Oreste Berta: “Torino, un mito argentino”

Texto de Oreste Berta
Publicado originalmente en el prólogo de “Torino, un mito argentino”
Un libro de Martín Glas y Lecto Ediciones (leer más). 

Fue hacia fines de 1960 cuando, de manera fortuita, tuve la oportunidad de conocer a James McCloud. Sin lugar a dudas, ese momento cambió el rumbo de mi vida, tanto por las oportunidades que él me brindó, como por lo que significó para mí la amistad y la guía de tan singular personaje. Debo hacer notar que lo realmente valioso fue que esto no solo ocurrió conmigo, sino también con muchos compañeros de trabajo que ponían todo de sí para llevar adelante los proyectos que nos encomendaban.

Cuando repaso la historia de la industria automotriz de los años ‘60, y recuerdo lo que se hacía en Industrias Kaiser Argentina, no dejan de sorprenderme aún hoy las facilidades y los incentivos que nos brindaban para desarrollar nuestros respectivos trabajos. Lo mismo ocurría con el gran apoyo que se daba a los diferentes proveedores para lograr las partes necesarias para la producción de nuestros vehículos, siempre tratando de lograr el máximo de contenido nacional en todo lo que se fabricaba. Y cuando no existía un proveedor para una pieza determinada, se buscaba y ayudaba al que estuviera interesado en hacerla. Fue en este clima de realizaciones en el que se llevó adelante el proyecto de lo que terminó siendo el Torino.

Muchos intentos le costaron a Martín Glas poder comunicarse conmigo. Por diversas razones pasó bastante tiempo hasta que esto se produjo y, nuevamente, comenzó su lucha para lograr un encuentro personal. Cuando esto finalmente se dio, tratarlo y conocer su trabajo abrió las puertas a una buena amistad.

La historia del Torino constituye uno de los hitos de la industria automotriz en nuestro país y abarca un sinnúmero de diferentes aspectos. Cuando nos reunimos por primera vez con Martín le aclaré que, si bien durante esos años fui uno de los integrantes de ingeniería en IKA como Jefe de Proyectos Avanzados, tuve poca relación con el proceso de diseño y producción de ese vehículo. Mi aporte se basó en la experimentación que realicé en el auto que me asignó la empresa para mi uso personal –y que fue la base para diseñar el Torino 380 W– y, por supuesto, en todo lo que desarrollamos para uso en competición. No obstante, él insistió en conocer todos los datos que yo pudiese aportar, por ínfimos que fueran, como así también nombres y contactos de personas que estuvieron involucradas de alguna manera con el proyecto. Su pasión por lo que estaba haciendo, su meticulosidad por los detalles y la comprobación de toda información que recibía, me llamaron la atención, como así también su tesón para lograr sus objetivos.

En la época de ese primer encuentro yo ya estaba retirado de mi empresa y el tiempo del que disponía hicieron posible largas horas de conversación. Todo detalle le interesaba y siempre traía innumerables preguntas. Aporté lo que pude, tanto en lo relativo al área de competición que yo manejaba, como nombres y la manera de llegar a personas que estuvieron involucradas en otros aspectos del proyecto.

Puedo asegurar que nada lo detenía cuando encontraba una nueva pista sobre lo ocurrido en esos años.

La historia de Industrias Kaiser Argentina y el camino recorrido por James McCloud para llegar a producir el Torino son hechos que merecen ser recordados y que, aun en momentos históricos tan diferentes, pueden incentivar a jóvenes, empresas y gobernantes a intentar nuevos proyectos en nuestro país.

La vida de personajes importantes y la forma en que alcanzaron sus objetivos es algo que siempre me fascinó y de lo que tantas enseñanzas se pueden obtener. Esta es una de esas historias para tener muy en cuenta, razón por la que he tratado de colaborar hasta el límite de mis posibilidades. Por otra parte, cuando uno encuentra una persona que no se limita en la búsqueda de datos y su comprobación, entonces se debe poner el máximo empeño en ayudarlo, y es lo que he hecho en este caso. También debo admitir que la incesante búsqueda de material y personajes de esa época realizada por Martín me ayudó a recordar hechos ocurridos tantos años atrás y a restablecer contacto con compañeros de esos tiempos, algo que mucho agradezco.

¿Porqué esta historia es tan relevante? El Torino fue el único automóvil diseñado y producido en gran serie en nuestro país que logró reconocimiento internacional. No me parece relevante que se mencione que el diseño de la carrocería fuera de Pininfarina, o que el casco fuera una modificación de un Rambler American. Lo que yo considero que tuvo valor fue el gran trabajo realizado por directores e ingenieros de IKA, la idea que tuvieron y cómo la llevaron a cabo para reunir y amalgamar aquellos materiales o partes a los que en ese tiempo se podía tener acceso, partes propias o diseñadas para otros vehículos, buscar un carrocero de renombre y agregar toda la ingeniería necesaria para que ese conjunto funcionara. Y se lo logró de tal manera que fue el único auto argentino admirado en otros lugares del mundo.

Recuerdo cuando, en mi viaje acompañando a Juan Manuel Fangio, lo mostramos a la Mercedes Benz de Alemania, como asimismo los comentarios de diferentes personajes del mundo que en su momento tuvieron un Torino para su uso personal.

Cuando se menciona que el diseño de la carrocería no pertenecía a un carrocero argentino, no se debe olvidar que italianos como Pininfarina, Giugiaro o Bertone fueron los responsables de una cantidad de los más cotizados automóviles de esa época. En nuestro caso, lo importante fue la idea de recurrir a Pininfarina para el trabajo y haber logrado que una firma de ese nivel aceptase nuestro encargo. También es necesario destacar la labor de nuestro grupo de ingenieros, que diseñó y articuló todos los elementos para finalmente lograr este gran producto.

Por todo lo escrito anteriormente, considero muy valioso cómo Torino, un mito argentino describe con gran lujo de detalles esta hermosa historia, a la que acompaña una importante documentación en imágenes y testimonios de la época, algo que sin duda todos disfrutarán.

Alta Gracia, agosto de 2017
* Cómo conseguir “Torino, un mito argentino”

*** 

Oreste Berta, el escritor Martín Glas, Raúl Tolcachir (ingeniero del Torino) y el libro “Torino, un mito argentino”, con ilustraciones de Facundo Castellano Dávila.

52 Comentarios

  1. PabloAna dice:

    que sigamos hablando del torino muestra lo inútiles que somos ( hasta ahora)

    • soydecolon dice:

      no me incluyas, hubo y hay muchísima gente importante, inteligente y que aportan mucho en nuestro querido país.

      • PabloAna dice:

        ni hablar, totalmente de acuerdo y perdón por la generalización, pero seguimos hablando solo del torino por ahora

        • Gor2 dice:

          Totalmente de acuerdo contigo, vivimos del pasado, renegamos del mismo, no crecemos, volvemos a tropezar con las mismas piedras, somos bichos raros los Argentinos, no todos por supuesto, pero como sociedad, si nos comparamos con nuestros vecinos, no solo no hemos avanzado, sino retrocedimos varios casilleros

        • PabloAna dice:

          totalmente de acuerdo Gor, igual eso lo podemos dar vuelta si cambiamos de forma de pensar, tenemso que ser más competitivos y tratar de sortear la cantidad de palos que ponen los gobernantes de alguna manera y exigirles que flexibilicen, bajen los gastos, aranceles y los impuestos, no podemos correr con semejante mochila

        • Pablo Fernández dice:

          Hablando de tropezas con la misma piedra.. el otro día mandaron la tapa de clarín 15.610 del 26/7/1989.. es increíble parece de hoy 🤦🏻‍♂🤦🏻‍♂🤦🏻‍♂

    • Pablo Fernández dice:

      Somos inútiles, pero no por eso, eso se llama memoria me parece. Y está bueno recordarlo. En mi opinión.

      • PabloAna dice:

        Pablo, hasta ahora si, pero lo podemos cambiar, sería bueno proyectar algo nuevo aprovechando la nueva ley, ahora no tenemos escusas

        • Pablo Fernández dice:

          En eso estoy totalmente de acuerdo. Tuvimos glorias en el pasado, estaría bueno tener algunas en el presente, pero creo, que no por eso, tenemos que olvidar las pasadas.

        • PabloAna dice:

          ni hablar Pablo, en mi caso de los muscle car argentinos me quedo con el torino toda la vida, pero es hora que empecemos a proyectar algo nuevo

        • Pablo Fernández dice:

          Hablan de que en el pasado, había algunos pocos ricos y muchos pobres, te hablo de 1900 tal vez 1930, pero si ves indicadores, en escuela éramos mucho mejores que ahora, creo que tuvimos el primer subte de sudamérica, los Brasileros incluso en 1980 se sorprendían de nuestro parque automotor (y lo digo, porque Brasil es un gigante y nosotros lo superábamos, hoy se invirtió totalmente la balanza), fuimos pioneros en tantas cosas, y hoy es triste ver que no somos pioneros en nada, que abundamos en pobreza, en ignorancia, no hay reglas claras, la educación es decadente, los planes de estudio una pararruchada, creo que por eso también muchos recuerdan el pasado, para olvidarse un rato de este presente mediocre que tenemos.
          Y estaría genial tener algún proyecto nacional, o tener alguna marca o algo que sea reconocido en el mundo, aunque sea una, se que somos chiquitos en la tierra, pero algo podríamos tener, por capacidad me parece, y espero que algún día se concrete.

        • PabloAna dice:

          Pablo, se va a concretar cuando cada uno de nosotros haga lo mejor que pueda con lo que tiene a mano y respetando a los demás, cuando haya respeto, habrá confianza, cuando haya confianza habrá financiamiento y cuando haya financiamiento los proyectos se podrán hacer

    • jolivero dice:

      Hablar del Torino es hablar de historia, te aseguro que si bien hay muchos inútiles también hay gente con conocimiento adquirido, sentido común y muchas horas de trabajo/práctica, el principal problema es que hay que destinar más presupuesto para mantener/acomodar a los inútiles que para incentivar y financiar a los que no lo son, en esta página siempre se pondera a los argentinos que triunfan en el exterior, el motivo por el que no triunfan acá es porque las empresas se llevan el talento, esto no es nuevo ni tampoco potestad de la industria (cualquiera sea la actividad), también pasa en la medicina, el diseño, la ciencia y la tecnología. Tenemos instituciones de excelencia como el INTI, el INTA, la CONEA, el mismo INDEC, las universidades nacionales, etc. donde los idóneos terminan pagando el alto precio que significa la manutención de inútiles vividores que se llevan la mayor parte del presupuesto, es como en el colegio, para levantar un 1 necesitabas dos 10 (en mi caso se aprobaba con promedio de 7) cuando los 1 son más que los 10 no hay forma de salir y es entonces cuando los talentos se van a donde la plata está para desarrollarlos y no para mantener a los inútiles que solo tiran para abajo y están siempre dispuestos para atacar a quién osa intentar desestabilizar su reino de vagancia y mediocridad.

      • PabloAna dice:

        Totalmente, tenemos que rescatar a los que hacen, a los que no les importa los palos que le pongan en la rueda los gobiernos, a los que tienen talento y a los que le ponen garra, los hay y por miles, pero estamos todos desparramados, necesitamos un lugar que nos junte, que se junten diseñadores, chasistas, ingenieros, financistas, personas que lleven los trámites, matriceros, torneros, etc… tenemos que juntarnos y el mejor lugar me parece que es autoblog, pidamosle a CC que haga una sección de Proveedores de la industria del auto artesanal para aprovechar la nueva ley y que a partir de eso los proyectos que andan dando vuelta no queden a medio hacer, la gente está, hay que juntarla en un solo lugar, si alguien tiene otra idea que la sume por favor

    • Georgie dice:

      Qué posibilidades tenemos hoy en día de hacer un desarrollo así? Te guste o no el Torino es un mito por ahora insuperable e inalcanzable.

      • PabloAna dice:

        Georgie, miles de posibilidades, nos han achanchado y robado porque nos dejamos durante mucho tiempo, no son extraterrestres los que lo han logrado, hay que buscarle la vuelta

        • Georgie dice:

          No creo que en un mundo tan globalizado alguna terminal haga algo así…

        • PabloAna dice:

          Georgie, me debo haber expresado mal, quiero decir que sería bueno que surjan nuevos autos argentinos para no tener que estar hablando solo del Torino, ojalá con la nueva ley de autos artesanales aparezca una marca nueva de autos totalmente argentina, eso quería decir

        • Georgie dice:

          Pero hablamos de algo masivo no artesanal…

        • PabloAna dice:

          es que todo lo masivo empezó como artesanal, uno de los últimos fué Tesla y empezaron modificando un lotus elise, el camino es largo

        • MarceloLP dice:

          hoy se hace!!! fijate que hay autos del mercosur, que son copias de una estructura europea, y acá los diseñamos para que no tengan protectores, airbag, isofix, esp, tienen llantas deportivas y motores que en europa no se consiguen!!!

      • Gonzo77 dice:

        Todas las posibilidades,si no deja de ser un rambler con un lavado de cara,por favor nuestra gloria no puede basarse en un proyecto así,hace 50 años.que no fue único además,Dodge hizo algo parecido con las familias Valiant en el 60 y Dodge en los 70

    • let1969 dice:

      El problema no es que se hable del torino, o el falcon o lo que sea, hay que acordarse de las partes que se hicieron bien, que es lo aplicable a hoy, que es lo mejorable y así progresar. Obviamente los tiempos cambiaron y dudo que hoy sea repetible un proceso similar. Rescato lo que dice Oreste en cuanto a incentivar proyectos (no solo de autos) y darle el empuje necesario, mancomunando esfuerzos y dejando miserias de lado, cosa que si me sigue preocupando, ya que, cada cosa que se quiere hacer, o el gobierno de turno, el sindicalismo, la gente misma, la ley, el articulo o inciso que para la cosa, el empresario ambicioso x demás, son las cosas que evitan que avancemos. En cuanto al torino propiamente dicho, te gusta o no, quizá te puede interesar su historia, pero eso solo sería anecdótico.
      De todas maneras, coincido que se avanza mas, o al menos mejor, mirando por el parabrisas y no por la luneta

    • Reichstag dice:

      Un pasado glorioso puede resultar inspirador. Créeme que sin el, todo sería mucho más dificil. Y no hablo de un revival del torino. Hablo de actitud. La actitud que nace movida x la inspiración. La inspiracion que nace movida de la pasion. La pasion, nace movida por la vida.

    • ismael dice:

      Pabo, no leíste la nota. En la nota lo que señala Berta es el espíritu que llevó a la construcción del Torino. Se buscaba hacer las cosas

      Hoy celebramos las importaciones de autos chinos a precios europeos.

      • PabloAna dice:

        Ismael, tenés razón, no leí la nota, ya vi varios videos de la historia del Torino y de Berta y todos son inspiradores, solo aproveché para sacudirnos un poco y para que empecemos a ver que puede hacer cada uno para ayudar a generar algo nuevo, no un nuevo Torino, sino una marca nueva o muchas marcas nuevas, a combustión o a electricidad, cansa que hablemos solo del Torino, está bien hacerlo, pero siempre es lo mismo, hasta ahora somos bastante inútiles, no hemos generado ninguna marca argentina dentro del país que sobreviva

  2. ernestox dice:

    “El Torino fue el único automóvil diseñado y producido en gran serie en nuestro país que logró reconocimiento internacional. No me parece relevante que se mencione que el diseño de la carrocería fuera de Pininfarina, o que el casco fuera una modificación de un Rambler American. Lo que yo considero que tuvo valor fue el gran trabajo realizado por directores e ingenieros de IKA, la idea que tuvieron y cómo la llevaron a cabo para reunir y amalgamar aquellos materiales o partes a los que en ese tiempo se podía tener acceso, partes propias o diseñadas para otros vehículos, buscar un carrocero de renombre y agregar toda la ingeniería necesaria para que ese conjunto funcionara. Y se lo logró de tal manera que fue el único auto argentino admirado en otros lugares del mundo.”
    Para mí es una contradicción. Pero bueno, igual entiendo a lo que apunta.

  3. Chucho dice:

    Hay que posicionarse en la época donde no era común vender modelos “globales”. En Argentina, por ejemplo, en los 60 y 70 Ford y Chevrolet vendían modelos de pick up que difería de las que se ofrecían en Uruguay o en Brasil. Lo que hay que reconocer que vehículos como el Torino, Chevrolet 400, Falcon, Polara, GTX no eran simples copias de algún “pariente” de EE.UU. sino que tenían una impronta y desarrollos propios que los hacían bien “criollos” a pesar de su origen en el país del norte. Ya en ese entonces la industria automotriz estaba sumamente protegida y los coches eran tanto o más caros que ahora en comparación con otros países.

  4. Filprafa dice:

    Hubo una genial campaña de marketing alrededor del Torino, incluyendo las 84 hs en Nürburgring. El auto, como todos sabemos, fue una evolución de otro, y estaba a la par del resto de los vehículos del momento. Peeeeero, tiene una mística inigualable. Por eso es un mito, y por eso a muchos nos encanta.

    • soydecolon dice:

      yo sé que el Torino fué superior a los autos de la época, y no era marketing. Tenía varias soluciones que los contemporáneos no tenían, por caso el árbol de levas arriba, la suspensión trasera con espirales, el formato de tablero acorde a las butacas, puertas sin marcos, etc. No debería minimizarse.

  5. Georgie dice:

    Banco fuertemente al Torino y lo que representa, vengan de a todos.

  6. pablowally dice:

    Una parte de la historia automotriz que supimos conseguir.
    Como dice Oreste, hay cosas que no son relevantes y que se mencionan una y otra vez, siendo que se pierde lo que estas representaban. No reinventaron la rueda, hicieron una excelente campaña que trascendio las barreras del tiempo. Y eso, tambien es historia, de esas que pueden inspirar a la gente hoy en dia.

  7. Asolarin dice:

    Uno lee esto, y se enorgullece del Torino y de la mano de obra nacional. Pero coincido con el título, cuando se lo tilda de “mito”. A veces siento que está un poquito inflado…

  8. Ariel VTS dice:

    Muy interesante leer estas palabras de Oreste Berta.

  9. Marcelosch dice:

    Yo quiero el Pagani que tiene en el escritorio…

  10. jrncolon dice:

    Frase para hacer un cuadrito: Lo mismo ocurría con el gran apoyo que se daba a los diferentes proveedores para lograr las partes necesarias para la producción de nuestros vehículos, siempre tratando de lograr el máximo de contenido nacional en todo lo que se fabricaba.

  11. JuanF dice:

    Oreste siempre va a ser un faro para muchos de los que elegimos a la ingeniería mecánica como disciplina…gran saludo profe, aunque no lo quiera siempre tiene algo para enseñar.

  12. Ika226 dice:

    Ahora está de moda renegar del pasado. Decir que el Torino no es más que un Rambler América o como leí ayer que las Malvinas son Inglesas.
    Yo creo que la gente sufre mucha ignorancia y cree que el pasado hay que superarlo y olvidarlo.
    Así estamos como país, no entendemos lo que nos pasa porque no leemos un poco de historia y eso nos condena a repetir los errores.
    Desarrollar un auto de ese nivel en la de cada del 60 fue algo extraordinario y como dijo alguien por ahí hoy no podríamos ni empezar. Todos los días veo como se nos van yendo la gente que sabía y las nuevas generaciones no supieron o pudieron aprender de esa valiosísima experiencia.
    Por otra parte todos los que critican me gustaría saber que auto desarrollaron o que hicieron que merezca ser recordado como lo que fue el proyecto TORINO.

  13. verritepla dice:

    Torino= Rambler American+motor jeep. Yo tuve uno. Reverenda cagada.

  14. Mike_x dice:

    Fué durante décadas uno de los autos mas caro del mercado (o el mas caro), En la Argentina se producían pocas unidades y solo unos pocos modelos que se mantenían inalterables a lo largo de los años, que además, no tenían el mínimo de confort, el aire acondicionado era para naves extraterrestes, hasta que se permitió importar y descubrimos que en el mundo existían autos que valían una pequeña fracción de lo que se pagaba acá y tenian alta calidad, equipamiento que nunca imaginamos que existía, gastaban muchisimo menos y les ganaban por goleada en todo a los nacionales confiabilidad incluida.-
    Estos modelos de los años 50/60/70/80 y el Ford Falcon duró hasta los 90 tienen muchos fanáticos, pero me parece que la realidad fué otra. no tan gloriosa como muchos se empeñan en hacernos creer.- Lo único que se mantiene es el terror a la competencia, los precios mucho mas caros que los internacionales, y un enorme atraso en calidad general que incluye equipamientos de confort y fundamentalmente seguridad.-

  15. geru dice:

    Lo mas groso del Torino, fue la decision del gobierno de Frondisi, de ser un pais desarrollado e industrial. A partir de eso se pueden encarar proyectos asi y superadores. De lo contrario por mas pasion, voluntad, amor que se ponga, no podes llegar muy lejos…lamentablemente es asi.

  16. lumilo78 dice:

    Peronia vive del pasado…….

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario