Crítica: Maserati Levante GTS y Trofeo

Texto y fotos de Renato Tarditti
Director de MiuraMag 

Desde Tokio (Japón) – En marzo de este año, en el Salón de Nueva York, Maserati presentó dos nuevas versiones de su SUV Levante. Se llaman GTS y Trofeo, y la principal novedad en ambas es la incorporación de un motor Ferrari, el mismo que usa la Portofino y que ya montaba la Maserati Gran Turismo.

Como parte del lanzamiento, la exclusiva marca del Tridente organizó una serie de eventos “boutique” alrededor del mundo, para periodistas especializados en autos y algunos de lifestyle. Así, a los europeos les tocó una ruta entre París y Mónaco. Los estadounidenses hicieron un recorrido por los caminos del Napa Valley (California). Para los del resto del mundo –incluida Latinoamérica– el viaje fue a Japón.

De vez en cuando se hace de nuestra medida, coge nuestro paso y saca un conejo de la vieja chistera y uno es feliz como el niño cuando sale de la escuela”, cantaba el Nano Serrat. Sí, a veces pasa. Y yo tuve la inconmensurable suerte de ser uno de los dos representantes de esta parte del mundo. 

La experiencia japonesa –a la que llamaron “Winds of Maserati: a Japanese Tale”, incluyó tres turnos: uno para seis periodistas de Asia-Pacífico; otro para la misma cantidad de japoneses y un último para seis de India, Medio Oriente y América Latina. De resultas que fuimos solo dos hispanoparlantes: una simpatiquísima “influencer” de moda proveniente de Ecuador y un servidor. Fui en representación de la Revista Miura, pero a sabiendas de que había vasos comunicantes con otros prestigiosos medios, incluido por supuesto Autoblog (que tiene prácticamente la primicia, como no podía ser de otra manera).

Japón es el país que más quise conocer en mi vida. Y Tokio, ni hablar: siempre fue mi sueño en términos de turismo urbano, que es mi favorito. Y tengo que decir que mis (altísimas) expectativas fueron ampliamente superadas. Pero no voy a aburrirlos aquí con mis impresiones acerca de la cultura japonesa, porque es algo sobre lo cual el dueño de este sitio ya ha hablado en varias ocasiones, y seguramente lo hará en varias más. Así que pasemos a la Maserati Levante.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Un motor Ferrari, que pasó por el sastre de Maserati. Lo dicho: la gran novedad para las nuevas versiones GTS y Trofeo es el hecho de llevar bajo el capot el mismo motor V8 3.8 biturbo de Ferrari, que usa la Portofino. Bueno, no es exactamente “el mismo”, y ese es un buen punto para empezar a hablar de los nuevos autos, ya que hasta Japón viajó Giovanni Mastra, el ingeniero en jefe de las plantas motrices Maserati y responsable por la “adaptación” del motor.

Entre otras cosas, fueron modificados el diseño del cigüeñal y la posición de la culata. Los dos turbos son nuevos, mientras que las culatas de cilindros fueron rediseñadas con árboles de levas y válvulas específicos: diferentes pistones y nuevas bielas permiten alcanzar los objetivos de potencia máxima. También hay nueva bomba de aceite, una correa auxiliar y un diseño de cableado diferente, que diferencian aún más este tren motriz del que usan en Maranello. El mapeo específico de la calibración del motor también tiene marca registrada de Maserati. Evidentemente, el valor agregado por el Tridente es mucho, y eso explica la cara de pocos amigos del inyenieri ante la pregunta de: “¿Por qué no lleva el logo de Ferrari?”

Finalmente, la potencia es la principal diferencia entre las versiones GTS y Trofeo: para la primera, son 540 cv, y para la segunda esa cifra se eleva a 600. El torque es el mismo: 730 Nm entre las 2500 y las 5000 rpm. ¿Es una animalada para una SUV? Es una animalada para una SUV.

POR FUERA

Y también recibió unos arreglitos en el exterior No cambió mucho: la GTS está prácticamente igual que sus hermanas V6, y los elementos de diseño más distintivos de la Trofeo están en la parte delantera. Hay unas tomas de aire más grandes y un divisor de fibra de carbono, que están declarados como elementos aerodinámicos (más que estéticos), ya que ayudan a administrar el ingreso de aire al motor y mejorar su “respiración”. Lo mismo puede decirse de las dos salidas de aire dispuestas sobre el capot. En la vista lateral se destacan las enormes ruedas de 22 pulgadas y una nueva insignia “Trofeo”, que aparece en el Pilar C.

En términos generales, la Levante sigue siendo –indiscutiblemente- la atractiva SUV que ya conocemos. Se destaca por su imponencia y su postura atlética. Tuvimos el honor de contar con la presencia de Giovanni Ribotta –el cappo de diseño de Maserati–, quien puso mucho énfasis en que el diseño del auto intenta transmitir elegancia y deportividad, dos pilares en el “ethos” de la marca. Para los cánones estéticos clásicos, sigue siendo difícil que un vehículo con un volumen tan masivo resulte “elegante” (si es que asociamos esa palabra a una figura estilizada). Pero la Levante tiene las curvas y redondeces justas como para darse ese toque de “sensualidad”, que se espera de un producto del diseño italiano.

Comparada con la nueva Porsche Cayenne –su punto de referencia obligado– sigue siendo mucho más “sexy”.

POR DENTRO

Estando en Japón, con sus rigurosas normas de conducción, tuve el temor de tener que manejar estas bestias sólo a velocidades moderadas. Máxime, teniendo en cuenta que las sinuosas rutas que íbamos a recorrer eran increíblemente apropiadas para probar las verdaderas capacidades dinámicas del auto. El primer tramo –desde Odawara hasta el almuerzo en un hermoso restorancito al que se dice que solía concurrir el Emperador– fue con la GTS y, más allá de algunas aceleradas trepidantes, fue de lo más tranquilo.

Me sirvió para apreciar las importantes mejoras que estas nuevas versiones tienen con respecto a la versión V6 que ya habíamos probado en Argentina (leer crítica).

El confort y la calidad percibida son excelentes, por no decir fabulosos. Varias de las pequeñas inconsistencias de calidad que habíamos notado desaparecieron casi por completo. Para destacar, por lo superlativo: el delicioso tapizado de cuero natural “Pieno Fiore” y el equipo de sonido Bowers & Wilkins que hace que cualquier playlist suene como en la Scala de Milán. El sistema de infotainment es muy competente, sobre todo la aplicación de guiado por GPS, indispensable para no perderse en las desconocidas rutas japonesas. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que todo lo que mejor que tiene el Grupo FCA está puesto en este auto.

Luego de un encantador almuerzo de Bento Box –una hermosa cajita de madera que contiene una variedad de bocadillos típicamente japoneses–, me tocó manejar la versión Trofeo. En primera instancia es casi imposible notar alguna diferencia con la GTS. Pero las hay.

Luego de un par de altos en la ruta para sacar fotos frente a paisajes de ensueño (el Océano Pacífico de un lado, la silueta del Monte Fuji del otro), paramos en una especie de reagrupamiento propuesto por Filippo Pensotti, el tester oficial que comandaba la caravana, ya que el resto de mis colegas (los tres indios) se habían perdido en el camino y estaban tratando de ubicarlos.

COMPORTAMIENTO

Nos quedaba todavía un tramo de ruta muy sinuoso por la península Izu y, ya que éramos solo dos autos, Filippo me preguntó (en un inglés italianísimo): “Want to push?”. “Oh yeah!”, fue mi respuesta, que en mi cabeza se tradujo como un “y daaaaleeee”.

Filippo arrancó con un ritmo ligerito, y en la medida que me seguía viendo pegado a su cola por los espejitos retrovisores, empezó a poner un poco más de ímpetu. Todo el tiempo a velocidades seguras –según su experto criterio–, pero lo suficiente como para ir entendiendo las capacidades dinámicas del auto. El comportamiento de la Levante Trofeo, de más de dos toneladas y un centro de gravedad bastante alto, es impresionante. Se mueve con una agilidad y una firmeza dignas de un sedán deportivo, incluso en el modo “Normal”, que es el que venía seteado a esa altura del trayecto.

El rolido era casi nulo y el vehículo copiaba con muchísima precisión cada mínimo gesto del volante. Había potencia para sobrepasos de sobra (una obviedad) y unos frenos –Brembo– superlativos. Lo que más me llamó la atención, al menos aferrado al volante, fue la poca sensación de desplazamiento de masas, típica de los SUV, por más deportivos que se pretendan. Creo que la sensación no era la misma para mi acompañante –la influencer ecuatoriana– cuyo bronceado natural iba dando paso un tono levemente blanquecino. Pero nada para preocuparse, por el momento.

En un par de tramos prefijados –particularmente despejados– aceleramos de verdad. Era el momento de aplicar el modo Corsa (exclusivo de la versión Trofeo), salteando el modo Sport que ya había probado para algunas aceleraciones post-peaje con la GTS. Ahora sí, la Levante se convierte en un misil teledirigido. El delicioso ronroneo sordo del V8 pasa a ser un rugido gutural, y el auto sale disparado ante la más mínima presión del acelerador.

Pero lo más impresionante es cómo se agarra al piso. En este modo, las suspensiones bajan neumáticamente 35 mm y se ponen considerablemente más firmes. Las Continental 265/35 (adelante) y 295/30 hacen su trabajo con una adherencia impresionante: lo suficiente como para sentirse muy seguro tomando las cerradas curvas cerradas a buena velocidad y lo suficiente para subirme la adrenalina a niveles “Gran Turismo”.

Según el Google Translator, “diversión total” se escribe ダイバージョントータル en japonés. Bueno, eso.

Insisto: es impresionante estar manejando relativamente tan alto y sentirte tan aferrado al piso, con una dirección tan directa. Pero, evidentemente, no es la misma sensación que siente un pasajero: a esta altura, mi compañera ya estaba evidenciando algunos tonos verdosos en su rostro y realmente temí que el contenido de su Bento Box terminara adornando el exquisito tapizado Pieno Fiore. Por suerte para ella, el tramo de máxima diversión terminó rápido y volvimos a un paso razonable.

La única decepción fue que, después de haber andado con la Levante en modo Corsa por los alrededores del Monte Fuji, la vuelta a Tokio a 300 km/h en el Shinkansen (el famoso “Tren Bala”, otro de mis sueños desde la infancia) fue bastante menos emocionante que a la ida.

CONCLUSIÓN

¿Quo vadis, Maserati? Con experiencias “exóticas” y exclusivísimas como esta, Maserati nos está queriendo decir que es una marca realmente especial. Que incluso dentro del terreno de los autos de alta gama, es distinta. Una suerte de “mensaje” a su archirrival, la Porsche Cayenne, que a pesar de sus extraordinarias cualidades, es percibida como un auto más “normal”.

Por eso, aún estando en el mismo rango de precios (de 90 mil a 170 mil euros en Europa, aproximadamente), el target de la Levante –y de Maserati en general– apunta mucho más a las emociones caprichosas que despiertan el “lujo”, que a la racionalidad aspiracional de los productos “premium”.

Pero esta estrategia no está exenta de dificultades y desafíos. El finado Sergio Marchionne (Q.E.P.D.) había anunciado hace cinco años un objetivo de ventas globales para el Tridente de 70.000 unidades anuales. En 2017 arañó las 50.000, lo cual no está nada mal (sobre todo considerando que para Alfa Romeo se habían previsto unas 400.000 para este momento, y a duras penas pasa las 100.000). El tema es que ese ambicioso volumen de ventas ubica a la marca más en la zona “premium” que en la de “lujo”.

Y, aunque parezca paradójico, el público premium es bastante más exigente con respecto a ciertas cuestiones vinculadas a la fiabilidad y la calidad que el comprador de lujo. Este último se mueve mayormente por emociones (o caprichos) y con tal de obtenerlas está dispuesto a tolerar inconsistencias que un comprador premium –más racional, si se quiere– no soportaría.

El problema es que los alemanes llevaron la vara a la estratósfera, y tienen mucha plata para sostenerla. El desafío de Maserati es estar a esa altura, con recursos bastante menores.

Mi experiencia con las Levante Trofeo y GTS en Japón me dice que les sobra la talla para el desafío. Pero yo no soy un potencial comprador de la marca. Soy sólo un muchacho que cumplió uno de los sueños de su vida.

R.T.

***

Así nos esperaban a la salida de la estación del Shinkansen (Tren Bala) para llevarnos hasta donde estaban las Levante.

La Levante luce bien desde todos los ángulos.

Renato Tarditti, director de MiuraMag, con la Levante GTS y un paisaje espectacular.

“Bento Box” le dicen a estas cajitas de madera llenas de delicias de la cocina tradicional japonesa.

Antes de salir al test drive, un monje japonés hizo una ceremonia para “proteger” a los autos (¡y a los conductores!).

A toda velocidad con la Trofeo. ¡Banzai!

Las maravillosas rutas de la zona del Monte Fuji, con la Levante GTS.

La Levante Trofeo de 600 cv: maldita bestia sexy.

La Levante GTS, 60 cv más tranquila.

Las salidas de aire en el capot son uno de los elementos distintivos de la versión Trofeo. Al fondo el Monte Fuji, claro.

Las autopistas en Japón pueden ser un poco traicioneras por el idioma. Por eso es indispensable un buen sistema GPS.

Giovanni Ribotta –jefe de diseño de Maserati- nos explicó en vivo y en directo los ajustes de diseño para las versiones GTS y Trofeo de la Levante.

No hay dudas, es una Maserati.

Te dije que no había dudas.

Los tanos sí que saben revestir interiores.

Eso incluye también a la presentación del motor.

Un raro encuentro automovilístico cerca del monte Fuji.

Un alto en el camino para reagrupar la caravana. El equipo de apoyo incluía unas bellísimas Alfa Romeo Stelvio.

Los muchachos de Maserati andaban flojitos de calzado.

84 Comentarios

  1. Wooo... dice:

    Renato, ¡qué viaje pegaste nene!!
    ¿Por qué las autopistas en Japón siempre se ven casi vacías?
    Evidentemente el transporte público funciona, y muy bien.

    • CC dice:

      Esa es la respuesta.
      Japón, en mi opinión, es el mejor país del mundo en términos de planificación.
      Toda la infraestructura del país está 10 años avanzada a las necesidades puntuales de hoy.
      Por eso, es un país chiquito, pero todo queda siempre holgado.

      • @autazos dice:

        Yo hace años escuché justamente eso: que un intentende de Tokio, por ej, tiene la tarea de ejecutar lo que ya se planificó 10 años antes, y así. Es otro mundo.

      • QuattroS1 dice:

        Lean filosofía oriental clásica, no se van a arrepentir.

      • TGS dice:

        Puede que sea medio off-topic pero me voy a arriesgar. En un canal de YT que se llama Mustard subieron la historia del Shinkansen, recomiendo ese video por el nivel de edición que tiene.
        Y si les gustan los aviones hay varios videos interesantes también.

      • JuanF dice:

        Hay que ponerse a leer ya sobre la teoría oriental aplicada a los negocios y a la industria, no me dejan de asombrar en ese sentido, por eso en algún momento dije que la gente de Toyota Argentina tendría que empezar a dar cátedra al respecto, así algún iluminado de nuestro políticos entiende de una vez por todas a proyectar en el largo plazo y como llevarlo a cabo.

        • DANILO dice:

          Sabés cual es la diferencia, que ellos tuvieron una desgraciada guerra hace 80 años, y decidieron olvidar el error y pensar para adelante.

          En cambio nosotros seguimos con el Peronismo, los milicos, la represión, los 70, los oligarcas, etc, que también son de hace más de 60 años, pero los zurdos cabezas nunca dejan que el País avance.

          No nos podemos poner de acuerdo a largo plazo porque para el progresismo de izquierda la pobreza y la marginalidad son un gran negocio clientelista y de votos, y no quieren dejar el queso.

      • luisrom2015 dice:

        CC una pregunta esas Levabte no eran especificacion japonesa me imagino por el cambio de volante te has de ver sentido raro manejar con el volante a la izquierda en autopistas donde se conduce de lado contario

        • CC dice:

          Como dice la nota, el texto no lo escribí yo, veremos qué responde R.T.

        • Renato dice:

          Según averigué, es bastante usual que los autos de alta gama en Japón mantengan la ubicación original del volante. Hasta se percibe como un símbolo de satatus.
          Con respecto al manejo, al principio me pareció un poco intimidante, pero me acostumbré rápido. Solo tenía que tener un poco más de cuidado para embocar el auto (que es enorme) y pensar 2 veces en las intersecciones en las que tenía que doblar, para no pifiar de carril. De hecho creo que preferí lidiar con eso a tener que acostumbrarme al volante al revés y la palanca de cambios a la izquierda.

    • Renato dice:

      Estimado Wooo… Hasta donde puede comprobar, tu segunda afirmación es 100% correcta, pero no tiene que ver con tu pregunta. Quiero decir, las rutas se ven vacías porque algunas fotos (que son de Prensa Maserati, debo aclarar) se tomaron en horarios en lo cuales no había mucho tránsito. Pero en horas pico lo hay. Incluso embotellamientos, porque hay muchos autos. La diferencia es que la gente se los toma con mucha más paciencia que a la que estamos acostumbrados en estas latitudes.
      Y con respecto al transporte público, es extraordinario. Da para una nota entera, jajaja 😉

  2. Mrbrownstone dice:

    Yo pido que inventen otro término para este tipo de vehículos, porque tiene mas “utility” un Voyage, me parece. Eso si, 700 nm 🤤

  3. Daniel dice:

    Con el colectivo feminista a pleno, ese nombre “Levante”, va a quedar en la historia…

  4. Georgie dice:

    La prefiero claramente sobre el escarabajo aplastado sin gracia. Supongo que la Vento box está llena de pescado, gracias pero es lo mío… Siempre me dijeron que por haber nacido en Mar del Plata debería gustarme el pescado (?) pero no puedo hacerme cargo de eso… Hermosa experiencia Renato, te felicito. En que estado volvió la influencer ecuatoriana?

  5. Chechok dice:

    Felicidades!!! Excelente nota. La Suv más linda. Lástima que tampoco soy un posible comprador.

  6. MarceloLP dice:

    Excelente. Maserati no necesita compararse con ferrari, ni con porsche (mas allá de los elementos que comparte con la primera)
    Es un sueño! todo!!
    el único vehículo que compite (y puede) con éste, es el Urus !!

    Pd: que mal queda, que al tapizado interior rojo de la puerta, no lo hayan continuado en el parante B interno…ese negro ahí, queda como un agregado plástico totalmente fuera de lugar..o incompleta la “puerta”…

  7. jero chemes dice:

    Las fotos son espectaculares Renato.

  8. 6 en V dice:

    Creí que el monje era un limpiavidrios japonés!

  9. leonel587 dice:

    Excelente crítica RT! Sin dudas es un lugar que me encantaría conocer, el tema es la barrera del ideoma.

  10. Filprafa dice:

    “y uno es feliz como el niño cuando sale de la” creo que debería agregar “escuela”, para cerrar el verso 😉

    Qué lindo laburo tienen, probar estos caños en Japón.

  11. nicolasfm dice:

    Que lindo todo, buena critica

  12. Type_D dice:

    Pfff, que hermosura. Que buena experiencia. Excelente país para viajar en transporte público o bien, en bicicleta. Eso sí, lo del GPS es muy cierto. Hasta caminando te diría que uses el GPS porque en donde doblaste en una cuadra que no debías, terminas en la otra punta del mundo por más que vuelvas por el mismo camino.
    Que motorcito desarrolaron los de Maseratti. Hicieron que se me vaya los corazones por la Velar.

  13. QuattroS1 dice:

    Preparen un babero para JuanF.

  14. QuattroS1 dice:

    Qué lindo debe ser bajar al garaje y que haya un Maserati sedán. Negro o depende el modelo blanco. Lo prendes, ronronea un rato y te vas a dar una vuelta por la costa Amalfitana. Sacala del ángulo James Bond.

    • One_fkn_ar dice:

      Por la costa amalfitana hay muchos lugares que no pasa. La hice con una Giulietta y tejida que mirar por todos lados para pasar algunos pueblos muy estrechos en la ruta. Y había gente que la hacía con Ferraris, no sé por dónde manejaban.

  15. FEDESFE dice:

    Que bellezas por favor!!!. La SUV mas linda claramente

  16. astonmartin dice:

    Me encanta el diseño de esta SUV. Incluso más que el de los sedanes de la marca.
    Para mí conocer Japón también es un sueño que espero concretar algún día.

  17. smagra dice:

    Los interiores de esos autos (hasta debajo del capot). Maaaamaaaa

  18. Ferry dice:

    La protección del Monje se deberá a la confiabilidad italiana?..
    Excelentes fotos!.

  19. controsterzo dice:

    Muy linda nota, y excelentes las fotos.

    Pero como lo perfecto es enemigo de lo posible, va el “pelo al huevo”: capo se escribe con una sola P.

    Buen viernes a todos!

  20. JuanF dice:

    La emoción no me deja pensar con claridad…estas notas del tridente me conmueven. La realidad es que me gusta mucho la Cayenne también, está buena de diseño, está construída de manera superlativa, el interior es un sueño; pero Maserati me emociona, cada vez que veo una o escucho el nombre se me pone la piel de gallina.

    Realmente a la gente de Miura, y a Renatto obviamente, les he tomado un alto grado de estima, por la forma en la que trabajan entregando un producto de un alto nivel como Miuramag, la gentil atención que uno recibe de manera personalizada cada vez que sale un número nuevo, etc; por eso me genera una gran alegría que hayan podido viajar a Japón a probar “mi” marca de autos, ojalá hubiera sido yo, pero me alegra que sean ustedes. Como siempre les mando un abrazo.

    P.D.: Voy a agregar una cosa, muy buena diferenciación entre premium y de lujo, ahora voy a poder encaminar mejor mis discusiones al respecto.

  21. dcupra dice:

    Hace mucho no comento, pero habiendo leído toda la nota, me resulta inevitable. Excelente, interesante, alto nivel de redacción!
    PD: la imagen de ese motor, por favooooor…
    PD: quiero esas zapas!

  22. ALMAGRO dice:

    El Cayanne no le llega ni a los talones

  23. Nacho12 dice:

    Que belleza es, no hay con que darle a los tanos en diseño… igual me quedo con la Stelvio je

  24. yatelito dice:

    La trofeo es una bomba sexy más no sé puede pedir de un Suv, viajar arriba de esa máquina no tiene precio, bueno si muy caro, no importa si la tuviera iría por ella

  25. Hugo22 dice:

    Que más se puede decir de éstas bellezas de la Industria Automotriz !.

  26. hdvz dice:

    No se tal vez sea yo que como mucho, pero la porciòn de Bento-box me parece media escasa…… marche una pizza con bife de chorizo arriba …. sin papas me estoy cuidando.-
    Nombre de la influencer ecuatoriana?
    La levante es la más linda, igual me conformo con una Stelvio….pero viendo mi presupuesto y que esto es Argentina ………..para SUV me quedo con un Kwid

  27. Rodo dice:

    Debio ser incomodo manejar en Japon con volante a la derecha .. Extraño para esa clase de evento ..

  28. xx dice:

    CC fíjate que por ahí cerca debe estar la pileta de donde salía Mazinger Z, justamente a los pies del monte Fuji.

  29. cgb dice:

    Justo cuando pienso que los autos nuevos me aburren, sacan esa nota, como es el reparto de pruebas ? , porque a vos cc te imagino como el dueño del circo, y te toco el leaf…..

  30. Mostafá Mond dice:

    Noooo la gran flauta… mirá lo que le queda ese gris plata a la Trofeo!!! Te felicito Renato por todo el combo de la experiencia. Me encantaría conocer Japón, ni hablar manejar este bicho

  31. MarioYamaha dice:

    Varias veces estuve en Japón, todo impecable y funcionando correctamente, con educación y respeto supremos, y descubrí el secreto, está lleno de japoneses! Y no de argentinos.

  32. Reventon dice:

    Que belleza! Ese diseño, esos colores, las texturas… Sin duda son mi proxima compra, esperemos este disponible en Argentina… y en talle 45 (hablaba de las zapas jee)

    Por cierto, espectaculares fotos! Y felicitaciones por la experiencia de manejo en esta obra de arte del automovilismo italiano.

  33. Asolarin dice:

    Culata de cilindros? Renato se levantó galleguizado cuando escribía esto?
    Qué privilegio haber sido convocado para cubrir esto en Japón!
    Los diseños del tridente son supremos, como buen diseño tano. Lástima que un vehículo italiano jamás va a tener la confiabilidad de uno alemán.
    Pensé que la ceremonia de protección era una ceremonia de limpieza de vidrios, al mejor estilo argento.
    El trabajo fotográfico es espectacular.
    Crítica muy interesante!

  34. juanjo_rio dice:

    CC. Disculpa la ignorancia. Por si es solo un destello engañoso. En la foto del Trofeo que dice Bansai. Parece una cinta de emergencia para tapar un… “el capo’ no cierra” en la optica delantera derecha

  35. Joa 2001 dice:

    Q buena experiencia x favor!! Yo todavía no puedo creer q la levante trofeo tenga 600 cv. Encima te la dieron gris!!,😍😍
    Excelente vehículo. Eso se compra con el corazón para despertar todos los días con una sonrisa en la cara sabiendo q vas a disfrutar cada km en el trayecto hacia tu trabajo. Porq este SUV puede hacer de un viaje rutinario un viaje de ensueño. Me encanta . Excepto adentro. Sáquenle esos tapuzados rojos x el amor de dios !!! A mí me parecen de,asilado estridentes , por no decir tirando a grasa. Ya se q es el cuero más espectacular del planeta, pero cámbienle el color! Un simple color habano o beige o gris e incluso negro quedaría mejor a mi gusto. Igual no se para q crítico. Si no me la voy a comprar !
    Saludos 😁

  36. hviscardi dice:

    Hermosos bichos.
    Cómo viene el post venta Maserati con motor Ferrari en Argentina 🧐

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario