Brama: la automotriz de Mar del Plata que inspiró a Horacio Pagani

Después de haber anunciado la producción de camiones, con la promesa de convertir a Mar del Plata en un nuevo polo de la industria automotriz argentina, la empresa Zanella confirmó la semana pasada que finalmente tomará una decisión con la que venía amenazando en los últimos meses: cerrará su planta de producción marplatense, donde hasta ahora se ensamblaban motos, despedirá a todos los operarios y cancelará de manera definitiva el proyecto del Zanella Force Truck, que finalmente se lanzó a la venta importado de China (leer nota).

Walter Steiner, presidente de Zanella, reclamó durante años el decreto presidencial de terminal automotriz para fabricar y vender vehículos de cuatro ruedas en la Argentina. Cuando finalmente el presidente Mauricio Macri firmó ese permiso, Steiner comenzó a criticar al Gobierno nacional y a posponer la varias veces anunciada producción de un camión ligero en Mar del Plata.

El fracaso de Zanella, con la pérdida de 104 puestos de trabajo, deja a Brama como la única fábrica de autos en la historia de Mar del Plata. Esta firma de buggys para circular por calles y playas inspiró al constructor argentino Horacio Pagani, quien reconoció la admiración por esta empresa marplatense. El periodista Mariano Suárez, del sitio 0223, recordó la historia de Brama y reunió a sus fundadores 50 años después.

La nota completa se reproduce acá abajo.

***

Nota del sitio 0223 
Brama, el plan de 5 amigos para hacerse un auto que se convirtió en un proyecto inédito en Mar del Plata

Por Mariano Suárez

“Es fácil, eso lo podemos hacer nosotros”, fue la primera reacción de los cinco estudiantes de Ingeniería que descubrieron, estacionado en la vereda del Hotel Provincial, un buggy Puelche. Así empezó la aventura de estos chicos que a principios de la década del ’70 crearon la primera y única fábrica de autos de Mar del Plata, que llegó a vender 300 buggys por todo el país, una aventura que el Rodrigazo acabó sin piedad.

Casi cincuenta años después, alrededor de una mesa con picada y vino, Horacio Lenzetti, Daniel Salvatore, Alberto Sastre y Horacio Siringo reconstruyen aquella historia como un rompecabezas. Los cuatro, junto a Juan José Suárez -fallecido hace algunos años-, fueron los creadores del buggy Brama, 1ª fábrica marplatense de automóviles sport, como dice el slogan de las viejas publicaciones que aún guardan.

En el rompecabezas hay piezas que no encajan. Algunos dicen que aquella tarde de verano donde se cruzaron con el Puelche fue en el ’69. Otros creen que fue más acá y arriesgan 1971. Lo concreto fue que después de aquel día decidieron “hacer algo juntos” y se pusieron una meta que para cinco estudiantes que no tenían “un peso partido por la mitad” resultaba ambiciosa: “La idea era hacer cinco autos, uno para cada uno”, dice Sastre, el anfitrión del reencuentro.

Para poder arrancar necesitaban un auto al que sacarle el motor y poder usarlo. Con ayuda del padre de Siringo pudieron comprar un Renault Dauphine volcado que comenzaron a desarmar en el quincho de Siringo. Rápidamente se dieron cuenta de que necesitaban instalaciones más cómodas. Y pensaron que la Facultad de Ingeniería, donde pasaban buena parte de sus días, podía ser ideal.

Pidieron autorización a Héctor Dall’o, el decano, para poder usar las instalaciones de Juan B. Justo y Pampa y las herramientas que disponía el lugar. “Habíamos hecho un trabajo ad honorem para la facultad y nos habían felicitado. Por eso nos animamos a hacer algo juntos y por eso también nos permitieron hacerlo ahí”, recuerda Salvatore. “Nos dejaron porque era enero y no había nadie”, acota Sastre.

El trabajo se dividió en dos: tenían que desarrollar el chasis y resolver el diseño del buggy. “Queríamos hacer algo como el Puelche, pero no tan feo”, recuerda Salvatore que, de todos, era el que mayor aptitud tenía para el dibujo. Fue él, entonces, el encargado de diseñar la carrocería del futuro auto, aunque todos opinaban. “Hicimos 9 veces la trompa”, dice Lenzetti.

El objetivo que tenían era crear un auto del que fuera fácil conseguir repuestos. “Pretendíamos que si se rompía en Salta se pudiera ir a cualquier casa de repuestos y conseguir lo que hiciera falta”, explican. Así empezaron a imaginarlo y llevaron aquel dibujo a un modelo de yeso.

El chasis fue complejo. Armaron el primero con hierros y soldaduras por todos lados. “Pudimos llegar a probarlo, pero pesaba un montón”, recuerda Sastre. Una noche, Suárez y Lenzetti se quedaron trabajando con la misión de resolverlo. Cerca de las 3 de la mañana Lenzetti se rindió y Suárez quedó trabajando solo. “Desarmó un montón de lapiceras que tenían los tanques de tinta hechos de bronce y armó un chasis a escala con esos tubitos. A las 7 de la mañana tocó el timbre de mi casa y me dijo: ‘Este es el chasis’. Se había quedado toda la noche trabajando y lo resolvió”, recuerda Lenzetti.

“Muchachos, se tienen que ir”

Llegó marzo y la facultad de Ingeniería recuperó su actividad normal. “Muchachos, se tienen que ir de acá”, les dijo el decano. ¿A dónde? Se preguntaron los cinco. Comenzaron a buscar alternativas, pero tenían un problema: ninguno tenía plata para pagar un alquiler.

La solución que hallaron fue inmejorable. El papá de Lenzetti se había cruzado con los hermanos Quique y Jorge Mena, a quienes les contó sobre el proyecto de su hijo y sus amigos. Ellos tenían un galpón y una ventaja: Quique Mena era un genio para trabajar el plástico y hacer matrices, una técnica que ninguno de ellos dominaba.

Les ofreció el lugar sin pedirle dinero a cambio, solo que le permitieran realizar la matriz del Brama. Así, todo el proyecto se trasladó al galpón de San Luis 3250. Los Mena conocían a mucha gente que pasaba por su taller. A todos les mostraban el auto que construían “estos locos”. Hasta que uno de los visitantes, “Bocha” Fulco, redobló la apuesta: “Quiero uno, yo se los compro”, les dijo y les dio la plata para construirlo.

“Con esa plata pudimos arrancar a comprar los materiales”, dice Sastre. Así, en 1972, la idea de cinco chicos de hacerse su propio auto se convirtió en 4SyL, la primera fábrica marplatense de automóviles sport. Antes de terminar el primer buggy Brama ya tenían 15 encargados.

Por fin pudieron entregar el primer vehículo terminado, pero le faltaba un detalle: salían sin techo. “Era algo que no podíamos resolver y a todos los firmábamos un compromiso de que le íbamos a colocar el techo”, recuerdan. Ese problema pudieron solucionarlo cuando dieron con un hombre al que le llevaron un pedazo de chapa con un pedido que sonó casi a súplica: “De acá tiene que salir el techo del Brama”

“Con un martillito roñoso, empezó a trabajar la chapa y de ahí salió la matriz del techo que después replicamos en los autos”, cuenta Siringo.

El 30 de agosto de 1972 4SyL registró el modelo del buggy Brama. Con la empresa en marcha y varios pedidos en carpeta, comenzaron a sumar empleados: Ricardo Errea fue el soldador y Oscar Marinelli el encargado de realizar toda la instalación eléctrica. Los dos estuvieron en la noche del reencuentro y también aportaron datos (y anécdotas) a la reconstrucción de esta historia marplatense.

“¿Cuántos pueden hacer?”

El buggy Brama comenzó a sumar adeptos por su atractivo diseño. Tenía una particularidad para los autos de esa época: sus puertas tenían el sistema alas de gaviota, se abrían de manera vertical. La empresa ofrecía el vehículo en tres versiones: dos parar armar y una, llave en mano. “Se lo vendíamos a gente que tenía talleres mecánicos y le gustaba ese mundo, pero también lo compraban empresarios, médicos, profesionales”, recuerda Lenzetti.

Entre los que compraron un buggy Brama estuvieron los Dondero (dueños de Alfajores Balcarce), los hermanos Moskovsky (dueños de Sacoa), el bioquímico Fares Taie y el cantante de folclore Roberto Rimoldi Fraga. “Una vez vino Ringo Bonavena, miró, preguntó, pero no se llevó nada”, recuerdan.

Un fin de semana de 1974, el modelo Brama fue objeto de una cobertura de la revista Weekend. Hicieron fotos en distintas locaciones de Mar del Plata. “¿Sabés quién era el fotógrafo? Jorge Fontevecchia, el actual dueño de perfil”, cuenta Siringo.

Los pedidos se multiplicaban. Les llegaban a la fábrica sobres con varios cheques para encargarles autos. Un día se animaron y viajaron hasta Buenos Aires, a la casa central de Renault, para ofrecerles que vendieran el vehículo en sus concesionarias.

-¿Cuántos autos por mes pueden hacer?-les preguntó uno de los responsables de la marca francesa
-Creemos que podemos llegar a 10 por mes-le respondieron.
-Bueno, nosotros tenemos 65 sucursales en todo el país, cuando lleguen a ese número nos llaman.

En 1975 registraron el Brama 2, una nueva versión del buggy que querían sacar a la venta. La empresa funcionaba, los pedidos se multiplicaban y ya estaban por alcanzar la marca de 300 autos vendidos en todo el país. “Una vez recibimos un pedido de Tancacha. Ninguno tenía idea dónde quedaba. Empezamos a revisar los mapas y por ahí encontramos un puntito en la provincia de Córdoba. Así que tuvimos que mandar un kit hacia allá”, rememoran.

Con varios pedidos en marcha, en junio de 1975 explotó el Rodrigazo, el plan del ministro de Economía de Isabel Perón, Celestino Rodríguez, destrozó a los comerciantes. “Con el pago del 50% del auto nosotros congelábamos el precio. Y ese fue nuestro error”, recuerdan ahora los exsocios.

Un día fueron al lugar donde compraban los hierros para montar los chasis y el dueño les dijo que no tenía más. “Prueben acá a la vuelta que ellos tienen”, les recomendó. “Cuando fuimos valían cuatro veces más de lo que nosotros lo pagábamos. Y la resina directamente no la pudimos conseguir más”, confiesan.

Con ese marco, empezaron los problemas y el proyectó se cayó a pedazos. Habían llegado a contratar 11 empleados en su mejor momento y ahora tenían que dar marcha atrás. Los juntaron a todos y les explicaron que no tenían para pagar las indemnizaciones que correspondían. Fueron a ver al secretario general de Smata en Mar del Plata, Roque Di Caprio. Le contaron la situación y él intervino.

“Muchachos, esta gente no puede más, no tiene. Agarren el 50% de la indemnización que les ofrecen y dense la mano”, les sugirió a los empleados. Todos siguieron el consejo y muchos de ellos mantuvieron una fuerte amistad incluso hasta hoy.

Un día un productor cinematográfico llegó hasta la fábrica. “Me dijeron que ustedes son los que hacen el buggy Brama. Necesitamos uno para hacerlo explotar”, les dijo. Se miraron sorprendidos. El plan era que formara parte de la segunda película de la saga protagonizada por Ricardo Bauleo, Víctor Bo y Julio De Grazia. En Los Superagentes y el tesoro maldito se vio una persecución en Mar del Plata que termina en las playas de Acantilados. Allí, los villanos persiguen en los buggys a Tiburón, Delfín y Mojarrita y antes de que los alcancen un cañonazo explota el Brama.

“Nos acordamos que teníamos una matriz tirada en el rincón de la fábrica y les vendimos esa para que la utilicen”, cuentan. La “fama” llegó tarde: el proyecto Brama ya no tenía salvación.

En tres años, esa “idea de chicos” se construyó en un proyecto inédito en Mar del Plata que creció y se derrumbó. Con un vaso lleno, los seis protagonistas del reencuentro brindan y se ríen de las incontables anécdotas que complementan la historia.

-¿Llegaron a hacer plata?
-No. Arrancamos sin nada, pudimos crecer y cuando se derrumbó todo nos gastamos la plata en las indemnizaciones. Lo único que nos quedó fue un Brama a cada uno.

La inspiración de Pagani

Horacio Pagani es uno de los diseñadores y constructores de autos más famoso del mundo. Pagani Automobili fue fundada en 1992 y se dedica a la creación de automóviles superdeportivos, cuyos modelos tienen renombre mundial.

Antes de crear la marca con la cual construyó autos como El Zonda y más recientemente El Huayra. En enero de 2018 construyó tres autos exclusivos: Pagani Zonda HP Barchetta. Uno de ellos se lo quedó el propio Pagani. Los otros dos fueron vendidos por 18,6 millones de dólares cada uno, lo que lo convirtió en el auto más caro del mundo.

Pero mucho antes de este éxito. Incluso mucho antes de ser el diseñador del mundialmente famoso Lamborghini Diablo, Pagani tuvo en sus manos un buggy Brama. En el sitio de Internet del diseñador nacido en Casilda relata que en 1972, cuando tenía 16 años, tuvo en su poder un kit del buggy Brama que adaptó a un Renault Dauphine que consiguió en un desguace.

***

El Brama en las playas de Mar del Plata.

Se vendía como un kit para armar y tenía puertas desmontables.

Los fundadores de Brama.

Ensayando el primer prototipo con chasis tubular.

Y reunidos por el periodista Mariano Suárez, 50 años después.

Algunos bocetos de evoluciones que nunca llegaron a concretarse.

En 1974, el Brama fue un verdadero suceso nacional.

Se convirtió en una verdadera estrella marplatense.

Pero no sobrevivió a la crisis económica del “Rodrigazo”.

***

VIDEO: Brama en “Los Superagentes”

76 Comentarios

  1. hdvz dice:

    Lastima que los proyectos a veces se frustren. Valió la pena al menos los 5 tuvieron su auto soñado.

    • TGS dice:

      Coincido, lo importante es que se dieron el gusto y hoy no estan pensando “Que hubiera pasado si….?”

    • FRUTILLO71 dice:

      Esa maldita costumbre argenta de empañar los proyectos de sus habitantes. Hoy por hoy en casi cualquier país del 1er mundo, a los que miramos como ejemplo a seguir, cualquier ciudadano puede armarse un AFF. Acá , país tuerca si los hay, te ponen millones de trabas burocráticas y no podés concretar tu tan anhelado sueño de hacer tu propio auto. La nueva ley de AFF es tan mala o peor que la derogación del tuerto ladrón. Ahora no me vengan que es por una cuestión de seguridad porque si hay algo peligroso para maneja como una moto y ni que hablar de una de alta cilindrada , ahí nadie dice nada. Ojo ,amo las ZX y las 14 por sobretodo. No es nada en contra de las motos

  2. MarceloLP dice:

    Que linda historia la de Brama !!
    Zanella: Espero que le saquen automáticamente la licencia de “Terminal Automotriz” !! y que pague todos los impuestos que NO pagó durante el tiempo que fué denominada “TERMINAL AUTOMOTRIZ”
    Mar del Plata da pena….

  3. xx dice:

    Falto la pregunta “volverían a realizar tal emprendimiento en el pais?”.

  4. QuattroS1 dice:

    Cuántos sueños asesinó la política…literal y figurativamente.

  5. astonmartin dice:

    Que buena historia, lástima el final.
    Algunos Brama llegaron a La Plata, recuerdo haberlos visto de chico.
    El Puelche estaba bueno también, más inspirado en el diseño de los buggies brasileños con mecánica VW.

  6. leov dice:

    Gran historia, este país cuesta y duele, pero es lo que tenemos.
    Rescato mucho que sea un emprendimiento como 0223 el que hace la nota, parte de la nueva generación de medios digitales que renuevan al periodismo argentino, come il blogcito.

    • MarceloLP dice:

      si hubieran estado tus amigos secretarios y subsecretarios en este gobierno, a zanella no le pasaba ésto…
      ahh, son los mismos?? mala mía…
      este es el modelo que defendías y le augurabas buenas vibras!!! Importar y destruir la industria local y preparar el terreno para una reforma laboral basada en la necesidad y e hambre!!
      Saludos!

      • ILarq dice:

        Cualquiera. Primero, Zanella viene en andando por la banquina desde hace vaaaarios años. Segundo, Importación? Zanella era básicamente una importadora. Que fabricaba acá? Hasta las calcos seguro las traia de afuera… Era una empresa que solo subsistía si era ultra protegida, subsidiada, haciendo la vista gorda en muchos aspectos.

        • MarceloLP dice:

          Viene por la banquina hace años, y éste gobierno le da chapa de T.A …. Unos visionarios los del equipo Sica and company !!!!
          Y el gobierno local marplatense le dona Miles de metros cuadrados!! Unos genios!!!

      • Otro Usuario dice:

        Dice el que tiene 45 días de vacaciones al año, trabajo de seis horas, etc etc.

        Atrasan70 años, viven alejados del mundo.

        La culpa la tienen los que quieren vivir de privilegios.

        Andá a laburar que te estoy pagando el sueldo.

        • Osmodiar dice:

          jajajajaja, me hiciste reir mucho!

          Lo triste es que es cierto…

        • martinleandro dice:

          olvidate…a los hippies con IPhone ya ni hay que discutirles.

          Los judiciales viven en un frasco de mayonesa, manejan un puñado de verdades a medias y se vuelven contestatarios de escritorio.

          Los conozco mejor de lo que creés…

        • MarceloLP dice:

          otro usuario peñita:
          Trabajo 24x7x365…
          que vos seas un fracasado que le deseas a todos las mismas miserias laborales que las tuyas, es tu problema, no el mío..
          Yo también me pago el sueldo!
          Hoy no fuí a cumplir fisicamente con mis funciones, porque me estaba capacitando…y como ya sabía todo lo que se hablaba, me puse a opinar acá para aprender un poco de algo que no se….

          Osmo: a mi también me causa risa jajjajaaaa después pienso ¿ porque no puedo ser como el capitan reposera?, y me da mas risas jajjjaaaaaa

          Martincho: se ve que has pagado todas las cuentas y tenés un tiempito de relax..No soy hippie, y en mi vida tuve iphone…no me van! Y no tengo nada contra los hippies ni contra los usuarios de iphone o lo que quieran usar/ser!!
          Si, tengo un problemita con los lame clientes que dibujan números, para hacer que el lamido, pague 2pesos menos, pudiendo pagar 4pesos!!!
          Abrazo!!

  7. Vorsprung dice:

    Se necesita más gente así y menos políticos corruptos. Parece muy obvio pero es un deseo…

  8. controsterzo dice:

    Otro triste ejemplo de lo que podría haber sido Argentina y no fue…

    En otro país gente así podría haber armado tremenda empresa, pero no.

  9. pearson dice:

    El Rodrigazo fue tremendo más de los que los jóvenes suponen. Recuedro perfectamente los autos. También recuerdo otros kit para armar que servían para los citroen 2 y 3 cv …… no puedo recordar la marca, estaban en Villa Luro o cerca de ese barrio en Bs As.

  10. jotape-dsg dice:

    Hermosa nota! Una pena la jugada que les preparó la historia, pero todos parecen haber tenido una buena vida y cumplieron además su sueño y el de muchos argentinos. Felicitaciones!’

  11. CarlosMdQ dice:

    Que auto es la coupé amarilla que usan los superagentes en el vídeo?

  12. PabloAna dice:

    Excelente Historia, muchas gracias por compartirla
    los políticos deben entender que si emiten plata para tapar sus macanas, después hay que devaluar y se producen estos desastres de cierre de empresas como la del Brama , hay que gastar menos de lo que se recauda, así de sencillo políticos, nada de eso que un poco de inflación está bien o que lo monetario no es la causa de la inflación, etc…., si tenés déficit, a la corta o a la larga, tenés menos trabajos, menos proyectos, más pobreza.
    ah, y hasta los podían patentar fácil, no como ahora

  13. Rush2112 dice:

    Buen diseño el del buggy, aun hoy se vería moderno.
    La clase politica se cansa de destruir emprendedores.

  14. cross74 dice:

    No termino de entender como es la historia con Zanella. Es cierto que producir en Argentina es casi un milagro, pero esta fábrica siempre parece tener grandes proyectos que al final se le pinchan. No se si son los avatares de nuestro complejo país o mas que ciclomotores de baja calidad les gusta vender humo.

    • Daniel dice:

      No la evalués por los proyectos sino por los hechos. Desde los 70, siempre se dedicó a ensamblar motos de dudosa calidad usando motores importados muy baratos desde los Minarelle italianos que traían las 50 a los chinos de la actualidad, no han mejorado nada.

    • QuattroS1 dice:

      Te lo resumo. En Argentina sin el favor político es casi imposible tener un emprendimiento exitoso. Los políticos son fabuladores y en su inmensa mayoría ignorantes (voy a obviar el item corrupción), entonces para obtener ese favor tienen que presentar proyectos irrealizables pero shoqueantes que el político pueda mostrar.

    • daro89 dice:

      Andá a leer la nota de Scania, y comparala con los “mega proyectos” de Steiner de importar un camioncito indistinguible del lifan/DFSK e inflarle las gomas.

  15. DrJekill@MrHyde dice:

    Ayer Brama, produccion nacional, trabajo genuino….hoy Zanella cierra su planta, despide mas de 100 personas para importar baratijas chinas….esto es modernización, integrarnos al mundo, flexibilización laboral, etc etc

  16. W140 dice:

    Que desproporcionados eran los Buggys argentinos, el más logrado era el Puelche.
    Era el más parecido al Meyer Manx, cortito, sin el motor sobresaliendo demasiado como en el resto

  17. guillemt dice:

    Muy interesante! No conocía la marca. Parece ser la primera víctima de lo que sería un proceso de destrucción de la industria que la dictadura terminó de liquidar con “hitos” como el cierre de la fábrica de Rastrojero.

  18. @autazos dice:

    Lejos del comentario obvio de lo trágico del destino de este país, creo que esta historia es muy valiosa por el modo en que cinco amigos con una buena idea y muchas ganas hicieron algo que quedó en la historia de la industria automotriz. No fue en vano, los autos quedaron, también la experiencia que se llevaron ellos para el resto de sus vidas. Genial, gran nota.
    Ah, en ML hay más de uno, son accesibles (el que sale primero está bárbaro pero no tiene papeles). Ideal para llevar a Expo Auto Argentino!

  19. GUILLE JAKIM dice:

    Que lindos recuerdos!!! Una lástima que no hayan prosperado varios proyectos (bastante interesantes por cierto),
    Todavía recuerdo el Donto P1, no hubo más novedades o la propia Cisitalia … En qué habrán quedado estas empresas??

  20. GLT dice:

    Espectacular la nota y la historia muchas gracias por compartirla.

  21. @autazos dice:

    Hoy se juntan cinco amigos y se ponen a hacer cerveza artesanal… Es mucho más complejo que echarle la culpa a tal o cual gobierno…

  22. PabloF1 dice:

    Mas que el fracaso de Zanella es el fracaso de macri, larrata y toda esa cria cancerosa (especialmente larreta) de anti autos que arruinan ciudades (Y paises en el caso de macri).

  23. lanus2k dice:

    Excelente Nota!
    Y una felicitación a esos muchachos, ahora señores, llenos de sueños que pudieron plasmar su idea…

    Abrazo Grande!

  24. Tuerca Floja dice:

    Que linda historia. Lindo es ver la iniciativa y creatividad que tenían los estudiantes antes.
    Zanella nunca fue un proyecto de fabricación, siempre fue un vendehumo.

  25. titus dice:

    siempre me encanto el brama. desconocia que solo se fabricaron 300. Me perdi uno aca en munro un tipo que lo tenia junto a una kombi. Siempre pasaba pero no habia nadie, una vez le pregunte a la madre si lo vendia y me dijo que era del hijo, un hombre grande y me dijo que le pregunte. Paso un mes o algo asi y la mujer murio, pase a la siguiente semana y escuchaba ruido de amoladora y al pasar estaba el hombre con los restos en pedacitos del brama…me dio mucha pena. Luego quise comprar uno del interior del pais pero no tenia papeles era solo la carroceria y el chassis.
    En la cuadra de casa siempre hubo un burro buggy que era lindo pero el brama parecia un deportivo que le podias sacar el techo.
    Incluso vendian uno electrico hace algun tiempo. Ojala algun dia pueda comprar uno. Una vez que hablamos en casilda con horacio, nombraba a este auto.
    muy linda la nota.

  26. Georgie dice:

    La conocía a la historia por mi viejo y vi alguno dando vueltas cuando era chico y vivía en Mar del Plata. Una pena que no pudieran resistir los embates de este país.

  27. GinexHW dice:

    Parece que lo de Zanella es cosa seria… En Cruz del Eje, Cba. también tienen una Plata que está en estado crítico, con muchas deudas y sin producción. Ojalá que no quede desocupada esa gente.

  28. martinleandro dice:

    Otro puñado de argentinos con ideas, a las que el “Estado presente” se encargó de pulverizar.

    Argentina…el país que no fue…

  29. Mike_x dice:

    En Miramar había un par Brama de sobrevevientes y en la zona tambíen existían un par de constructores de areneros, fabricados con caños tubulares, algunos con motores 6 cilindros. En los 70 y 80 exisita una categoria de buguis y areneros que corrian en playas abiertas y médanos.- Había un modelo bastante famoso, que se llamaba “Salta Duna” inspirado en las primera carreras del Paris Dakar.-

    • PabloAna dice:

      muy bueno y creo que había un fabricante que se llamaba Aventura, que hacía unos jeeps espectaculares
      Saltaduna sigue fabricando, tienen un kit de areneros para vender a los que le ponen mecánica de gol power 1.6, creo que son dos hermanos ingenieros los que tienen la fábrica en buenos aires

  30. MarioYamaha dice:

    Para mí lo mejor de esta nota es la expresión de felicidad de los 4 arriba de un montón de fierros sin forma con un motor y cuatro ruedas. Para muchos un cachivache, pero era su proyecto de juventud y podía soportar el enorme peso de los sueños de 5 pibes. Como siempre, los políticos argentinos hicieron lo necesario para frustrar cualquier sano emprendimiento.

  31. rascutacu dice:

    Victimas de la doctrina del shock.

  32. ALMAGRO dice:

    Excelente nota de recuerdo.

  33. ElContra dice:

    El problema que tuvieron TODOS los buggys en Argentina es que, a contramano del resto del mundo, acá no se armaban sobre la palataforma de los VW Escarabajos con el indiscutible motor refrigerado por aire……acá los armaban sobre la base de los Gordini y sus calentones motores aguateros.
    Los verdaderos Buggys que en su momento despertaron pasion en muchas partes del mundo, eran los Buggy Escarabajos…..el resto, sobre todo los nuestros, eran adaptaciones argentas que poco y nada tenían que ver con los autenticos.

    • ElContra dice:

      Pero es entendible lo que tuvieron que hacer acá…..e insisto nuevamente con lo de este pais a contramano del mundo….mientras en la gran mayoría de los paises la gente se movilizaba sobre el mundialmente exitoso Escarabajo y hacían miles de adaptaciones, acá nos movíamos en bolitas, en citrucas, en gordinis y en 4latas….

  34. Asolarin dice:

    Excelente nota la de 0223. Qué linda y qué triste historia, no la conocía. Sí conozco al Brama, y muchos de sus congéneres de los ’70. Lo lindo es que detrás de cada marca, hay una historia poco conocida, pero que puede llegarse a saber simplemente buscando a sus creadores.

  35. Reichstag dice:

    Buenisimo. No los conocia. Curioso , es un concepto muy de esa época. Que asociaba más a emprendimientos brasileños sobre base VW.

    A los que nos gustan los autos muchas veces soñamos con crear nuestro propio proyecto. Hoy es muy dificil. Dan ganas de retroceder en el almanaque a esos años donde todo era más mecánico, menos electrónico. Los que si eran los mismos eran los problemas burrócratas del sistema político. Eso no cambió. No pierdan la esperanza. Con la conducción autónoma dialoguista (ya no habrá choques) y las impresoras 3D no será dificil que se ofrezcan plataformas estables para construir diseños a gusto. O por lo menos altamente personalizables.

    • PabloAna dice:

      Reich, pero por qué tenemos que hacer algo tecnológico?, podríamos hacer igual algo con mecánicas viejas y sacarnos las ganas igual,
      Pagani siempre dice que hoy todo es más fácil por el acceso a la información, materiales, etc…, está bien que el lo dice desde la realidad europea, pero tiene razón, hoy tenemos más herramientas, aunque más distracción…, dale con tu proyecto, sea chico o grande, no te quedes con las ganas ya que nunca es tarde y si los burrócratas la hacen difícil, hagamos un auto para la pista o para dejarlo de exposición en el living, pero no dejemos de hacer por los forr…s de los políticos, saludos!

  36. julio_mdp dice:

    Excelente historia. La escuche de primera mano, ya que me toca trabajar con uno de ellos.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario