Tandil: un viaje al temible Nürburgring argentino

“Era un circuito difícil y peligroso. En la Bajada de Belén, se te paraba el corazón. Siempre pensaba que ahí se iba terminar mi carrera deportiva. Me bajaba del auto temblando”. Así recuerda Juan María Traverso al circuito semipermanente de Tandil. Tenía 32,2 kilómetros de extensión y le decían “el Nürburgring argentino”.

El Turismo Carretera corrió ahí entre 1977 y 1992. Lo prohibieron por ser demasiado peligroso. Fue escenario de muchos accidentes y ahí falleció el piloto Octavio Justo Suárez, en 1984. Hasta un tipo como Traverso -seis veces campeón de TC y siete de TC2000– reconoce que en Tandil se moría de miedo.

El “Infierno de Tandil” era una combinación de rectas muy veloces, con los desniveles propios de las sierras, encadenados por curvas complicadas. A su lado, el “Infierno Verde” alemán que le cedió su apodo parece chiquito: tiene 20,8 kilómetros de extensión. La diferencia es que Nürbugring todavía existe. Los rastros del semipermanente de Tandil, en cambio, están sepultados bajo la tierra y la basura.

En septiembre de 2015, manejé en Nürburgring un Mercedes-AMG (leer nota). Por eso, cuando me prestaron por una semana otro Mercedes-AMG, quise ver qué había ocurrido con el Nürburgring argentino.

***

Son las nueve de la mañana de un sábado y, en la Ruta 3, hay mucha niebla. Son bloques intermitentes de nubes espesas y grises, apoyadas sobre la llanura pampeana. La señal del teléfono también es intermitente. Así y todo, consigo vía Bluetooth hablar con Pistola.

Siempre digo que tengo mucha suerte. Logré que mis dos grandes pasiones, los autos y el periodismo, se hayan convertido en mi trabajo. Más suerte aún: uno de los ídolos de mi infancia, Ricardo “Pistola” Delgado, me considera su colega y me atiende el teléfono cada vez que lo llamo para hacerle una consulta.

La noche anterior estuvimos juntos en un evento, tomando un rico champagne pagado por un bolsillo que no fue el nuestro. Yo me fui a dormir temprano, porque quería salir a la ruta antes del amanecer. Pero Pistola me cuenta que, cuando llegó a su casa, descorchó otra botella de espumante que encontró en la heladera: “Vos sabés: es difícil irse a dormir con el pico caliente”.

Ricardo es un erudito de los autos. Un decano del periodismo. Y tiene una ordenada cultura alcohólica. Pistola es todo lo que quiero ser cuando sea grande.

A las nueve de la mañana de un sábado, Delgado suena a través de los parlantes Burmester con su voz sobria de Quijote de las redacciones. Fue director de Parabrisas y  redactor estrella de Parabrisas Corsa, en aquellos tiempos remotos cuando una revista de autos podía vender hasta 100 mil ejemplares en un mes. Hoy es el responsable del muy recomendable V8Project.

“Los pilotos de esa época estaban todos locos. El automovilismo siempre fue un deporte apasionante, pero peligrosísimo. Y, en esa época, había que ser un delirante para subirse a esos autos. El semipermanente de Tandil se inauguró justo en el momento más temible de las carreras: los autos eran más veloces que nunca, pero todavía no existían las medidas de seguridad que se conocen hoy. A cada rato había una tragedia”, cuenta Delgado.

En la primera mitad del Siglo XX, el Turismo Carretera fue una categoría de largas rectas, mucha velocidad y pocas curvas. Se corría en circuitos en forma de triángulo. Se llamaban semipermanentes, porque se tomaban tramos de rutas convencionales. Durante el fin de semana de la carrera, se cerraban el tránsito y así se improvisaban autódromos en cualquier rincón del país. Los TC viajaban a 250 km/h sobre el mismo asfalto que, el día anterior, había aplastado un camión con toneladas de cereales.

En los Triángulos del TC, lo único que importaba era la potencia. Y las agallas del piloto para acelerar a fondo en esas cafeteras de ocho o seis cilindros. Cuando se llegaba al final de una de esas rectas, se clavaban los frenos hasta derretirlos. Las curvas se tomaban a baja velocidad. Esos autos no doblaban bien. Sólo aceleraban.

En Tandil, el primer semipermanente fue un triángulo de 47,8 kilómetros. Rodeaba por completo a la ciudad y no tenía curvas importantes. Sólo largas rectas, conectadas por giros lentos, a 90 grados.

Por eso, cuando el 11 de diciembre de 1977 se inauguró el semipermanente de 32 kilómetros, fue toda una novedad para la categoría. Tenía curvas de diferentes radios y contracurvas. Subidas y bajadas. Giros en pendiente. Y, también, conservaba algunas rectas muy largas, del trazado antiguo.

“Se convirtió en el circuito más respetado por todos los pilotos”, sigue Delgado. “Ahí sólo descollaban los que manejaban de verdad: Roberto Mouras, Pincho Castellano, Traverso. También era el lugar donde brillaban los autos de los mejores preparadores: los Ford de Miguel Herceg, los Chevrolet de Pedro Campo y los Torino, siempre con una manito de Oreste Berta.

***

La mayor tragedia de Tandil fue la muerte de Octavio Justo Suárez. Ocurrió el 23 de septiembre de 1984. Corría en un equipo familiar, conocido como “Los Suárez”. En esa época, en los TC se viajaba con acompañante. Era parte del folklore de la categoría. En los inicios, el copiloto era mecánico y navegante. Pero, en los tiempos de los semipermanentes, cuando los circuitos tenían recorridos más cortos, sólo cumplían una función de lastre.

Los hermanos Octavio y Pedro Suárez corrían con una coupé Dodge GTX. Y llegaron a Tandil justo después de ganar la carrera anterior, en Santiago del Estero. Al parecer, Octavio presintió algo. Le propuso a Pedro alternarse como pilotos, pero ya no correr más los dos juntos dentro del mismo auto. “Las carreras se volvieron muy peligrosas. Si algo le pasa a uno, el otro se va tener que hacer cargo de la familia y los negocios”, recuerda Pedro, que Octavio le dijo al llegar a Tandil.

Los TC de esa época ya utilizaban el recurso de los diseños aerodinámicos, para vencer la resistencia del viento. Pero tenían un defecto: eran muy altos. El elevado despeje del suelo era necesario para no tocar abajo en esas rutas, que estaban muy lejos de tener un asfalto perfecto. El infierno más temido por todos era este: embolsar aire bajo el auto y salir volando a más de 200 km/h.

Eso fue lo que le pasó a Suárez, en la recta de la Ruta Provincial 74. Venía a fondo, protegido del viento por un monte de árboles pegados a la ruta. Pero, al llegar a un claro, una racha le pegó de costado y la Dodge despegó del suelo. Dio varios tumbos en la banquina. El auto se prendió fuego. Octavio Justo Suárez no pudo escapar.

A raíz de ese y otros accidentes, se construyeron varias chicanas en el semipermanente de Tandil: apéndices de asfalto con forma de medialuna, que era obligatorio transitar durante la carrera, para bajar el promedio de velocidad. Estaban en las zonas más rápidas y obligaban a todos los autos a clavar los frenos, bajar varios cambios y transitar la chicana con lentitud.

Sin embargo, las ocho chicanas de Tandil se convirtieron en los nuevos sectores clave del circuito, donde los más habilidosos también sacaban ventaja: Roberto Mouras las hacía casi a fondo, derrapando con sus Chevrolet y Dodge (aunque más de una vez terminó contra los árboles).

***

Las chicanas de Tandil eran ocho en total y sólo algunas de ellas sobreviven hasta hoy. Unas  fueron tapadas por la tierra de los años. Otras quedaron cubiertas por pastos. Una se convirtió en un basurero a cielo abierto. Y, la más cercana al centro de la ciudad -de manera insólita-, se transformó en el “drive in” de una cabaña turística: la vieja chicana del TC es el caminito de ingreso a su estacionamiento.

Las Viboritas de Don Bosco, el tramo más trabado y técnico del circuito, hoy es parte del circuito favorito de runners y ciclistas. Y la Bajada de la Quinta Belén -el temible tobogán que desembocaba en el centro de la ciudad, donde más de un TC levantaba vuelo- hoy está rodeado de pintorescas casas de té.

“Para el que no vivió esa época del TC es difícil comprender lo que generaban estas carreras en cada pueblo que visitaban”, me contó Delgado.

“En Tandil, se paraba la ciudad. En la Bajada de Belén se juntaba una multitud de espectadores. Era el asado, los amigos, la familia y esos locos que volaban con sus autos. El automovilismo actual no genera ni por asomo la pasión que despertaba en aquella época. Los avances en la seguridad terminaron con las muertes en las carreras, pero también con gran parte de ese morbo del espectador, que iba hasta el borde de la ruta para ver cómo un grupo de delirantes se jugaba la vida en cada curva”, agregó.

“Hoy quedan pocas carreras de ese tipo. Por ejemplo, a mí me apasiona la aventura del Rally Dakar y la demencia de los tipos que corren el Tourist Trophy en la Isla de Man. Las carreras son un mundo maravilloso y apasionante. Pero también son peligrosísimas. Esa era la combinación que ofrecía Tandil. Era un circuito espectacular, pero también infernal”, completó Pistola.

La señal se pierde en el camino. Igual que los últimos rastros del Nürburgring de Tandil. Recorrerlos e identificarlos fue un trabajo de arqueología automotriz.

Había una vez un circuito, donde hasta el Flaco Traverso se moría de miedo.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Asesor Pirincho & Lucho
Imágenes históricas: El Sacapuntas 
Agradecimientos: Juan María Traverso, Ricardo “Pistola” Delgado (V8Project) y Mercedes-Benz Argentina.
Gentileza: Posada El Molino 

***

El circuito semipermanente de Tandil tenía 32,2 kilómetros de extensión.

Bajada de Belén: el Turismo Carretera corrió ahí entre 1977 y 1992. Le decían “el Nürburgring argentino”.

Era un trazado veloz, técnico y peligroso. Construyeron ocho chicanas para bajar el promedio de velocidad. Pero no alcanzó y lo abandonaron.

El trazado recorre parte de la ciudad de Tandil e incluye a las Rutas Provinciales 74 y 30.

Lo recorrimos con un Mercedes-AMG C 63 S de 510 caballos de potencia.

La largada y el Parque Cerrado estaban sobre la Avenida Saavedra Lamas.

La línea de meta la marcaba este mapa de la provincia de Buenos Aires, delineado con adoquines provenientes de las canteras de Tandil.

Recta veloz, con leve curva en bajada hacia la izquierda. Casi ciega, por la cercanía de los árboles.

Ingreso a Las Viboritas de Don Bosco, tres curvas entrelazadas: primero en subida, después en bajada, también ciegas.

Atrás, las Viboritas y las sierras. Acceso a la Ruta Provincial 74. Curva conocida como Paraje El Gallo.

Chicana del Paraje Los Mimbres. La tierra casi tapó por completo al asfalto.

El monolito marca el lugar del accidente fatal de Octavio Justo Suárez.

Se convirtió en un santuario, rodeado de objetos religiosos.

Segunda chicana en la RP74, construida luego de la muerte de Suárez.

Cruce de Scarminacci, que une la RP74 con la RP30.

Primera chicana sobre la RP30, hoy convertida en un basural a cielo abierto.

Segunda chicana sobre la RP30, invadida por los pastizales.

Punto de reunión del público: la Escuela Agrotécnica Doctor Ramón Santamarina.

Paraje La Porteña. Empalme de la RP30 con la Avenida Estrada. Este tramo se utilizaba en las viejas carreras de TC previas al semipermanente. Aquí murió el piloto Juan Facchini, en 1965.

Curva de la Cantera Montecristo. Punto más elevado del circuito.

La ciudad de Tandil, allá abajo. Aquí comienza el largo y vertiginoso descenso del circuito.

Entre tobogán y tobogán, alguna chicana para bajar el promedio de velocidad. Esta se encuentra frente al acceso a El Centinela.

La famosa Bajada de la Quinta de Belén. Acá se congregaba la mayoría del público. Hoy es un paseo rodeado de casas de té.

La rotonda de Marchini. Aún hoy es una curva peligrosa. Más de un auto se incrustó contra las paredes de ladrillo de la construcción que se ve al fondo (hoy una popular parrilla tandilense).

Curva de la Quinta del Banco Provincia.

Última chicana antes de la recta de largada. Hoy es el drive-in de unas cabañas turísticas.

Nada más argentino que el TC.

Gracias a la gente de Tandil y a la Posada El Molino.

***

ADEMÁS
En el Twitter de @Autoblogcomar

184 Comentarios

  1. Georgie dice:

    Tremenda nota y es una suerte tener de amigo a Ricardo Delgado. Correr en el semipermanente de Tandil era una en una época donde las carreras de autos de casi todas las categorías te erizaban la piel.

    • ernestox dice:

      re linda nota. Coincido

    • controsterzo dice:

      Muy buena nota y los testimonios de los referentes de la época, como “Pistolita”.

      Me quedo pensando con las causas detrás de ese accidente de Suarez. Y tiendo a pensar que esos autos no tenían ningún estudio serio de aerodinámica, por más que la trompas “redondeadas” redujeran el Cx unos cuántos puntos. Se me ocurre que tenían un serio problema de fuerza ascencional (lo opuesto a la carga aerodinámica), caso contrario no podés despegar del piso, por más rápido que vengas y viento lateral que te agarre…

      Ya hacia fines de los 70 y principios de los 80 se sabía bastante sobre este tema, pero es evidente que esos TC eran muy rudimentarios en cuanto a aerodinámica y tenida direccional arriba de los 230 km/h…

      • Autazo dice:

        Los pilotos de la época aclaran sobre la incidencia de los montes que había en costados del largo tramo de la ruta 74. Al salir de un monte se produce aparentemente el accidente, perdiendo el auto algún tipo de carga, o ligando un viento fuerte de costado o ambas cosas a la vez, (perdón porque no soy conocedor del tema, solo repito algunas declaraciones que he leído y/o escuchado).

  2. Juancho dice:

    “Había una vez un circuito, donde hasta el Flaco Traverso se moría de miedo.”
    Pufff… Gran cierre. Hermosas historias

  3. Asolarin dice:

    Me encantó el relato, y a pesar de no haber vivido esas épocas del TC, puedo imaginar lo que despertaba en el público, al contrario de lo que sucede hoy.
    Tal vez haga falta un poco de picante para revivir el asunto…

    • duende dice:

      El asunto no revive mas. Es un deporte del pasado. A las generaciones jovenes no les interesa como antes. Uno antes se compraba un auto y lo cuidaba y mantenia casi de por vida, y solo lo cambiaba por el modelo nuevo del mismo. Y si no llegabas, ese auto pasaba a ser un objeto de deseo, un sueño permanente.
      Las generaciones de hoy, compran el auto que mas les cierre en la ecuacion precio-utilidad. Y en cuanto sale la oportunidad, lo cambian por cualquier otro modelo. Ya no existe ese sentimiento de pertenencia, ni esa “religion” de levantarse de madrugada para ir a ver una carrera (o pasar todo el finde en el circuito). Hoy los intereses de los jovenes pasan por otro lado. El automovilismo se esta convirtiendo rapidamente en un deporte de “nicho”.

      • zzz dice:

        El automovilismo siempre fue un deporte de nicho porque para empezar es un deporte caro de practicar. Despues esta el tema de que las exigencias de seguridad son ridiculas y vuelven al deporte aburrido visualmente que era lo que podía hacer la mayoria. Identificarse con una marca o un modelo se da menos pero se sigue viendo.

        • duende dice:

          Con “deporte de nicho” no me refiero a los que lo practican, si no a los simpatizantes. Lo de la identificacion de marcas, solo se da, en familias donde un padre o un abuelo les inculcó el fanatismo desde recien nacidos.

      • juanchobmw dice:

        es que justamente (yo, sin ser un jóven, tengo 33 años) veo esa costumbre ya un tanto obsoleta para los tiempos que corren. La oferta de autos que hay hoy en día cubre todos los bolsillos, no es como en ésa época que podías comprar el Fiat 600/2CV como primer auto, luego el Fiat 125/128, etc y Falcon/Polara etc y así ir subiendo. Hoy en día tenés de todo. Ya no hay casamiento con las marcas como antes. Y el deporte, tiene esa cosa que te hace pensar únicamente en Ford, Chevrolet, Dodge, por más que los autos sean chasis tubular, etc etc etc, siempre fue un deporte popular, bien “nacional”, y quizás a muchos les dejó de interesar eso y pasaron a consumir otras categorías. A mí personalmente siempre me llamó más la atención el rally.

      • Frananch dice:

        no comparto. Soy “nuevas generaciones”. Las nuevas generaciones nos gusta igual o mas que otras generaciones. Hay mas informacion incluso. El TC sigue llevando 40 mil personas. Y los que nos gustan los fierros tenemos un auto precio-utilidad, y si se puede se compra, y si no se añora un fierro para cuidar y mimar
        abrazo

        • duende dice:

          el TC no lleva 40 mil personas ni de casualidad. Por algo regalan tantas entradas. Y por otro lado, aunque vayan 40.000 la plata entra por la TV y el rating no acompaña. Por algo será.-

        • netsurferlp dice:

          Duende te equivocaste de categoría el TC se paga no hay entradas regaladas salvo de algunos sponsors en stc2000 regala todas las entradas al igual que el top RACE y a gatas juntan 5000 personas no van ni los fliares de los pilotos a verlos!.

        • AndrewRayel dice:

          Duende, no sos de ver las carreras de TC, no? En Viedma 45 mil personas, en la última de Rafaela más de 50 mil personas. Y si el hecho de que haya entradas de protocolo te parecen una merma, en el futbol también entran barras sin entradas. El circo que, aún hoy en día, mueve el TC es increible.

        • duende dice:

          No soy el unico que ve un futuro “poco alentador” para el automovilismo en argentina
          https://autoblog.com.ar/2016/03/03/rating-del-automovilismo-senor-director-disponga-de-las-camaras/

      • Autazo dice:

        Creo que el asunto fue al revés. Cambió mucho la categoría, sobre todo por no correr más en semipermanentes y quitar motores originales, y de ahí se perdió gente, es decir, esto no se dió por un cambio generacional. Los que vimos TC de los 80 heredamos la pasión de nuestros padres y familia, y el TC de los 80 tenía similitudes varias con el TC que vieron nuestros viejos. Hoy “esto” que se ve por la tele no tiene nada que ver con el TC que vimos. Se perdió el hilo conductor. Esa mezcla de valentía, amateurismo económico y profesionalismo de manejo, sapienza de los preparadores que le sacaban “agua a las piedras” artesanalmente, esfuerzo de las peñas. Hoy se compra todo hecho. En fin. Cambió el producto y cambió el público, pero no a la inversa.

      • Fangio Alter Ego dice:

        Amén! Un sabio duende! Se fue todo a la m…da! Llega un momento que pienso paren estooooo me quiero bajar! Jjjjajaja

      • jebus_crazy dice:

        Pasa que no hay una rivalidad marcada, antes era de Ford, Chevrolet,Torino o Dodge, hoy ya eso murio. Las gastadas que se comio mi viejo porque compro una Chevy, despues en mi adolecencia compre un Taunus y al poco tiempo una F100 (yo soy del chivo aunque parte de mi quiere a Dodge) y me gastaron todos por igual…
        Ir al autodromo de aca e ir a ver pasar los autos sobre el lado del riachuelo (salida del saloto y S del ciervo) cuando ya el viernes sentia el ruido de los motores, sabado era de clavo ir ahi y algun que otro Domingo la sorpresa de ir a ver la carrera (y salir a las 6 de la mañana como tarde)

        Hoy te compras un Toyota(????) Un Kia (wtf) ni hablemos de Fiat (?¿?¿?¿) y asi con todo, tiene en parte mucha razon duende, hasta yo compro auto por lo que me cierra. No conozco nadie que compre un auto Fanatizado por la marca (juancito es la exclusión de lo que digo). Conozco fanas de ford en vw, y fanas del chivo el peugeot.

        Vas a una carrera y stand de motos, provincias y blablabla…antes solo los fanas con sus autos “tocados” y las marcas participantes). Hoy es mas una feria que otra cosa

        Pero la llama siempre esta ahi, al menos para mi, siempre anhelo volver a tener una Dodge RT/GTX o una Serie 2 (como las extraño😪)
        Aunque esta vez compre un auto del que soy hincha (por fin😂)

      • Johnny1976 dice:

        Convengamos que las trasmisiones por TV son malisimas.. cero onda.- En el interior del país tienen en algunos lugares una movida muy muy importante igual…-

  4. xx dice:

    Excelente.
    Me encantan este tipo de notas donde el automovilismo es la excusa para conocer lugares.
    Supongo qué hay gente realmente joven leyendo este texto sin saber que antes el TC se corria en las rutas del país.

    👍 x 500

  5. MarceloLP dice:

    CC: el relato me llevó a mi infancia, en Olavarria…4 días de quinta, pileta, asado y salir corriendo que estaban por pasar los autos!!!! a 50-60 metros de la ruta…hermoso relato y un gran abrazo al Chueco Romero (2do en la última de Tandil)!!!

  6. Kolben dice:

    Por fin, este es el Autoblog que me gusta!
    Excelente nota.

  7. JCH dice:

    Espectacular la nota CC. Realmente en esa época se debe haber podido vivir la verdadera pasión del automovilismo argentino. Los que tenemos la pasión por los fierros y no pudimos vivir esa época, valoramos mucho esas experiencias que nos cuentan los que la vivieron. Al leer me traslado a la época imaginándome de la mejor manera posible lo que debe haber sido, aunque obviamente, no hay como haberlo vivido.

  8. leov dice:

    Qué linda que es Tandil! Viajo cada vez que tengo oportunidad y se disfruta muchísimo. De esas ciudades que uno elegiría para vivir, especiales, como Curitiba o Medellín, encantadoras.

    • lumilo78 dice:

      Es un basural! Lindo Tandil???Jajajajaja . Date una vuevuelta por una pista en serio te vas a mojar entero

    • EmoMKIV dice:

      A usted lo espero cualquier día de la semana señor

    • diegoelpollo dice:

      Sí que es lindo Tandil, y aun más lo que era!!!
      Digo así porque viví casi 8 años desde los 19 a los 27 cuando fui a estudiar en la UNICEN.
      Sin duda me tocó en la mejor etapa de la vida y en el mejor Tandil , ya que recién comenzaba a crecer sobre fines del ’90, había mucha diversión, seguridad y gente muy macanuda.
      Me llevé un montón de amigos y vivencias invaluables que, estoy convencido, solo en Tandil y en esa época se podían vivir.

    • sergiourraco dice:

      soy de tandil y tenes toda la razon.Conozco muchas ciudades e incluso coincido con Borges cuando le preguntaban que tenia de especial una ciudad del interior de la provincia y decia “se parecen hasta en eso de querer diferenciarse”..pero Tandil es especial..su aire, su sierra y sus construcciones..aca se cuida mucho la edificacion aunque ultimamente se a invadido la sierra…
      trabajo en uno de las escuelas privadas de Tandil, es sorprendente como cada vez vienen mas de bs as, la eligen por su cuota (6500 $ un privado de primera) y la tranquilidad, muchas familias prefieren quedarse aca y trabajar en la semana y volver el finde…
      es hermoso tandil!

  9. Mosco dice:

    Excelente redacción, Me llevó a mi infancia cuando mi viejo me llevó en un 504 y me contaba las historias de cuando viajaban por todos lados en el motorhome de un amigo (el único que podía bancar un motorhome), y siempre expresando su nostalgia de cuando iban tempranito, con el asado por hacerse, a la chicana del circuito semipermanente de Monte, mi pueblo, sobre la ruta 41.
    Por eso quedé hincha de chevrolet, porque ya no está el toro para hacerle el aguante.
    CC te vas al car-ajo.

  10. tano02 dice:

    Hermosa Nota, espero que hayas podido disfrutar los caminos y los embutidos.
    El Mercedes salvo la ¨tablet¨, un sueño.

    CC: casi al final de la nota donde dice Rally Daka debería ser Dakar.

  11. Seba73 dice:

    Excelente nota!! Muy interesante la historia. Me llevo a mirar un poco con maps y jugar con el street view.

    • Seba73 dice:

      Por cierto, que bueno esta el mercedes!! Las fotos son fantásticas, mis felicitaciones al/los fotografo/s

    • lumilo78 dice:

      Los argentos vivimos del pasado.No queda otra

      • Pablo dice:

        Ya entendimos lumilo!
        Igual te sugiero que no olvides nada pasado.
        Recordar y aprender del pasado y vivir en el presente hacen que crezcas.
        No te subas a la moda de repetir q lo único válido es el presente. Claro q lo único q existe es el presente, pero el pasado también existió y es muy placentero a veces recordarlo. Además, a veces te evita un psicólogo.

      • MarceloLP dice:

        pffffffff…lumilo78, para mucha gente, no hay nada mas lindo que juntarse con amigos y/o gente que ha caminado la calle y pasar horas y horas hablando, contando anécdotas, recuerdos, otros tiempos….el valor de la palabra y los momentos es lo unico que tenemos…el resto es futurología…

      • Seba73 dice:

        Vivir del pasado?? No tiene nada de malo recordar el pasado. El tema es cuando ese pasado carcome el presente y no te permite avanzar. Mirar zonas de un viejo circuito en street view me parece mas bien curiosidad que rememorar el pasado pero bueno.

  12. fede79 dice:

    Hace unos años fui a ver TC 2000 al autodromo. Terriblemente aburrido.

  13. Ceesars dice:

    La gente joven aprendemos cada cosa nueva con CC y la gente mayor!

  14. Autazo dice:

    Se me pianta un lagrimón. Que lindo haberlo vivido. Una sola corrección al editor, la que aparece en la foto como la última chicana, no lo es. La última chicana es, ahora, otra “entrada de cabaña” pero más cerca de boxes. Para graficar lo que digo, vean el final Angeletti-Castellano del 89 cuando Pupi llega en 3 ruedas. Ahí aparece en primer plano.

    • Autazo dice:

      Era también, la chicana más mejor realizada y más grande del circuito. Ignoro si fue la primera y original, pero creería que si.

      • EmilianoSP dice:

        Esa final con el Fairlane y el Falcon fue tremenda, saliendo campeon el Pincho.

        • Autazo dice:

          Si EmilianoSP, ese día Angeletti recorrió 17 kilómetros casi sin cubierta delantera derecha. Cuando pasó por Belén donde estaba yo, tenía algunos pedazos sueltos de caucho que le destruyeron la trompa de ese lado. Pero la velocidad era impresionante igual. Yo tomé nota del excelente trabajo del chasista, el auto ni se movía e iba con 3 cubiertas!

        • Georgie dice:

          Si, en esa época me gustaba más el TC…

        • EmilianoSP dice:

          Pupi era un loco como todos los demas, pero no tenian miedo si pasaba algo como pinchar. Lo asumian, no se quejaban. Eso despertaba en la gente, entre otras tantas cosas, el fervor de saber que iba a haber espectaculo. La musica, la accesibilidad a todo el parque, la camaraderia. Eso llamaba la atencion.
          El año pasado fui a ver los 200km de STC2000 al Galvez y, aun pagando Boxes, no tenes acceso a nada. Eso y otras cosas hacen que un fanatico se pudra.

        • Autazo dice:

          Eran gente común, pero no tenían nada de común al mismo tiempo. En boxes, o en parque cerrado, pasabas y mirabas los autos. Los pilotos totalmente integrados con los espectadores. En la pista se tiraban los autos, acertaban y erraban, pero ni un reproche abajo. Se entregaban 100% a la pista y “daban el espectáculo”. Eran de espíritu amateur y de manejo profesional. Muchos con cualidades superlativas de manejo. Otros tiempos.

    • Bruce dice:

      La encontré, creo. Es la de la intersección entre Av. Don Bosco y la calle Ecuador?
      ví el video de ese final, tremendo!

  15. Hugo22 dice:

    Debe ser lindo hacer ese circuito en ese AMG. al mango.va!!…no creo que se pueda hacer taaan al mango no?
    Me acuerdo…Que hermoso era ver pasar esos autos por las rutas , relato del helicóptero de Carburando, con esponsor ANAN de Pergamino , creo que ya no exixste.jee.

  16. Otro Usuario dice:

    CC, la nota tiene un error “cuando sea grande”.

  17. Mauro79 dice:

    E X C E L E N T E N O T A!!!!!!!
    Por notas como esta leo el blog todo los dias!!!!!!!
    Gracias C.C. !!!!!

  18. Bruce dice:

    Muy buen relato Carlos! Estuve en Tandil en febrero, alojado en unas cabañas de la Av. Don Bosco. Mientras veía las fotos seguí las ubicaciones en google maps, de haber conocido la historia lo habría disfrutado aún mas! Hermosa ciudad!

  19. lanus2k dice:

    Muy buena Nota!
    Y que bueno el Mercedes…

    Saludos a todos!

  20. nodoyuna dice:

    Solo le quedo el nombre al Turismo de Carretera, devenido en turismo pista.

  21. EmilianoSP dice:

    Gran nota. Le ponen mucho al blog. Gracias, CC!
    El automovilismo debe ser seguro, pero disminuirle el riesgo a cero lo hizo terriblemente aburrido.
    El piloto antes jugaba un rol importante, tanto como el auto. Y ahi estaba esa gran cuota de gloria.

  22. Frananch dice:

    QUE NOTON CC!!! emocionante en cada línea. Sigo “prendido al alambrado”. Desgraciadamente para mi el TC siempre fue encerrado en un circuito. Solo me quedaron las historias como la tuya y los videos. Gracias por acercar generaciones.

  23. astonmartin dice:

    Gran nota, CC!!!
    De chico vi carreras en los semipermanentes de La Plata y de San Miguel del Monte.
    Eran apasionantes, y era tal cual describe Ricardo Delgado: asado, pasión y algo de morbo.

  24. Autazo dice:

    Perdón, escribo de nuevo porque voy recordando cosas como si fuera otra vez el niño que se aferraba al alambrado para ver pasar esos monstruos del TC. El RUIDO!!! muchachos… el ruido de esos motores tronando entre las sierras, se comenzaban a escuchar unos cuantos kilómetros antes de que aparecieran. Y cuando pasaban, que bárbaro, la gente gritaba, tiraban buzos, remeras, gorros todo para arriba… una FIESTA del automovilismo. Mouras era descomunal en su manejo, acelerando de costado… me vienen a hablar de adherencia. Traverso cambiaba radios de giro en las vivoritas y las enderezaba. Castellano doblaba las curvas como si estuviera de compras por el centro de Tandil con un auto de 1600 kilos y viniendo a casi 270 antes de que pusieran chicanas.

    • MarceloLP dice:

      Exacto!!!!!!!!! eso puse mas arriba cuando escribí que “sentíamos” que estaban por pasar de nuevo!!!!!!!!

      • Autazo dice:

        Si, ni hablar. La belleza de los autos también. Los de punta y los del fondo se esmeraban es decoraciones impresionantes. Era “otra categoría” a lo que es hoy, sin duda.

        • EmilianoSP dice:

          Los autos se armaban en peñas y andaban bastante rapido, solo faltaba agregarles frenos, cubiertas y suspension. Se excedieron mucho, y hoy un auto de TC actual cuesta un parque entero de los de esa epoca. Arruinaron todo.

        • Autazo dice:

          Coincido 100%.

        • MarceloLP dice:

          si…y te encariñabas hasta con las marcas y los colores…Texaco, Plasticor, Isaura, el Oca de JMT…
          el auto del Tolo Doumic con “Duhalde Presidente” jajajaja

        • Autazo dice:

          Si! Satriano era Talleres Carmon, Molykote, y luego Isaura. Mouras con Tandilber, Plasticor, Camperas Alpine Skate, El famoso Masey y Fergusson de MArtínez Boero…

  25. Lea_RLA dice:

    CC, Jajaaa, que casualidad!
    Estuviste en el Molino? estuve ahi un dia antes de que llegues… decime que estuviste en “el Zorzal” y me muero jaja
    Supongo habras renegado un poco con la entrada y la salida (con un Sentra nos tocaba abajo… y eso que dentro de todo es “alto”)

    Por cierto, Excelente nota! nunca supe de la historia del circuito… Casualmente un par de años antes de saber que ahi se corrio el TC filme un video con la camioneta de la familia en la bajada de Belen (solo porque me parecia lindo y creia que era una linda postal)

  26. JuanF dice:

    Muy buena nota CC, hermosa ciudad y hermoso lugar Tandil, cada vez que puedo me escapo para relajar la agitada vida de la Capital. En la posada El Molino fue el primer lugar al que fuimos con mi hoy esposa, cuando compramos nuestro primer auto, que buenas tardecitas de invierno en esas cabañas mirando el valle, y hoy nuestra hija ya es fanática de Tandil también y cada dos semanas me pregunta cuando la llevamos al “campo”…en cualquier momento estamos por allá de nuevo, una vez más…y van…

  27. diego_chaco dice:

    Muy buena nota, espectacular. Lo que mas me gusta son las fotos de antaño. Gracias por compartir. Saludos

  28. smagra dice:

    Excelente nota, excelente historia, y excelente lugar (agrego el excelente mercho que manejabas?).

    Aplausos de pie

  29. Seba Dohr dice:

    Excelente nota! Y también me hizo recordar hermosos tiempos pasados.
    Pensar que si quisieran correr hoy en día en los mismos semipermanentes podrían hacerlo con el mismo asfalto y todo.

  30. Autazo dice:

    La “vuelta previa” (imagínense que no iban a dar una vuelta previa de 32 KM)… era en sentido contrario a la carrera, desde la largada hasta la rotonda del lago y vuelta a la largada.

  31. Adrian Gomez dice:

    Me gustó mucho la nota. Nunca seguí a los autos como deporte, pese a q me encantan. No sabía esto d Tandil, increíble ( sí sė quienes son( o eran) suarez, mouras, traverso, incluso juan galvez, a pesar q para los legos es más famoso su hermano). Da ganas d pasar por Tandil a ver esoso sitios. Debería ser al revės y niurburgring llamarse el Tandil alemán…CC 👍

  32. Brancap87 dice:

    Que buena nota Carlos.
    Me encanta cuando hay turismo con historia y en auto. Bueniiiisima

  33. Medialuna dice:

    Excelente nota, ya hace tiempo que quiero ir a conocer Tandil, ni hablar de robar embutidos.

    Así como compartiste la nota de la Maserati Levante en AAB, ésta es digna de aparecer en MiuraMag como para devolver el favor ja ja

  34. Fernando C. dice:

    Excelente nota! En la Ruta 3 llegando a Monte tambien se puede ver sobre la derecha los rastros de una ex-chicana del Triangulo de Monte, otro semipermanente que se cobro vidas (Cosma-Brizuela)

    • netsurferlp dice:

      Tenía 5 años cuando viví ese suceso y todavía lo recuerdo como si fuera ayer!…. Estábamos enfrente vi todo el accidente. Se estrelló contra una alcantarilla de la entrada de la central eléctrica …previo derrapó y siguio por el pasto de costado hasta que se la dio. Al segundo se convirtió en una bola de fuego!!!

  35. Turbopower dice:

    Que lindos recuerdos de mi infancia y adolescencia, los semipermanentes fueron parte de mi vida, hermosas carreras a las que concurria con mi primo y mi tio Salvador Carmona, uno de los socios de Molycote Argentina y dueño de una de las rectificadoras mas grandes del continente que fue sponsor de grandes como Pairetti hasta el gran corredor de Chivilcoy nuestra ciudad, Emilio Satriano y es verdad habia que tener mucho coraje para subirse a esos autos los cuales hasta mediado de los 90s aun se podian escuchar probandose en la ruta de cada ciudad.

  36. Turbopower dice:

    Los semis dejaron de usarse con las muertes de Mouras y el Pato Morresi.

    • netsurferlp dice:

      Fue el principio del fin primero fueron corriendo en las bases aéreas y algunos circuitos. Y recién en 1997 se corrió la última carrera en un semipermanente que fue en el triángulo del titular.

  37. Maximiliano95 dice:

    Esos eran verdaderos pilotos, no como los miedosos de ahora que le hicieron hacer las chicanas al óvalo de Rafaela…

  38. netsurferlp dice:

    Mal CC el mismo día que publicaste la nota yo dije de la bajada de Belén y el circuito de Tandil hasta puse datos certeros …ni un comentario hiciste y los demás comentaristas se ufanaban de mis comentarios si como no nuburgring argentino, Balcarce, el zonda , san luis cualquier verdura tiraban.El único que tenía la posta era yo.

  39. Reichstag dice:

    Sin dudas que la topografía hace a la emoción de los circuitos. Para quien ve (panorámicas) y para quien conduce (conducirá algo más que la fuerza G lateral: la vertical que hace cosquillas en los estómagos).

    • Reichstag dice:

      A propósito, de chico tendía a vomitar en el asiento trasero. En la época le echábamos la culpa al olor de la tinta de los tapizados, un Opel Rekord aleman con cuero, etc etc. Después supe que tiene que ver con la falta de referencia visual del mundo exterior para un niño que va sucumbido en el asiento trasero. Lo lleva a marearse porque no prevé la sensacion pues no ve la topografía que se aproxima, y el mareo el cerebro lo interpreta como un problema estomacal y provoca el vómito. Luego con los años crecí, comencé a ver para afuera de la ventanilla, a seguir con los ojos antes que con el cuerpo las oscilaciones topográficas, y se me pasó.

      Pero hace poco volvi a sentir esa sensación de vómito. Fue en un viaje de emergencia que debí hacer por una ruta sinuosa, de sierras, a alta velocidad. Como cuando era niño, no era yo el conductor y iba distraido leyendo papeles del trámite que me esperaban para realizar, a 250kms, y antes de las 18hs. Quizás eso desconectaba mi cerebro con la topografía, y me mareaba. Debi bajar las ventanillas y respirar profundo. Como cuando era niño.

    • MarceloLP dice:

      eso es stress…consulte con don Werther..

  40. Codatronca dice:

    Excelente nota, lo único que puedo agrega es que en esa escuela se elaboran excelentes quesos y es una visita muy recomendable para el turista.

  41. Mati1486 dice:

    Que lindo es Tandil, hace un mes estuve con la familia en la Posada El Molino, en la misma cabaña de la foto, es-pec-ta-cu-lar todo, unos genios

  42. jostd dice:

    Mientras se me caen las lágrimas, una duda y una pregunta CC, para mi eran “Hermanos Suarez” y no “Los Suarez” y sin que se entere nadie, a cuanto hiciste la “Bajada de Belén” con semejante aparato?

  43. netsurferlp dice:

    Mi papá mi inculcó el amor de los fierros era el novio de mi mamá por aquel entonces cuando me llevo a ver al TC al borde la ruta 36 tenía apenas 4 años. Me acuerdo pasar la noche en el auto para encontrar el mejor lugar del “circuito” de dónde ver la carrera. La parrilla portátil, la mesa que se partía en 2. La radio para saber quién iba primero, etc. En esa época no se corría como hoy por puestos de corría contra el reloj. Se largaba de a tandas de a dos y de posición parada, cada 10 seg. Podían ir chupados en las interminables rectas y el de atrás venía punteando la carrera. El avión decía uno dos tres TOP por la radio y venía siempre sobrevolando los punteros. Mi papá fanático de Ford y del pincho. A mí me gustaba en pato morresi y Mouras. Sufrí mucho la perdida de los 2 Tal es así que luego de la ida de Morresi mi última carrera que fui a un semipermanente. Deje de ver TC por un largo tiempo recién en 1998 conocí un nuevo ídolo cuando Guillermo le quitó el campeonato a Traverso. Traverso en la década del 80 era tc2000 y era mi ídolo con la fuego y luego el 405. En TC nunca me cayó bien y menos cuando vino a querer tapar el hueco que dejaron mis ídolos de mi infancia.

  44. bni dice:

    En las vibonitas de Don Bosco se pegó un palo sin consecuencias Mouras. Se le desacomodo el auto y se llevó puesto el guardrail. Lo vi. Impresionante ¡¡¡¡

  45. Mashayeloso dice:

    Nürburgring punto turístico para los amantes de los autos y por lo que se ve en las fotos la versión argenta son unas ruinas.

  46. Kolben dice:

    La nota es tan buena, que el Mercedes AMG paso a segundo plano, casi nadie lo nombro jajaja.

  47. DrJekill@MrHyde dice:

    Gran nota, de lo mejor que he leido en el blog ( junto a las de Subarus varios,jeje)…vivi esa epoca del TC ( gran epoca) y carreras en Tandil eran épicas, la del 89 con Angeletti en el Fairlane la mas, pero hubo varias, muchas¡¡¡ y eso de que las nuevas generaciones no se interesan por el automovilismo, no se si es tan así, al menos en mi caso, mi nene de 6 años es fanático de las carreras y de los autos en general, creo que está en nosotros transmitirles la pasión por este deporte, si bien es cierto que ya no se generan las sensaciones que uno vivia en aquella época, ya sea por los circuitos, las medidas de seguridad y tambien, por que no, el “carisma” de los pilotos ( no es lo mismo ver pelear una carrera a Mouras, Castellano, Satriano que a Girolami, Canapino y Urcera, por ejemplo…)

  48. MatiRB dice:

    Ya lo anoto junto a Balcarce y a Lobos como lugares para hacer turismo fierrero

  49. Rangerblanca dice:

    Fascinante nota CC!! Que recuerdos, “adelante adelante el avión Mainero y su 5 4 3 2 1 toptoptop” para tomar la referencia de cual iba primero en la carrera.gracias por el recuerdo!!👏

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario