Crítica: Maserati Levante S Q4

Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Rafael Delceggio 
Nota publicada originalmente en Revista Miura 

“¿Cómo anda la Maserati?” Tengo diez años y acabo de volver a casa en mi nueva bicicleta. Es una Aurora con manubrio de carrera y neumáticos finitos. Es roja y todos los domingos le paso un trapito, para pedalear el lunes bien temprano hasta la escuela. Es mi macchina veloce.

Hasta ese entonces, nunca había escuchado la palabra Maserati.

A los diez años ya me gustan los autos, pero conozco pocas marcas. En casa siempre hubo Peugeot, Ford y Fiat. También aprendí algo sobre los Porsche, Lamborghini, Ferrari y Mercedes-Benz, por las cartas de Tope y Quartet.

Es 1983 y, en mi acotado mundo infantil, nadie habla de Maserati.

“¿Cómo anda la Maserati?”, me pregunta mi mamá cada vez que vuelvo de la escuela, en esa bici roja. Así, pasé muchos años pensando que Maserati era una marca de bicicletas. O una forma simpática y bien tana de llamar a un juguete infantil.

Hasta que crecí y comencé a atar cabos. Los autos me gustaron desde chico, porque mis padres –Doña Martha y Don Poroto– siempre fueron fierreros. Aunque no siempre se ponían de acuerdo. Poroto era fanático de los Gálvez, hincha de Ford. Martha siempre fue admiradora de Fangio y de cualquier cosa que manejara el Chueco: Chevrolet, Alfa Romeo, Mercedes-Benz, Ferrari y, por supuesto, Maserati.

***

Lo que son las cosas. A los diez años pensaba que podía existir una bicicleta Maserati. Pero en más de cuatro décadas no se me ocurrió que podía haber una camioneta, un todo terreno o una SUV de Maserati. Esa es la definición correcta de la Levante, el primer vehículo utilitario deportivo del Tridente.

La SUV que ves acá se lanzó el año pasado en la Argentina. Pero tiene casi una década y media de desarrollo.

En los años ’80, Maserati no aparecía ni en las Tope y Quartet porque la marca estaba casi fundida. La cosa fue así.

Los hermanos Maserati (Alfieri, Bindo, Carlo, Ettore y Ernesto) fundaron Maserati en 1914 y se la vendieron a Adolfo Orsi en 1937. En 1968, la firma fue adquirida por Citroën. Cuando los franceses entraron en bancarrota, el Tridente quedó bajo el control de los sindicatos y el estado de Módena. Después fue comprada por el argentino Alejandro De Tomaso, que la sumergió en la profunda crisis de los ‘80.

Recién en los ’90 comenzó un lento renacer, bajo el control de Fiat y con la ayuda de Ferrari.

Dentro del actual Grupo FCA (Fiat-Chrysler), Maserati tiene el rol de ser una marca de lujo: exclusiva, aunque sin llegar al elitismo de Ferrari. Tiene la misión de competir contra Porsche, aunque también debe enfrentar a los modelos más potentes y caros de Audi, BMW, Jaguar-Land Rover y Mercedes-Benz.

Por ese motivo, que tal vez a mi madre le cueste comprender, hoy Maserati fabrica una chata. El término es una broma, desde ya: la Levante es un lujoso vehículo con V6 biturbo y tracción integral.

***

Para llegar hasta la actual Levante, Maserati pasó una década y media realizando muchas pruebas y desarrollos. Algunos de ellos, vaya uno a saber por qué, se mostraron en público. En enero de 2011 se presentó la Kubang Concept en el Salón de Detroit. Era un prototipo que ya anticipaba la forma agresiva de su parrilla, pero al cual le faltaba todavía un golpecito de horno. Digamos que unos cinco años más de diseño, ensayos y desarrollo, hasta llegar a la Levante definitiva.

Su diseño es espectacular. Como toda SUV de lujo, tiene dimensiones descomunales y polémicas. Mide cinco metros de largo y dos de ancho, como una pick-up. Pero su altura está contenida por debajo del metro setenta. Son las proporciones de la Porsche Cayenne, aunque con mucho más estilo, diseño y originalidad.

En su diseño exterior participó el argentino Pablo D’Agostino. Trabaja para Maserati desde 2014, después de una larga trayectoria en Fiat. “Fue un gran desafío para el team de diseño interpretar el Stile Maserati, en un segmento y tipología inéditos para la marca”, me contó Pablo, en una entrevista para esta nota.

“El enfoque estilístico tenía como objetivo mantener el carácter distintivo de la marca, con un estilo único, combinando las necesidades y características de un SUV con el patrimonio deportivo de Maserati. El dinamismo, la pureza y la armonía formal fueron las líneas guías del Proyecto Levante”, agregó.

“¿Cuáles son tus rasgos favoritos de la Levante?”, le pregunté. “Es difícil, porque me gusta todo el auto. Pero si tengo que elegir un rasgo favorito, diría que es el frontal. La mirada desafiante y agresiva, creada por una única línea que conecta los faros con la parrilla, le da mucho carácter, sin perder elegancia. También me gusta el volumen tipo coupé, elevado. Le da un carácter deportivo, que lo diferencia en el segmento”.

Y por último lo desafié: “En materia de diseño, ¿qué encontrará el cliente de una Levante, que no verá en una Porsche Cayenne?”. Me respondió: “El encanto y la exclusividad de la marca. La deportividad, el stile italiano. La calidad de los materiales. Y la atención al detalle. Son todas cualidades que distinguen a Maserati. Se ven muy bien reflejadas en el diseño de la Levante”.

***

En 2017, su primer año en la Argentina, la Levante patentó ocho unidades. Es poco, teniendo en cuenta las 35 Cayenne que se matricularon en el mismo período. Pero es muchísimo, en comparación con las casi-cero Maserati que se vendieron durante la última década en nuestro mercado. El importador sigue siendo el mismo, el Gruppo Modena, pero ahora con la decisión de ser una alternativa real y concreta en el segmento de lujo local.

Una de esas ocho Levante que se patentaron el año pasado es la S Q4 que probamos para MiuraMag. Tiene un motor V6 3.0 biturbo con 430 caballos de potencia y 680 Nm de torque. Caja automática ZF, de ocho velocidades. Y tracción integral, de acople automático. Cuesta 195 mil dólares.

Hay una versión más accesible, con 350 burros y 165 mil dólares. Y también una variante Trofeo con 600 caballos y 390 mil dólares de precio. Si te vas a comprar una Maserati, lo mejor que podés hacer es pensar en grande.

Así lo hizo el director de MiuraMag, Renato Tarditti, que me propuso probar la Levante en un viaje a la capital de la cultura italiana en la Argentina, Rosario. Nos acompañó el editor de Arte, Rafael Delceggio, y sobre la hora se sumó mi hijo, Vito. La formación fue Tarditti, Delceggio, Cristófalo y Vito. Los descendientes de italianos somos así: cuando nos vamos de viaje, lo hacemos amontonados y en famiglia.

La primera parada fue todo un homenaje a nuestras Nonnas: almorzamos en Italpast de Campana, el famoso ristorante de Pedro Picciau. Mi lasagna estaba espectacular. Pero admito que le robé medio plato a Renato, que había pedido unos soberbios tallarines de cinta gruesa, con pequeñas albóndigas. Flancito con limón veloz y otra vez a la ruta.

***

Manejar una Levante requiere cierto acostumbramiento. Tiene las mismas proporciones de una Hilux: no es fácil de estacionar y demanda cálculos milimétricos en calles estrechas. Necesita espacios amplios, como una buena autopista.

La Ruta 9 no está muy buena, pero es lo que hay: un espacio generoso para que el V6 biturbo estire las piernas. La Levante S acelera de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos. Maserati declara una velocidad máxima de 264 km/h. No encontré un lugar lo suficientemente amplio (y legal) para comprobarlo.

El confort de marcha es excelente. Y eso que los enormes neumáticos de perfil bajo no ayudan: está calzada con Goodyear Eagle (265/50R19 adelante y 295/45R19 atrás). La magia viene por el lado de la excelente suspensión neumática. Tiene altura y dureza variable. El seteo se puede hacer de manera manual o seleccionando algunos de los programas de manejo: Normal, Manual, Sport, Off-Road y Efficiency.

Obvio: lo primero que quise probar era cómo respondía en modo Sport. Tiene las reacciones de un excelente deportivo, pero en un vehículo con las dimensiones de una chata y dos toneladas de peso. Lo que más sorprende no es la aceleración: es el sonido del escape y el ambiente imperturbable de su lujoso interior. Es un cohete italiano, para viajar hasta la Luna, pero con la suave sensación de navegar en una Riva.

El interior de la Levante es un hermoso lugar para estar. La butaca es comodísima, la posición de manejo es muy relajada y no vas a tardar más de unos minutos en adaptarte al funcionamiento de cada uno de los comandos: muy claros y bien a mano.

Es una cabina trabajada con muy buen gusto. Y con algunos contrastes: tenés la modernidad del instrumental y del sistema multimedia, pero también el guiño clásico del reloj analógico, típico de Maserati. Sólo no me gustaron algunos detalles: la terminación con apliques en madera está muy cuidada, pero ese material no merecía tantas capas de laca. La madera debe permitirse el lujo de mostrar alguna veta o porosidad, más cálidas al tacto.

En el asiento trasero hay lugar para tres pasajeros, pero está todo pensado y diseñado para que se repatinguen sólo dos personas. Pero, más allá de su precio y prestaciones, no olvidemos que es una SUV: un vehículo utilitario con un gran baúl (580 litros), con la posibilidad de ampliarlo hasta 1.200, plegando los respaldos traseros por partes.

Cuidado por donde circules: la rueda de auxilio es de uso temporario y ni siquiera está inflada: viene con un compresor para ponerle aire, en caso de necesitarla.

***

Llegamos a Rosario y encaramos directo para el lado de Fisherton. El Chueco de Balcarce le dio a Maserati el único campeonato mundial de su historia y fuimos a homenajearlo al Autódromo Juan Manuel Fangio.

Pero nos encontramos con un circo.

Literal: durante los últimos meses, el Cirque du Soleil se adueñó de la mitad del circuito. No se disputan carreras, pero el presidente del Autódromo, Pato Malano, le abrió las puertas a MiuraMag. Teníamos el 75 por ciento de la pista a nuestra disposición y sólo nos pidieron que no molestáramos al espectáculo. Es decir, el modo Sport sólo se activaba en la parte del fondo del circuito.

¿Una SUV en una pista? Sí, claro. La Levante es enorme, pero tiene chasis y prestaciones de auto sport. Los frenos, por suerte, también están a la altura de la exigencia.

Lo bueno del Autódromo Fangio es que también tiene un circuito de Rallycross. Por eso, todos los tramos asfaltados están enlazados por senderos de tierra y ripio: un paraíso para acelerar sin tapujos una bestia con tracción integral y 430 cavalli.

Me divertí un buen rato y me puse a las órdenes de la lente de Rafa. Era hora de la sesión de fotos. Todavía el sol estaba alto y el color blanco de la carrocería no ayudaba. De pronto, en el fondo del circuito, humo.

Y fuego.

Mucho fuego. Unos caballos que pastaban al borde de la pista se alejaron nerviosos. Se estaba quemando un campo vecino a la pista y las llamas ya habían alcanzado a una pila de neumáticos de protección.

Llegaron bomberos, policías y hasta los guardias del Cirque du Soleil.

Pensé que la sesión de fotos se había terminado, pero Rafa se acercó corriendo: “¡Me vuelvo loco! ¡Mirá ese cielo!”

Donde los bomberos veían un incendio -y los del circo francés, un dolor de cabeza-, Rafa componía su arte. Me dediqué a hacer pasadas veloces, entre las nubes de humo, con el sol del atardecer iluminando por detrás. Rafa gatillaba, desatado. Lo envolvía una banda sonora de escapes, V6 y sirenas

Delceggio tenía razón: en medio de un verdadero circo soleado, un cielo dantesco abrazaba a ese infernal auto italiano. “Divina comedia”, diría Alighieri.

C.C. / R.D.

***

La Maserati Levante S Q4 en el Autódromo de Rosario. Al fondo, las carpas del Cirque du Soleil.

La Levante S Q4 tiene un motor V6 3.0 biturbo con 430 caballos y tracción integral.

Cuesta 195 mil dólares.

En la cabina, madera y cuero de excelente calidad.

La primera SUV en la historia del Tridente.

Y la Maserati más vendida desde su relanzamiento en la Argentina, hace un año.

Si el V6 biturbo te parece poco, la versión Trofeo viene con V8 firmado por Ferrari.

En su diseño participó el argentino Pablo D’Agostino.

Compite de manera directa contra la Porsche Cayenne, pero con mucho estilo italiano.

La famiglia Cristófalo aprueba.

Humo y llamas. Rafael Delceggio compone su arte durante un incendio imprevisto en el autódromo.

Circo, bomberos y tridente: “Divina comedia”.

Todas las fotos son de Rafael Delceggio. Click en las imágenes para ampliar y descargar en mayor resolución.

75 Comentarios

  1. Rangerblanca dice:

    Excelente relato como siempre,el auto una belleza!!! Y por lo menos el circuito de Balcarce se usa para algo , tuve la suerte de girar un par de vueltas con un golf III es difícil y hermoso por igual.abrazo

  2. MarceloLP dice:

    Muy buena descripción !!! le va la náutica a CC? jajaja que placer manejar éste tipo de vehículos !!! Maquinon….pero me gusta mas la Cayenne

    PD: “La Plata capital del inmigrante italiano”…por que Rosario es Capital de la Cultura Italiana??

  3. MarcosTdi dice:

    Hermoso SUV, lastima que mi bolsillo, ARBA, y la inseguridad no me lo dejan tener…😜

    • Reichstag dice:

      inseguridad? Cuando recien llegaban los audi por estas tierras recuerdo una conversacion entre dos ñeris (jovencitos villeros ociosos de esquina) . Mientras nos deteníamos en la esquina por el tráfico (de vehiculos), se escuchaba por la ventana algo baja, que uno le decía al otro “mirá! un auto olímpico!!” en clara referencia a los 4 aros. No tenian ni idea de lo que era. Un Maserati en 2018, es tan raro como un Audi en los 90’s, por estas tierras. No saben si es chino, o nepalí.

  4. ILarq dice:

    Se le notan los 15 años de desarrollo. No es fea fea, pero casi te diría que parece retro…
    A mi no me gusta estéticamente.

    • Hugo22 dice:

      Es subjetivo pero, no comparto, me parece que es como decirle diseños retro a BMW o MB por sus líneas tradicionales., creo que una SUV de éste nivel no tiene defectos, el que opina lo contrario es porque quiere resaltarse nada más.

  5. Chichipio dice:

    Que fotos por favor!!!! Hermosa la chata. Tuve la suerte de verla en Madrid. Es imponente.

  6. Fangito dice:

    Que lindo ver la marca en el lugar que corresponde. Tuve una biturbo 84 y fue el peor auto que tuve.

  7. Georgie dice:

    Buenísima la nota y ahora un tirón de orejas para dos personas: el escriba y Renato (nos seguimos en Twitter…) para que la próxima vez que pisen Rosario se vengan a casa a comer un asado…

  8. Wooo... dice:

    Muy linda nota.
    Me dieron ganas de ir a Italpast y tener una Riva.

  9. Otro Usuario dice:

    Me hiciste acordar, existe una versión del Fiat 500 RIVA, color azul (Riva) tapizados blancos de cuero (Riva) y techo corredizo total azul (Riva), interior con apliques de madera (Riva).

  10. Bilardista dice:

    Hermoso SUV. Que lápiz tienen estos tanos vió? Que grande el Richard Gere argento que asoma en la foto. Usted va mas allá de lo necesario!

  11. Seba73 dice:

    Es perfecta. La Cayenne no tiene chances en diseño frente a esta bestia hermosa. El diseño italiano siempre va a ser el numero 1 para mis ojos.
    La compraría con gusto.

  12. Frederick dice:

    Tegno debilidad por Maserati, pero a mi gusto, las opticas se ven casi coreanas y la sacan un poco de estilo

  13. jimih dice:

    Este tipo de publicaciones me encanta, sale a relucir la escritura por sobre los datos objetivos/subjetivos.
    Parrafo aparte, las fotos. No pueden ser mejor el trabajo del fotografo, te llevan a otra dimension con sus fotos. Felicitaciones.

    En cuanto al levante, siempre es raro este segmento. Quizas por la costumbre a ver superdeportivos de estas marcas toda mi vida. Quizas porque aun no me acustumbre a la”moda” (mal llamada, porque no es pasajero, sino que llego para quedarse) de las SUV.
    De lo que no se puede discutir, es de la calidad de sus productos. Estan en todos los detalles y eso los pone a la altura que el comprador del segmento pretende. Sin lugar a dudas.

    Saludos.

  14. mirageiiiea dice:

    Comentario con intención de sumar: el artículo está bueno, pero a mi entender le faltan detalles. Es decir, la mayoría de quienes visitamos la página no tendremos la posibilidad de manejar o conocer en profundidad el auto, y en ese orden de ideas, estaría bueno que nos contaras más detalles, aquellas cosas que seguramente no encontraré en mi Fiesta o en mi Kuga. Muy buenas las fotos.

    • CC dice:

      Mira: Es cierto.
      No es una crítica convencional de Autoblog, con todos los detalles y comparaciones dentro del segmento.
      Como dice al comienzo de la nota, fue una nota redactada para la Revista Miura, que tiene ese estilo.
      Gracias por tu aporte!

  15. lancista dice:

    Para ser un auto que presume del diseño italiano, a mi entender es bastante pobre en ese aspecto, de tres cuartos trasero es igual a una SUV de Infiniti…, diseño italiano es otra cosa, esto es un diseño en general generico, con emblemas y demas detalles de una marca mitica.

  16. Hugo22 dice:

    Me encanta, me encanta,me encanta!!!lástima 6 palitos!!está lejos, lejos, lejos….
    Perfecta es la palabra….No se le puede encontrar un defecto, el que lo encuentre seguramente se va a equivocar.

  17. Hugo22 dice:

    ¿Una SUV en una pista? Sí, claro. La Levante es enorme, pero tiene chasis y prestaciones de auto sport. Los frenos, por suerte, también están a la altura de la exigencia….. me quedé con esta frase. si y además sirve para algo de offroad, jee!!!

  18. JuanF dice:

    El fanatismo me puede, así que no voy a decir nada del Tridente que no haya dicho 300.000 beces antes, en esta nota, a parte de la pluma del editor, la fotografía descolla, tendrían que formar parte del arte de los catálogos y posters de los showroom de la marca, aplausos de pie para Rafa, sobresale el paso de un verdadero artista.

  19. Simplemente hermosa y ese interior es asquerosamente elegante y se nota que tiene una altísima calidad.
    En comparación con la Cayenne, puede ser que la calidad de terminacion interior este un pelin por debajo, pero nada más que eso. Ahora en diseño exterior y motores, le pasa el trapo y el lampazo..

  20. Emanuel dice:

    Un vehículo tano tiene que tener ese adn típico del norte de Italia en diseño que es su principal virtud y que lo destaca por sobre los demás. En este caso, no me llena. Podría pasar tranquilamente por un Ghibli levantado. Eso si, le destaco su belleza, no en su parte trasera (corriente, normal). De las tantas virtudes, le veo el sonido, performance e interior. Un posible defecto personal, no tiene un sistema awd a la altura de la competencia (no pido reductora ni bloqueo, pero tampoco un awd básico, es un Maserati).

    Creo que por el segmento, la ubicaría así:

    Competencia mas directa: Cayenne S
    Contendientes por exclusividad: Bentayga (quizás Velar)
    Posibles rivales en performance: X5 50i y Gle 43
    Otros adversarios del segmento: Q7, Lexus RX e Infiniti QX70 (esta muy muy similar en estética, sospechoso)

    En fin, es un Maserati, palabra mayor.

  21. Reichstag dice:

    Buena intro que nos hace viajar a nuestro Maserati. Tan increible la bici Maserati, como este SUV Maserati. Increible, dije. No impresionante. En los 70 me sedujo del escaparate de don Zapata, en el salon Bagatelle de artículos escolares, que también vendia Majorette y Tomica, un ejemplar Maserati Merak de la coleccionable japonesa Tomica, del 76, que aún conservo y se entrevera dignamente con los Teslas de última hornada de la yankee Hotwheels. Luego ya en los 80 un vecino compró un Maserati Biturbo coupé, 1985, de los pocos en sudamérica. Algo así como la BMWE30 de Maserati, porque seguía esa onda de lineas cuadradas. Hoy está con 180.000km lo cual testimonia que fue muy disfrutado. Welker (no se rian de los nombres uruguayos) lo tuvo hasta hace poco y para que tengan una idea, con ese kilometraje se vendió en 25.000 dolares, un precio accesible. Aún rueda por las calles de Montevideo, en su color original (champagne).

    El final de Rafa me hizo acordar a las maniobras que hacía el avion buscando pista en el aeropuerto de Katmandú, Nepal, esquivando las nubes (que no eran de humo), en zig-zag 3D para no perder visibilidad entre la montaña y así encontrar la pista, en uno de los aeropuertos más peligrosos del planeta geolocalizado en las faldas de los montes del Himalaya. Asi que hemos viajado en el espacio y en el tiempo, con esta fantástica nota. Siempre con Maserati como Norte. Que hemos descubierto, estaba más cerca de nosotros de lo que pensábamos.

  22. Burlington dice:

    Excelente relato! a mi me resulta hermosa la camioneta, y siempre tuve simpatia por Maserati, tuve la suerte de tener por una semana un Ghibli y me genero una gran decepcion.. detalles de calidad increibles, y extremadamente ruidosos los plasticos. Fui a ver la Levante con un amigo que tenia intenciones de comprarla (no en Argentina) y se percibe mejor que el Ghibli. A mi me encanto, mi amigo termino comprando una Stelvio.

  23. Pato dice:

    Tengo un amor profundo por los autos italianos, a pesar de que en general, la parte trasera de los Maserati me deja gusto a poco, siempre a nivel “Bestias hermosas” obvio.

    Me parece bárbaro el espacio para criticar esta belleza, si me sobrara la plata, iría por una Stelvio, si ya directamente sería una locura de plata lo que me sobra, vería a esta Maserati, je.

    CC, perdoname por la tontería que te estoy a punto de decirte, pero el Cirque no es francés, es Canadiense (de Quebec, por eso está en francés).

  24. Pablo Fernández dice:

    “La calidad de los materiales”, el diseñador dijo eso, ¿no se le fue un poco la mano?, digo por lo que leo (en persona no tengo la mas pu.. idea) de que los tanos si tienen no tienen algo -por lo menos al nivel de otros de la competencia- es confiabildad, con lo cual la calidad podría ser menor de la esperada -repito, dentro de su segmento-.
    Estéticamente no me gusta.. no hay casi suv que me guste, y estos botes de 5m ni hablar, tienen una proporciones horribles.
    Muy buena la nota, la historia de la bici estuvo genial, y por poco se prenden fuego para hacer las fotos 😛

  25. Johnny1976 dice:

    Muy buenas las fotos Autoblog! A la altura de los mejores sitios web sobre vehículos del primer mundo!!

  26. Sevillano dice:

    Me parece un Quattroporte al cual le haya picado un enjambre de avispas.
    Sé que debe ser complicado diseñar un SUV armonioso, pero podrían aprender unas cuantas cosas de Jaguar y su i-Pace, para mi gusto le da unas cuantas lecciones de diseño. Los ingleses han hecho también los coches más bellos del mundo.

  27. Brembo86 dice:

    Innecesaria, me gusta pero jamás la compraría.

  28. SinESP dice:

    Pagaría por una vuelta en un bicho de estos, un sueño!
    Párrafo aparte para la nota de CC, sin dudas cada vez que leo este tipo de críticas me replanteo seguir estudiando economía y volcarme al periodismo.

  29. HORAMY dice:

    Muy buenas fotos !! Acá hay una versión de 85000€ Diésel – V6 3.0 turbo, 275 caballos y 600 nm de par. Esa de donde saca ese motor? Alguien sabe?

  30. smagra dice:

    Que lindos son todos los Maserati

  31. Carpe diem dice:

    Estoy en Barcelona y ayer vi en un mosquito que llevaba tan sólo 3 autos : maserati ghibli , quattroporte, Levante los 3 negros..Nada más.

  32. silviop dice:

    Hermoso el relato, melancolico y con un dejo denostalgia por el tiempo de la niñez. El mismo dejo de nostalgia que me invade el alma el corazón y la mente cuando veo a la mitica Maserati convertida en este engendro que no sequien las inventó de las llamadas SUV´s. El titulo de la nota podría ser ” DE COMO LA SUV ARRUINA CUALQUIER DISEÑO, POR MÁS MASERATI QUE SEA”

  33. Sylar77 dice:

    Me parece hermosa, lástima que jamás podré acceder a una

  34. Dduraznito dice:

    Cirque du Soleil es canadiense, no francés.

  35. Roberto dice:

    Si no tengo levante con el auto me devuelven el Dinero??

  36. Santy_22 dice:

    Pero que tremendas fotos! Muy buenas realmente. Felicitaciones!

  37. Asolarin dice:

    Realmente es bonita, y creo que una de las referentes del segmento. Aunque la competencia viene reñida… creo que a esta tanta, le doy el visto bueno.

  38. Juan A C dice:

    Muy buena nota, y fotos. Una lectura muy entretenida.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario