Lanzamiento: “Algo del antiguo fuego, una historia de los hijos de Fangio”

¿QUÉ ES?: Es una nueva biografía sobre el quíntuple campeón de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio. Este libro se centra en su vida personal y familiar. Fue lanzado por la editorial Tusquets y ya está a la venta en nuestro mercado.

MECÁNICA: Es un libro de 160 páginas, que cuenta con fotos inéditas del piloto y su familia.

LO MÁS: Es una investigación que pone el foco en el hombre, antes que en el mito. Por primera vez, se publica una biografía sobre Fangio que cuenta con el testimonio de sus hijos.

LO MENOS: Una incómoda verdad sobre el mejor piloto de todos los tiempos. Fangio dijo muchas veces que no había sido padre. Años después, al menos tres descendientes reclamaron ante la Justicia y los exámenes de ADN los confirmaron como hijos legítimos de Fangio.

EL DETALLE: Prenz es un periodista, profesor de periodismo e investigador de larga trayectoria. Su libro tiene el atractivo de haber sido escrito por alguien ajeno al mundo del automovilismo, algo que lo ayudó a investigar sobre aspectos de la vida de Fangio, que hasta ahora no habían sido documentados (ver entrevista abajo).

PRECIO: 720 pesos.

***

La portada del libro de Miguel Prenz. Por primera vez, una biografía sobre Fangio incluye los testimonios de sus tres hijos reconocidos por la Justicia y los análisis de ADN.

Oscar “Cacho” Espinoza Fangio (izquierda), en la foto junto a su madre y novia de Fangio, Andrea “Beba” Berruet.

Rubén Vázquez Fangio.

Juan Carlos Rodríguez Fangio.

***

Nota del diario Clarín
Un libro revela el secreto más cruel de Fangio: cómo ocultó a sus tres hijos

El formol que en 1995 le habían aplicado en las venas y arterias del cuerpo del quíntuple campeón de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio ​permitió que todavía mostrara sus rasgos en el invierno de 2015 cuando, por orden judicial, fue exhumado. Al cadáver se le extrajeron dos falanges y un diente sobre los que se realizaron exámenes de ADN. Porque por mucho que el corredor y héroe del deporte nacional asegurase durante décadas que no había tenido hijos a causa de su incondicional entrega al automovilismo, lo cierto es que tres hombres heredaron en los últimos años su apellido y sus bienes. “Hacía tiempo que yo estaba buscando una historia familiar para contar. Así es que cuando me encontré con esa noticia de los hijos de Fangio me pareció que era muy interesante”, dice a Clarín el periodista Miguel Prenz que buceó en esa paternidad borrosa (y borrada) para escribir Algo del antiguo fuego (Tusquets).

Aunque repitiera que no había tenido descendencia, Fangio engendró tres hijos sobre los que calló. Oscar “Cacho” Espinoza, cuya madre fue Andrea “Beba” Berruet, pareja oficial del corredor durante años; Rubén Vázquez, nacido luego de una infidelidad de su madre Catalina Basili con el campeón –que fue su padrino de bautismo–; y Juan Carlos Rodríguez, hijo de una adolescente de 15 años a la que Fangio embarazó y abandonó. Tres hombres y sus tres madres que habitaron durante décadas las sombras de una vida célebre.

Prenz es una rara avis del periodismo. No le gusta el vértigo ni la escritura apurada. No añora los cierres enloquecedores. No quiere correr detrás de lo urgente. Desde ese espacio periférico que eligió, dando clases de periodismo y dedicando temporadas dilatadas para investigar temas que luego publica en formato de libro –siempre editados por Leila Guerriero​–, se coló en esa zona borrosa de la vida de Fangio. El ídolo. El prócer. El intocable. Pero también el padre esquivo y abandónico.

–¿Qué sabías de Fangio cuando descubriste la noticia sobre sus hijos?
–No vengo de una familia fierrera en lo absoluto así es que tenía la imagen que tenemos todos del tipo de figura era. Y en eso me parecía que había algo potente. Luego, por los medios, supe que Rubén era un tipo laburante, jubilado ferroviario y que era parecido físicamente a Fangio. Los diarios también hablaban de Oscar, también un tipo de trabajo. Y después, con el tiempo, se sumó un tercer reclamo que es el de Juan. Pero en ese momento, Ruben y Oscar ya tenían una confirmación legal de su identidad y me pareció que había algo para contar. Le propuse a Leila Guerriero un artículo para Gatopardo y esa nota es el germen del libro.

–¿Con qué te encontraste al conocerlos?
–Como se cuenta en el libro, me encontré con tres hombres excepcionales, tipos laburantes de toda la vida, dedicados a su familia, haciéndose cargo de sus cosas. Suena conservador lo que estoy diciendo pero generacionalmente se puede tomar como un elogio, si se quiere. Son personas mayores de 70 años que estaban muy enteras bancando una situación que implicaba un sacudón no menor. Y ese perfil que tienen me parece que marcaba más ese contrapunto con Fangio: la vida de tres laburantes en relación con la vida de un ídolo.

–Ellos protagonizan el libro, pero sus madres también tienen un lugar relevante…
–Era algo que no podía faltar. Para mí, la historia también incluía a esas mujeres. Y no una mención menor: quería que se supiera cómo eran, que carácter tenían, cómo se comportaban, cómo era físicamente. Una vez que empecé a trabajar con el archivo, vi que había una ausencia grave: me parecía que había que visibilizarlas.

–Las tres componen un espectro muy amplio: la divorciada, la casada infiel y la adolescente desposeída de todo. Y Fangio, muy prescindente de todas ellas.
–Este es un momento interesante para mirar eso. Lo que me pasó a mi fue que el proceso de escritura e indagación empalmó con un tiempo histórico que estamos viviendo caracterizado por una nueva etapa del movimiento de mujeres, con nuevas protagonistas, nuevos reclamos, nuevas necesidades. Por otro lado, cuando llegué a esta historia, venía con muchas lecturas sobre el feminismo de la década del 60 y estaba muy en esa sintonía. Entonces, es un tema que me convoca, me interesa y no es de ahora. Por todo eso, me parecía que esas tres mujeres tenían que estar porque si bien en principio es una historia de hombres, al mismo tiempo son hechos que involucran a esas mujeres que, por distintas razones, fueron ocupando el centro. Pero estas cosas las fui reflexionando después, al principio era algo completamente narrativo.

–Aunque Algo del antiguo fuego cuenta la paternidad ​oculta de Fangio, ¿por qué elegiste una voz que narra sin cuestionamientos y sin juzgarlo?
–Es algo que se terminó conformando solo. De hecho, lo fueron construyendo los protagonistas, por un lado, y el propio Fangio. Haciendo un trabajo de archivo profundo, me encontraba que el personaje se pintaba solo incluso con sus contradicciones. Él mismo aparece en una época hablando de su hijo y en otra época diciendo que no fue padre. Entonces, fue el propio archivo el que me ofreció esta progresión. Por otra parte, yo creo que escribir es formular preguntas, retrasar las respuestas y nunca jamás juzgar a nadie. No como una regla moral sino porque, con la riqueza que tienen los personajes y las acciones, subrayar algo solo resta.

–Fangio forma parte del panteón nacional de ídolos. ¿Dice algo del país ese panteón?
–Los panteones los arman quienes tienen el dinero para construirlos. Por fuera de eso, están los ídolos populares. Pero unos y otros representan sectores particulares. De hecho, me pasó que, mientras trabajaba en esta historia, colegas me preguntaban por el contrapunto con Maradona, casi obligado. Pero a mí me parece que si caés en esa trampa terminás obligado a defender a alguien. Y yo no quería defender a ninguno, no quiero juzgar a ninguno de los dos. Lo que quizás me interesaba era ver en este ídolo eso que no estaban tan visto. Es verdad que en la vida de Fangio hay situaciones que en otro momento histórico serían muy difíciles de sostener, pero en el libro no hay una crítica ni a él ni a los medios que fueron cómplices de sus silencios y mentiras (aunque conocían la información).

–¿Por qué le aceptaban los cambios en la historia y los silencios?
–Una de las historias era conocida y pública. Oscar también fue piloto y en los años 60 y 70 fue conocido con el nombre de Oscar Fangio y llegó a competir en Europa en Fórmula 3. Los otros dos casos eran conocidos por lo menos en los núcleos familiares. De todos modos, algo que yo me encontré en ellos tres es que no juzgaban al padre. Y eso, que me parecía conmovedor, me ayudó mucho a sostener mi regla de no juzgar en el libro.

Scuderia Fiat

28 Respuestas

  1. MarceloLP dice:

    Felicitaciones por el libro…
    Que grande le queda la palabra “familia” a don Fangio…..

  2. GUILLE JAKIM dice:

    Por eso muchas veces hay que separar al ídolo de la persona….

  3. ILarq dice:

    Hay que analizarlo en el contexto de la época. Está bien? No. Era algo mas común de lo que podemos aceptar hoy? Totalmente.

    • turbodiesel dice:

      A eso agrégale , que había que manejar la fama en ese tiempo, siendo (porque no) el deportista mas famoso del mundo 🙄

      • ILarq dice:

        Totalmente. Y además, me refiero a que éste caso suena mas, por ser famoso. Pero en épocas de nuestros abuelos, donde las mujeres de la casa eran no mucho mas que éso, se solía ser “picaflor” y mas de uno debemos tener a mas de un “tío” que nunca conoceremos.
        Pero bueno, es el precio de la fama.

  4. Georgie dice:

    Cualquier palabra de más o de menos en este asunto es para conflicto. Para la visión que tenemos hoy en día es casi inaceptable e incomprensible una situación así. Cuantas similitudes y cuantas diferencias entre dos de los ídolos deportivos más grandes de nuestro país…

  5. ALMAGRO dice:

    Y, después, algunos critican a Maradona. Mirá que “lindo” resultó Fangio. Sus hijos, por suerte, muchos mejores que su papá. Saludos.

  6. turbodiesel dice:

    Gran lectura para el verano 👏

  7. Fangito dice:

    Sentimientos encontrados.

  8. Mufasa dice:

    Yo no soy quién para juzgar a los demás. Fangio es un ídolo deportivo para mi y lo que haya hecho en su vida privada no es asunto mío y casi diría que no me interesa, por lo que no se si seré cliente de ese libro, pero me parece perfecto que las cosas se digan y se den a conocer.
    Asumo que hay mucha tela para cortar sobre la vida de personas que, bien o mal, han vivido en una especie de aventura y deben ser muy poquitos los que podrían darse el lujo de decir que tuvieron una conducta intachable, frente a un estereotipo de moral mas o menos normal.

  9. Filprafa dice:

    Había leído superficialmente lo de los hijos, pero lo del estupro recién me entero. Naturalmente el mundo ha cambiado mucho, no es del todo justo mirarlo desde este siglo XXI y hay que separar sus logros deportivos, etc, pero qué tipo jodido!

    • Seba73 dice:

      Yo también desconocía esa parte de la historia.
      Con 15 años, dejarla embarazada y luego abandonarla creo que merece un adjetivo un poco mas contundente que “jodido”

      • Filprafa dice:

        No quería obtener el pasaje a Poochie. Por favor cuando lo leas reemplaza jodido por el adjetivo que se te ocurra, que voy a estar de acuerdo

      • ismael dice:

        Por embarazar y borrarse cualquiera se merece el peor insulto y persecución legal.

        Ahora, lo de los 15 años… Era otro mundo. A mi abuela la casaron a esa edad con un hombre mucho mayor, pero con $$. Ella jamás se quejó. Era normal.

        Pensá q se casaban a los 18-20 años, y a los 25 años ya tenían varios hijos. Una veinteañera soltera era una “solterona”.

        • Filprafa dice:

          18-20 años no son 15. Y en la época en la que sucedió era considerado estupro y era penado por la ley.

        • Seba73 dice:

          No se si era tan común en 1945 que un hombre de 33 años tenga relaciones con una joven de 15 sin haber estado casados.
          No quiero ni pensar lo que debe haber padecido esa chica de 15 años embarazada a los 15 sin haber estado casada.

        • Filprafa dice:

          A raíz de esta nota escuché una entrevista al hijo que tuvo con esa niña y el tipo cero resentimiento, y hasta mantuvo alguna relación laboral con Fangio. Mucho mérito de la pequeña y de la flia

  10. Petardon dice:

    los idolos deportivos son solo eso, idolos deportivos, el problema es cuando se los endiosa o se espera que sean ejemplos de hombres de bien.

  11. Seba73 dice:

    Cuando leía las historias de Berta con Fangio en sus viajes a Europa (invitaciones de él) me acordaba siempre de su historia como padre. Que triste que le haya dedicado tanto tiempo en Berta como si fuera su hijo mientras ignoraba a su real descendencia.

    • ismael dice:

      Perdoname, no entiendo el link entre su trabajo en el mundo de las carreras de autos y su irresponsabilidad como padre

      Lo de Fangio con Berta (y tantos otros), hoy se llama “mentoring”. Fangio también dio consejos y apoyo gratis a muchos emprendedores de la época. Como padre no sacaba ni un cero, pero como profesional era ejemplar

      • Seba73 dice:

        No mezcles las cosas.
        Me refiero a Fangio llevando de paseo a Berta a Europa, pagando todo y ayudandolo en todo lo que pudo (lo cual no critico) mientras le daba la espalda a sus hijos (lo cual si critico) y no tenía la decencia de darles su apellido, los 3 lograron el apellido con Fangio muerto y a través de la justicia…a Espinosa hasta lo autorizó a utilizar el apellido pero no lo reconoció legalmente.
        Simplemente hago la comparativa entre personas de edades similares. No responsabilizo a Berta, no critico a Berta (lo tengo muy arriba y el no tiene ninguna responsabilidad sobre el accionar de Fangio con sus hijos)…pero no puedo no comparar el trato que tuvo con un pibe al que le agarro cariño y con quien supo hacer grandes cosas y 3 pibes a los que les dio la espalda a pesar de ser su sangre.
        Es como darle de comer al perro del vecino y que el tuyo se las arregle (salvando las distancias, solo un ejemplo).

  12. @autazos dice:

    Antes de leerlo pensé que era una movida editorial oportunista, pero por la entrevista al autor no parece. Muy interesante, también que sume las historias de las madres.

  13. H-AS dice:

    Interesantes también conocer la historia de la herencia, solo x notas que leí en este blog, se me genera una idea que la familia de Fangio sabiendo que se venía del reconocimiento de los hijos, me parece y solo x lo que leí, que tuvieron algunas acciones, al menos, un tanto “extrañas” con los bienes.

  14. mercoauto dice:

    El autito chocador tiene mejor diseño que muchos autos eléctricos de la actualidad.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar


Deja una respuesta