre Mini y BMW.

  2. Asesor Pirincho dice:

    Maso las fotos…

  3. pcp_digital dice:

    Si dicen que el nuevo Focus es feo, como se califica este auto?

  4. Fangito dice:

    Me paso en Mexico, me paro la policia y decia que venia a 170 (ni cerca). No tenia manera de demostrarlo ya que el venia en sentido contrario cuando dio la vuelta para perseguirme. Aludio a los bichos y como algunos recorrian todo el parabrisas. De todas maneras muy amable, me pidio que baje la vlocidad y me dejo seguir.

  5. jolivero dice:

    Me dieron muchas ganas de manejar un mini JCW más viejito o un 500 Abarth en la subida (y bajada) del Observatorio de Bosque Alegre, un camino al mejor estilo “chaque heure pour la minorie”, este auto no me agrada mucho, prefiero el karting chiquito anterior…..para las motos soy peligroso y no tengo casco propio…paso.

  6. Pablool dice:

    Tremendas placas, ahora si me dan ganas de tener uno jaja. La anteultima pense que la habian sacado de la pagina de Mini, hasta que vi la patente.

  7. mercoauto dice:

    No le encuentro gracia, usar líneas vintage sin recrear a un vehiculo del pasado.
    La línea del mini pierde encanto, si se la quiere utilizar en cualquier segmento.
    Coincido que hubiera sido muy acertado lanzar al rocketman y la marca MINI debió hacerse fuerte en los vehículos miniatura y urbanos.
    Se metió en un terreno en donde no encaja y la líneas retro, no te salvan para siempre.

  8. Georgie dice:

    Muy lindo y la anécdota está buenísima!!!

  9. Ariel VTS dice:

    Aunque el Countryman no me interese para nada, la crítica es superadora!
    Gran relato gran.

  10. gringuito dice:

    Buen día, creo que el segmento donde participa esta Mini puede ser dominado por la Volvo XC40 dependiendo de los precios finales que lleguen al mercado.
    Perder la esencia por mayores ventas es una práctica que lamentablemente nos vamos a tener que acostumbrar. Saludos !

  11. GinexHW dice:

    La pasaron muy mal, eh….
    Dejame la moto, el auto es muy feo!! MUY!

  12. fminicooper dice:

    CC, cuando decis”…El nuevo Countryman perdió algo de esa personalidad, pero ganó mucho en practicidad y confort de marcha…”
    Creo que perdio mucho esa personalidad (no digo que este bien o mal, o que debe o no ser), tuve Gen 1 y 2 de mini, maneje varios de los nuevos, la diferencia es abismal. La sonrisa cada vez que lo manejaba, el silvido del compresor….bue nostalgia.
    Para mi las sensaciones de algunos autos quedan impreganadas en el cuerpo, en el asiento, en el sonido.

  13. Seba73 dice:

    Que bueno que esta!! Interesante propuesta…se lo ve hermoso.
    Me encantan los Mini, disfrutaría tener uno cabrio para los fines de semana.

  14. marcoab dice:

    Rafa proba con los Tear Off, no hay nada mas molesto y peligroso que viajar con la visera o antiparra llena de bichos.

  15. JuanF dice:

    No me dejan de impresionar las fotos de Rafa, geniales…la nota por supuesto que también está muy buena.

  16. almagro dice:

    Muy buena nota, todavía me esto riendo del método bichos del dueño de flotas; impresionante. Saludos.

  17. ==== dice:

    Para el viejo Bonanata existían los tacografos jaja.
    Me encanta el auto, soltero=Mini común, familia= Countryman.
    No quiero entrar en discusiones (porque sería hipócrita de mi parte encima), pero sólo mencionar me hace uido que en un blog que salgan notas acusando excesos de velocidad, que se hable lo más bien de la tendencia de subviraje de un auto en una ruta abierta (dónde claramente tenés que ir excedido para llegar a ese punto).

  18. martinleandro dice:

    Excelente nota y fotos.

    Me da la sensación que Mini está perdiendo ADN…me sigo quedando con los autos Mini de 3 puertas, y si son S, mejor aún.

    CC, para la próxima acordate de venir por la 74 hasta Las Armas, ahí agarrás la 2 y empalmás con la BsAs – La Plata…es más largo pero más cómodo que la 3 infestada de camiones. O por la 226 hasta la 29, y de ahí caés a Brandsen…pero siempre evitando la mortal 3…

    • gustygti dice:

      Coincido, la 3 es lo peor , yo viajo mucho para el sur de la provincia por trabajo y la 3 recién la agarro después de Azul (yendo al sur), opciones la 205 luego la 51 o la 29, muchos camiones por la 3 y encima viajan en tandem de 5,6 camiones todos pegaditos a bastante mas de 80

  19. pablowally dice:

    Mini mis polainas!

  20. guillemt dice:

    Muy buena nota y auto. Todavía no me acistumbro al nuevo Countryman. El anterior me parece hermoso, pero a este todavía no me sale verlo con tan buenos ojos.
    Afuera hay muchos kits para levantar los Countryman unos poquitos cms. Le queda mucho mejor y ni hablar cuando le calzan unas cubiertas con un poco más de perfil, para alejarlo del look urbano y acercarlo más a un SUV.

  21. smagra dice:

    Está enojado con cara de fatasma del pacman cuando estan bajo el efecto de la pastilla…

    Cuantas cosas deberia tener resueltas en la vida como para acercarme a un Mini con intenciones serias de tenerlo…

  22. leov dice:

    Hay una vecina del barrio que anda en un countryman. Platinada de raíces más bien morochas. Yo le digo La Claudia.

  23. mojarrita dice:

    Buenas tardes

    Yo no me baso en algoritmos, sino mas bien en una teoría propia :

    ” LA CANTIDAD DE BICHOS ESTAMPADOS EN EL PARABRISAS ES DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A LA VELOCIDAD DE CIRCULACIóN “

  24. Eirwal dice:

    Ponerle el nombre MINI a un auto que mide 4,31 metros de largo y que pesa 1500 Kg es… ¡un oxímoron!
    No se puede ordeñar una vaca infinitamente. Tampoco se puede ordeñar así el concepto original de un auto icónico.

  25. Marcelosch dice:

    Ya te imagino haciendo de De La Nata con el dire…

  26. jjuancho dice:

    Agradable artículo, única la pluma de CC con sus toques de humor. Gran foto del Mini con el caballo y el atardecer en el campo. Debería pertenecer al catálogo del auto.

  27. Been_diesel dice:

    Buena nota.Te aclaro que el efecto bicho aplastado es algo impreciso,a más de 100 km/h quedan todos iguales,a 150 o más podes sufrir el desagradable efecto paloma,con una explosión de plumas y el parabrisas rajado.

  28. PedroSierra dice:

    Es lo que vengo diciendo yo hace años. Desvirtuan el auto. Ya no es un Mini.
    Espectacular Tandil. Siempre que puedo me hago una escapada.

  29. Joa 2001 dice:

    Me encanto. Es original, seguro, tiene un motor más q suficiente y esta a la altura de nuestros caminos. Lástima el precio, y q encima el AWD es más caro todavía. Me parece un gran vehículo con elplus de ser un mini, un encanto irreemplazable. Q buen motor !! Como anda! Para ser tan legado y o tener más de 200 cv tiene muy buenos valores de performance.
    Saludos 😁

  30. ariel21 dice:

    la mejor frase “No hay dudas: debajo de ese manto de bichos aplastados hay un tipo que sonríe”

  31. guillermo600 dice:

    Mm, nunca me gusto el Mini, aun menos este.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario