Crítica: Mercedes-Benz Clase G (2020)

Texto y fotos de Renato Tarditti
Director de MiuraMag 

“Escribí cualquier cosa, ¡pero escribí algo ya!” Voy a arrancar con una confesión: nunca antes le hice tanto honor a mi apellido, como en esta ocasión. Porque al auto en cuestión –el Clase G de Mercedes-Benz–, lo probé en mayo de 2018. Fue nada menos que en el Sur de Francia (y en una cobertura para Autoblog).

En mi defensa, puedo decir que Mercedes-Benz Argentina dispuso un “embargo periodístico” sobre la información hasta que el modelo fuese lanzado oficialmente en Argentina, cosa que recién ocurrió hace unos pocos días (ver equipamiento y precios).

Y, más allá de que muchos de los colegas que viajaron conmigo hicieron caso omiso de ese “pacto de caballeros”, la razón principal de mi demora para publicar esta nota fue otra. Tardé dos años en escribir esta nota. Lo que (me) ocurrió es que no terminaba de decidir qué era lo que quería contar sobre el auto. O, mejor dicho, quería decir muchas cosas más de las que habitualmente se dicen en el formato “crítica” de este venerable sitio.

Y eso fue porque pocos autos me generaron tantas contradicciones, tantos sentimientos encontrados, tantas sensaciones de amor-odio, como esta última versión del famoso Geländewagen.

Finalmente (y no afirmo ni desmiento que haya sido empujado por las explícitas amenazas de C.C contra mi humanidad, como sugiere la primera línea de este texto), fui autorizado a escribir este artículo obviando muchas de las apreciaciones que habitualmente se hacen sobre un producto, para detenerme un poco más en otras cuestiones, digamos, más “filosóficas”.

La legitimidad de origen

Empecemos por el principio. El Geländewagen (“todoterreno”, en alemán) o G-Wagen, nació a fines de la década de 1970 como un proyecto de vehículo militar liviano con potenciales aplicaciones “civiles”.

Cuenta la historia que su desarrollo estuvo impulsado por el Sha de Irán, que fue derrocado por el Ayatolah Komehhini en la famosa Revolución Islámica de 1979, antes de que el ejército iraní incorpore los vehículos. Por eso, el primer cliente real fue el nada menos que el Ejército Argentino en 1981 (ver nota aparte).

La primera versión de uso civil se lanzó a la venta en 1980 y, desde entonces, ha habido sólo grandes evoluciones, incluyendo esta última que se presentó en el Salón de Detroit de 2018.

Lo más notable del producto es que no parece haber cambiado mucho desde entonces. Ni en su aspecto exterior, que mantiene las clásicas formas cuadradas, ni en su filosofía de auténtico todoterreno, representada por el chasis de largueros y travesaños, los diferenciales múltiples (tres) y la caja reductora. Sigue siendo –básicamente– igual al modelo que se presentó en 1979 en su silueta, proporciones y muchas soluciones funcionales, como las bisagras exteriores en las puertas.

Por eso, más allá de ajustes y “modernizaciones” que ha sufrido, hablar de la apariencia del nuevo Clase G es prácticamente lo mismo que hablar del modelo original. Y tengo que decir que el original me encanta. Es más: no creo equivocarme si digo que es una sensación compartida con casi todos los entusiastas de los autos.

Por eso, no puedo evitar preguntarme por qué un auto con forma de caja, tan alejado de los parámetros clásicos de belleza automovilística, genera tanto atractivo o –al menos–, tanta simpatía en la gente. Tengo un esbozo de respuesta, que pasa por una palabra clave: “autenticidad”. Pasa que, como alguno otros (famosos) vehículos derivados de la industria militar, el Clase G nació con un propósito bien claro: transitar por cualquier terreno, superar cualquier adversidad, ser fácil y barato de mantener y reparar. Nunca fue su objetivo desplazarse a grandes velocidades, por lo que las cuestiones aerodinámicas fueron relegadas en función de la practicidad. De ahí su frontal tan vertical, su parabrisas plano y con poquísima inclinación (que permitía su plegado) y la poca preocupación por las protuberancias exteriores (como las luces de giro o las bisagras de las puertas).

En cierto sentido, su “estilo” es la falta de estilo, si lo entendemos como artificios para hacer un auto más atractivo a los ojos. Y, paradójicamente, es ese despojo, esa crudeza en las formas lo que lo hace tan atractivo. Sus formas simplemente transmiten su propósito y por ende los valores asociados a él: robustez, indestructibilidad, practicidad. Hay una especie de legitimidad de origen en su diseño, que lo hace ser tan apreciado.

De las barracas a las mansiones

La paradoja con el Clase G es que esa escasa evolución en sus formas convive con un extraordinario cambio en cuanto a su posicionamiento en el mercado automotor. Si en sus primeros años de vida “civil” era un excelente vehículo todoterreno que competía con los Land Rover Defender, Toyota Land Crusier y Jeep Wrangler, hoy tiene unas cifras de precio y potencia que lo ubican en la zona de modelos como los Bentley Bentayga, Aston Martin DBX y Lamborghini Urus. Y no solo son las cifras: es el lugar en la “escala social de los autos” que el G-Wagen ocupa hoy día.

El territorio natural para el cual fue concebido –dunas, junglas, nieve de montaña– fue reemplazado las calles de Kensington, The Hamptons o Beverly Hills. Por no decir los más exclusivos garajes de Moscú y Dubai, si es que de nieve y arena se trata. En definitiva, todo lo que el Gelandenwagen no cambió por fuera, lo cambió en su carácter como producto.

Este pasaje de ser un vehículo militar con usos civiles a uno de los mayores símbolos de status del universo automotor moderno puede rastrearse hasta 1989, cuando el G-Wagen sufrió su primer gran transformación. En ese momento, Mercedes sumó algunas versiones con más equipamiento de lujo (terminaciones en madera, asientos de cuero), seguridad (ABS) y confort, que se convirtieron rápidamente en los más demandadas de la gama.

En esa época, el modelo no se vendía oficialmente en Estados Unidos, pero algunos importadores lo llevaban de manera independiente, a precios muy por encima de su valor nominal. En tiempos en los que el Hummer era el rey de los caminos, se ve que algunos sectores de mucho poder adquisitivo descubrieron que el G-Wagen era un vehículo aún más excéntrico, sofisticado y –fundamentalmente–exclusivo que cualquier otra cosa rodante que circulara en ese momento.

Hay que tener en cuenta que en los’90, pagar más de 100 mil dólares por una “camioneta” era verdaderamente una extravagancia. Pero nada funciona mejor en el mundo de los ricos que tener algo que los demás no pueden poseer. Así que, para cuando Mercedes decidió importarlo oficialmente en EEUU, el Clase G ya había cementado su aura de producto de súper lujo y altísima deseabilidad. Y ya sabemos lo rápido que Estados Unidos exporta ese tipo de modas al resto del mundo.

Durante esos años, la Clase G fue sumando más y más lujo en su interior, pero seguía teniendo “modestas” motorizaciones que iban de 150 a 183 cv. Hasta que en Mercedes se dieron cuenta de que en ese rango de precios era indispensable subir la potencia, y así fue como presentaron la primera versión AMG (la G55), con un V8 5.4 biturbo de… ¡469 caballos!

Ahí cambió todo.

Es la Física, estúpido

Vuelvo al evento de presentación en Francia. Tuvimos la oportunidad de probar la versión G500 en una pista off-road muy exigente (desniveles pronunciados, curvas de tierra muy suelta, piedras, badenes y todo lo que se puedan imaginar) y la verdad es que las capacidades del auto son extraordinarias. No recuerdo haber manejado un auto tan solvente para sortear todo tipo de obstáculos, controlar los patinamientos y salir airoso de las situaciones más complicadas.

Una de las claves para este gran desempeño es la posibilidad de bloquear los diferenciales a voluntad, cuando la caja reductora está activada (esto puede hacerse con el vehículo en movimiento hasta 40 km/h). Hicimos incluso una trepada de más de 45 grados, que nos dio la sensación de estar subiendo literalmente una pared vertical. Claro, varias de esas unidades de prueba estaban calzadas con unos neumáticos para offroad, ideales para aprovechar al máximo los 422 cv y los 610 Nm de torque de la G500 que estábamos probando.

La diversión en el manejo que el auto brinda fuera del asfalto no es la misma que sobre él. Bueno, en parte sí, porque el V8 brama como si fuese un león enfurecido y el vehículo acelera en línea recta como si fuese un muscle-car. Pero hasta ahí llegó mi amor. El Clase G mide casi dos metros de alto (1,97 para ser más precisos) y el centro de gravedad está bastante elevado.

Así que por más que sea más ancho que la generación anterior (siete centímetros) y tenga suspensión trasera independiente (en lugar de la histórica barra de torsión), cuando llega la primera curva a buena velocidad, la sensación es bastante incómoda. Si bien el vehículo rola poco y los asientos tienen una sujeción digna de un auto deportivo, la masa de más de dos toneladas queriendo seguir derecha se siente fulera en el cuerpo.

No hay caso: por más que haya millones de euros puestos en ingeniería para que el auto esté a la altura del caballaje que tiene, las Leyes de Newton no se pueden cambiar. “Es la Física, estúpido”, diría Bill Clinton (si fuese ingeniero, claro).

Canyonero

Lo que sí funciona a la perfección en arriba del Clase G es la sensación de poder. Uno siente que va a poder pasar por encima del resto de los autos. Es como un tanque de guerra, en plan multimillonario. Y no puedo negar que esa es una sensación embriagante. Pero, ¿es una buena sensación?

De pronto, me acordé mucho de Krusty manejando el “Canyonero” en aquél inolvidable capítulo de Los Simpson. Por si no le recuerdan, el payaso manejaba un poderoso SUV que lo convertía en una especie de demonio iracundo al volante, sin el menor respeto por cualquiera que se cruzara delante suyo. Las situaciones eran muy disparatadas y graciosas, pero el mensaje era claro: algo no estaba bien. Como solían hacer en sus mejores episodios (sobre todo en los primeros años de la serie), Los Simpson dejaban planteada una fuerte crítica social camuflada detrás de mucho humor.

Cuando me bajé del Clase G tuve una sensación muy contradictoria. Me encanta la forma icónica y carismática del auto. Y todo lo que puede hacer fuera de la ruta. Pero tal como está planteado el producto hoy, realmente no sé si me gustaría ser la persona que necesita tener un auto así.

Una mirada desde el diseño

Por otra parte, fiel a mi formación, no puedo evitar pensar este producto desde el punto de vista del diseño. Todos los que nos educamos en esa disciplina tenemos algunas nociones muy arraigadas acerca de lo que es “buen diseño”. Primero, que la forma debe seguir a la función (o al menos no entrar en conflicto con ella). Y luego, más a nivel “moral”, la idea de que el diseño debe hacer que los productos sean más eficientes, y que para eso deben estar constantemente mejorándose a sí mismos. Es decir, evolucionando.

En ese sentido, la “no-evolución” del Clase G en sus formas entra en franca contradicción con su “evolución” como producto. Porque –más allá de su apellido ilustre– nació como un vehículo de servicio para llegar a todos lados, pero no a altas velocidades. Los expertos en manejo offroad saben que la destreza es más importante que la fuerza bruta, así que nunca le hizo falta demasiada potencia para hacer bien su trabajo. De hecho, el Mercedes 280 GE que ganó el París-Dakar en 1983 tenía sólo 320 caballos (y estamos hablando de una unidad preparada para la competición más exigente del mundo).

Hoy la versión AMG G63 (que aún no llegó a la Argentina) tiene nada menos que 585 caballos. Es simple: ponerle un motor de esa potencia a un vehículo con forma de caja es aerodinámicamente tan sensato como ponerle alas rectas a un avión supersónico. Y calzar con llantas de 22 pulgadas y neumáticos de perfil bajo a un vehículo cuya mayor virtud son sus capacidades fuera de la ruta, es como ponerle mocasines italianos a un alpinista.

“A nuestros clientes les gusta así”

Durante la cena de cierre de la presentación en Carcassone, tuve la oportunidad de charlar un poco con uno de los encargados del desarrollo de la nueva Case G. Y no pude evitar hacerle informalmente esas preguntas:

-¿Por qué ponerle un motor de más de 500 caballos a un auto que a más de 80 km/h resulta aerodinámicamente ineficiente?
-Porque nuestros clientes demandaban más potencia, manteniendo la iconicidad del Gelandenwagen original.

-¿Por qué entonces no lo hicieron evolucionar aerodinámicamente un poco más, como Porsche lo hizo con otro ícono, como el 911?
-Porque a nuestros clientes les gusta más así.

-¿Y qué hay de la eficiencia del auto en cuanto al consumo y las emisiones contaminantes?
-Nuestros clientes no se preocupan mucho por esas cosas.

Luego de esa conversación me volvieron a venir a la mente Los Simpson. Pero esta vez, el capítulo del Homeromovil.

¿Hay tanta diferencia acaso? Un equipo de los mejores ingenieros y diseñadores de la industria se pusieron servicio de satisfacer los caprichos de un (muy acaudalado, eso sí) grupo de Homeros. Claro que hay una gran diferencia: el G-Wagen le hace ganar mucho dinero a Mercedes-Benz, y no creo estar errado si digo que debe ser uno de los productos más rentables de su lienup. De hecho, el G63 es la versión AMG que mejor se vende en proporción al resto de la gama.

Desde ese punto de vista, chapeau.

Pero a mí eso no me satisface. Puede ser una visión sesgada por mi formación, como decía antes, pero estoy convencido de que el diseño debe empujar hacia adelante, avanzar, proponer mejores soluciones, tomar riesgos y –de ser posible– hacer que los productos que tengan un impacto social positivo.

Por eso, si vamos a comparar, me parece mucho más valorable la propuesta del nuevo Land Rover Defender que, aún a riesgo de generar controversia entre los “puristas”, hizo una propuesta moderna y mucho más eficiente, que incluso resultó en una estética propia y novedosa. El nuevo Defender me parece gran triunfo del diseño.

El nuevo G-Wagen representa más bien lo contario: es tomar algo del pasado, que a su manera nació honesto y auténtico, y usar esas virtudes para convertirlo en algo con un propósito totalmente distinto al original.

Con el Clase G, Mercedes-Benz sacrificó el diseño en el altar de la iconicidad.

R.T.

***

El nuevo Mercedes-Benz G 500 ya está a la venta en la Argentina.

Equipamiento, ficha técnica y precios se pueden ver acá.

Hace dos años. Abril de 2018. Renato Tarditti viajó al Sur de Francia para manejarlo para Autoblog.

Ya nada queda del todo terreno nacido para cumplir con el servicio militar.

Aunque sigue siendo un 4×4 con enormes recursos para el off-road.

Tres diferenciales. Los tres con la posibilidad de ser bloqueados.

Las plazas traseras sorprenden: por las dimensiones externas, podrían ser más espaciosas. Se pueden elegir butacas tipo First Class, pero sólo como opción.

Aunque el baúl es generoso.

En la Argentina cuesta casi 300 mil dólares.

La manera más cara y lujosa de jugar al off-road.

Evolución histórica del Clase G.

Dos años después de su test drive internacional en Francia, ahora sí: “Bienvenido a la Argentina”.

112 Comentarios

  1. Autobhanyvienen dice:

    Demaciado para un porteño solooffroaddunapinamar.

  2. epi dice:

    Muy buena descripción!

  3. If you want to be Champion dice:

    En cualquier momento la vamos a ver en mano rápida haciendo señas de luces, lo único para lo que compran SUVS y Pickups en este país bananero.

    • ILarq dice:

      Es que es el mismo caso. No creo que haya camionetas que sean igual de buenas para ruta y para off road. Siempre hay un sacrificio en algún aspecto. El tema es si ese sacrificio es crítico o no tanto.
      Es como las medianas. No son las mas cómodas, no son las mas eficientes, ni las mas estables, pero son la solución logica antes nuestras rutas, caminos y calles. Siempre hay un sacrificio.
      O un auto que es un placer en asfalto si lo usas en ripio tenés que ir despacito…
      Los dueños de éstos Clase G tendrán su buen juego de llantas y cubiertas off road para cambiarlas y salir a pasear por el desierto de California…

  4. lord_nachos dice:

    Que lindo seria que hubiera una version mas terrenal, alcanzable para la mayoria de los mortales, con un motor diesel sin llegar a extremos ridiculos de potencia y sin tanto artilugios tecnologicos para complacer a millonarios. Digamos un vehiculo mas orientado a los que les gusta el off road y no tanto a caprichos de ricos. Soñar no cuesta nada

    • rotulos1 dice:

      hay 350 diesel sin pantashita ni yantotas

      • GuilleV6 dice:

        Pude manejar esa diesel en UK, es una cabra como trepa, no tocas el ascelerador y trepa.
        Pero tiene algo muy malo.
        Que de ahora en mas todo vehiculo me parece una merd. y lo peor que tiene es que no la podre tener…

    • R.H.C.P dice:

      Es Mercedes Benz. Ningún modelo es alcanzable para los mortales.

      • Juan37- dice:

        Bueno, si, los que salen a remate del ejército, los viejos GD240, por ejemplo. En mercadolibre hay uno blanco publicado 4 veces a 18.000 dolares

        • Reichstag dice:

          Me haría medio argentino solo para comprarme uno de esos publicados. Por aca se publica uno cada 3 años y dura 2 dias la publicacion. Bueno justo ahora hay uno publicado, second hand con 30000km. Pedian 200.000 verdes, ahora lo bajaron a 150.000.

    • ezeq26 dice:

      Lo que pasa, es que apuntan ese público por algún motivo.
      A mi también me gustaría una Ferrari abaratada, con poco equipo de confort, con suspensión, motor de auto “normal” a un precio alcanzable, pero no va a existir nunca.

    • Daniel dice:

      Es sólo una forma de plantear un negocio. Fabricar a lo chino minimizando ganancias por unidad pero con altos volúmenes, o por el contrario, posicionar el producto para unos pocos, cobrarlo una fortuna y ganar lo mismo. Pagani lo hace con sus autos, y hasta cierto punto, Toyota lo está haciendo con sus Land Cruiser serie 70, que valen más que una 200.

  5. Griguolista dice:

    Qué extravagante dilema que encierra tantos interrogantes bien planteados en la nota con este hermoso auto.
    Vanidad es su concepto y una cruda realidad reconocida por Mercedes Benz: el cliente (con mucho dinero), es el que manda, nos genera un gran negocio y nosotros satisfacemos su ego. Cada cual en su juego. Vivir y dejar vivir.
    Felíz quien pueda disfrutarlo.

  6. ILarq dice:

    ” suspensión trasera independiente (en lugar de la histórica barra de torsión”
    Barra de torsión o sería eje rigido?
    Eficiencia y emisiones. A nuestros clientes no les importan esos temas… je. Y acá están los que se compran una chata V6 3.0 diesel de 3 palos y se quejan de que gasta mucho… o le ponen minions a una Ram…. diosssss

    • ILarq dice:

      Renato, buen dia. Puede ser que lo que cambió y ahora es suspensión independiente sea la delantera y no la trasera? Atrás creo que sigue con eje rigído anclado con brazos múltiples. Algo “similar” a la de la Frontier?

      • wall-e dice:

        Las suspensiones son iguales al sistema que tenía el Lada Niva, que fue el primero en contar con un eje trasero rígido y suspensión independiente en el delantero. Precisamente es en el eje anterior donde se encuentra una de las principales características de esta nueva generación del Mercedes Clase G. En lugar de utilizar un subchasis al que anclar la cuna del motor y las suspensiones, el nuevo modelo ata los brazos de suspensión y los muelles al propio bastidor del coche. De este modo se logra una mayor precisión a la hora de circular por el asfalto, al carecer de las holguras típicas de los subchasis, pero no tendrá la misma robustez que un eje rígido como tenían las versiones anteriores. Esto demuestra que va dirigido a un público que mayormente lo utilizará sobre asfalto y no en situaciones típicamente off road. Para eso crearon el Mercedes-Benz G 500 4×4², pero sale el doble de precio.

        • ILarq dice:

          Claro. Pero atrás no tiene suspensión independiente. Sigue con eje rígido. Distinto sistema, pero no es independiente.

  7. matthias8283@gmx.at dice:

    Gracias por este excelente artículo. Un detalle ortográfico no más: Gelandenwagen se escribe así:
    Geländewagen

  8. Nacho511 dice:

    Todo debe tener un sentido , cada ángulo , cada terminación, seguramente lo tiene , MB no debe dejar nada liberado al azar . Teniendo en cuenta eso y descontando las explicaciones que debe tener , en lo personal me parece muy feo y el interior ni hablar , con esas luces de ambientación (?)

    Pd : si pudiera tendría uno .

  9. ILarq dice:

    No es muy baja velocidad 40km/h max para la baja? O será solo el bloqueo de diferencial?

    • Daniel dice:

      No. La Baja es un cambio (en la transferencia) que te reduce todos los otros. En la Toyota (que es la que conozco) en 1ra baja, apenas se mueve, y en 4ta a fondo, no creo que vaya a más de 40 (no se recomienda usar la 5ta en doble)

  10. Nerviozzo dice:

    Excelente nota… Es un vehículo bastante interesante, pero es una lástima el interior, quisieron hacerlo retro pero mantuvieron esa pantalla inmensa que hace de tablero y de multimedia, no se, me parece un poco de muy mal gusto

  11. Gor2 dice:

    esta si es una cabra de montaña

  12. Jorge F. dice:

    Si querés disfrutar de un vehículo de estas características te compras un Land Cruiser, si querés que vean como disfrutas de un vehículo de estas características te compras un Clase G. Hay un público para cada uno. En mi caso lo miro como un curiosidad de la industria y me anoto con un Land Cruiser.

  13. yatelito dice:

    Es el mismo concepto de un Pagani, Lamborghini, Ferrari etc son contradictorios pero es lo que los ricos del mundo demandan para que querés un auto con velocidades máximas de 300km

  14. DanielC dice:

    Linda crítica, una crítica de verdad.

    Cuando uno de los encargados de desarrollo de un vehículo responde con un “Nuestros clientes piden eso” significa que mas que desarrollador es marketinero y que no tiene mucha idea de lo que es un coche o de lo que es crear un vehículo. Los clientes de “esto” pueden ser los Kardashian, un rapero o un dealer.

    Un despropósito con ruedas.

  15. astonmartin dice:

    A 40 km/h se deben desbloquear los diferenciales. Doblar a mas velocidad con todo bloqueado debe ser imposible.
    Lo repito en cada nota del Clase G y lo dice lord_nachos más arriba, que interesante sería una versión civil despojada, solo con lo básico y todo el arsenal mecánico.
    Así como está es para jeques y raperos.

  16. Pedro dice:

    Veo cierta contradicción en la nota, afirmando primero que:

    “En cierto sentido, su “estilo” es la falta de estilo, si lo entendemos como artificios para hacer un auto más atractivo a los ojos. Y, paradójicamente, es ese despojo, esa crudeza en las formas lo que lo hace tan atractivo. Sus formas simplemente transmiten su propósito y por ende los valores asociados a él: robustez, indestructibilidad, practicidad. Hay una especie de legitimidad de origen en su diseño, que lo hace ser tan apreciado”

    Para luego criticar que el diseño no evoluciona….

  17. jero chemes dice:

    Chasis y reductora.
    Será lo único que hicieron en Europa con ese esquema que dura 50 años y sigue andando?
    Otro monstruo sagrado de la industria.
    Clase G. Inagotable, imparable y para nosotros, impagable lamentablemente.

  18. R.H.C.P dice:

    Buena crítica. Yo creo que así esta perfecto, no necesita cambiar su forma, ese es su estilo característico. Con solo ver su silueta todo el mundo sabe de qué se trata.
    Me quedó dando vueltas la entrevista, de que el cliente manda.. si más marcas escucharan a SUS clientes y no a lo que pide la “gente” o el “mercado”….

    • R.H.C.P dice:

      Pd: Cuando va a ser el día en que las plazas traseras vengan exactamente iguales, 3 asientos idénticos? Falsos túneles de transmisión ( no acá, en general), el apoya brazos podría adaptarse a un asiento homogéneo o re-diseñarse. Ni siquiera en una F-150 raptor que tiene 2 metros de ancho vienen iguales. Un despropósito

  19. a231275 dice:

    Marge creo que odio a Renato Tarditti (se animó a criticar al Clase G), no no la verdad es que escribe bien y es noble.

  20. smagra dice:

    El modelo militar mas cortito era sencillamente hermoso.

    Si tuviera el tiempo y la tarasca suficiente me encantaría poner a restaurar un bicho de esos

  21. LP700-4 dice:

    “… hacer que los productos tengan un impacto social positivo” zurdito detected. Viva y deje vivir hombre!

  22. Teslafan dice:

    Nunca entendí por qué Mercedes Benz le fue a pedir a Nissan que le haga una pick up teniendo esta plataforma.

    • Renato dice:

      No hubiese resultado viable económicamente porque el Clase G se fabrica en Austria con una producción relativamente baja y casi “artesanal” para los estándares modernos. Tal vez lo que podrían haber hecho es una pickup “equivalente” al la Gladiator con respecto al Wrangler (pero de súper lujo, claro).

    • Daniel dice:

      Podrían haber adaptado el chasis y desarrollado una cabina y caja adaptada a las formas de producción actuales, el tema es que las pickups sólo pisan fuerte en los mercados fuera de Europa. Quizá la idea era entrar con una inversión baja para evaluar y según el resultado ir avanzando en diseños propios.

    • marchin70 dice:

      Porque querian hacer una Sprinter pick up y no un Gladiator (como concepto). MB es excelente en vehiculos comerciales.

  23. Georgie dice:

    Excelente crítica Renato y coincido, me encanta pero hoy por hoy me quedo con el nuevo Defender….

  24. Medialuna dice:

    Coincido al 100%, lo único que faltaría es esperar a que se lance y pruebe el nuevo Defender (que parecería ser más honesto como producto).
    Supongo que fue víctima de la moda al igual que el Mustang en los 60 que pasó de ser una mini coupe de uso personal económica a un deportivo crudo y duro (aunque de ese cambio no me quejo).

    • marchin70 dice:

      Medialuna.
      El Clase G como concepto es honesto. Simplemente apunta al cliente con suficientes billetes para comprarse 3 Defender juntos y no tener que hacerse transplante de riñon todos los años.

  25. ALMAGRO dice:

    Al final, los Simpson, lo anticiparon, ja. Un sin sentido que es lindo.

  26. Aldo Pedro dice:

    Wrangler rubicón 5pts (109.200 usd) o Prado VX (120.000 usd)…….solo por nombrar algunas opciones que elegiría antes que este Clase G.

  27. UNDERGROUND dice:

    Felicitaciones Renato, una de las mejora críticas que eh leído en Autoblog.

    Hace muchos años un familiar lejano tenía uno de primera generación en perfecto estado. Un tanque de guerra que nos peleábamos para salir en el! Si el dinero no fuese un problema tendría uno en mi garaje. Diseño atemporal, confiabilidad alemana y adn militar. Nada malo puede salir de esa combinación.

  28. marchin70 dice:

    CC, Renato.
    Me suena que el primer AMG no tuvo biturbo. El biturbo es muy moderno para haber sido ofrecido con el primer Clase G AMG. Y me parece que los V8 biturbo tenian potencias superiores a los 520 cv. En cambio el V8 aspirado que traia el Clase C si tenia 476 cv.
    Saludos

    • wall-e dice:

      La primera versión AMG de producción del Clase G salió a la luz en 1999 para conmemorar el 20º aniversario, llamado G 55 AMG. El Mercedes-Benz G 55 AMG equipaba un propulsor atmosférico V8 de 5.5 litros, que rendía 354 CV de potencia y un par máximo de 525 Nm disponible desde las 3.000 vueltas. Tres años después, en 2002, se estrenaba una versión aún más potente, el Clase G 63 AMG, con un propulsor también atmosférico pero V12, con 6.3 litros y nada menos que 444 CV y 620 Nm de par. En 2004, para celebrar el 25º aniversario del 4×4, llegaba al mercado el Mercedes Clase G 55 AMG KOMPRESSOR. Con un motor V8 de 476 CV y 700 Nm de par máximo. En 2012 llegaba el G 65 AMG, con un propulsor biturbo de 6.0 litros y 12 cilindros en V, con una potencia de 612 CV y su par máximo en 1.000 Nm. También en 2012 se renovó el G 63 AMG, con un nuevo V8, también turboalimentado, de 5.5 litros, 544 CV de potencia y 760 Nm de par máximo.

  29. Daniel dice:

    Si tengo que elegir una, me quedo con la 1ra generación, espartana, llantas de chapa, indestructible y reparable con tenazas y alambre. Le duraron a nuestras FFAA, es más que suficiente prueba de su nobleza.

  30. @autazos dice:

    La frase original “es la economía, estúpido” también sintetiza la evolución de este producto, cada vez más “Lo que el cliente quiere” y menos consecuencia del trabajo de equipo entre ingenieros y diseñadores.

  31. ELGARRA dice:

    UNA OBRA DE ARTE Y DE INGENIERIA ALEMANA. EL UNICO MERCEDES Q ME GUSTARIA TENER

  32. JWarlock dice:

    Excelente nota, me gustó mucho leerla!.
    Creo que en esta parte “ha habido sólo grandes evoluciones”, después de sólo falta un número.

  33. NACHOOFF dice:

    Me encantan este tipo de críticas, no solo el auto en sí sino lo que representa, gracias!

  34. mercoauto dice:

    Hermoso vehículo, de los pocos con forma de camioneta.
    Lastima su delirante posicionamiento en el mercado.

    Recuerdo cuando era chico, no eran tan, tan exclusivos y se veían bastantes en los 80s, sobre todo en uruguay.

  35. nicogc dice:

    Excelente crítica Renato! Gracias por compartir esto, me pareció muy objetiva también por todas las contracciones que tiene ese vehículo.

  36. Juan dice:

    Texto muy rico e interesante, como siempre nos tiene acostumbrados Renato.
    Ahora… Más que crítica es una columna de opinión y reflexión del auto. Sólo aprox 5 renglones hablando del auto “probado” y el resto una muy interesante disertación del concepto del vehículo.
    @CC y Renato, con buena onda y de manera constructiva comento que me quedé con ganas de leer una crítica de un auto que jamás me podría comprar (🙃) pero es súper interesante.

  37. Zeb B dice:

    Gran, gran artículo… y además una “crítica” en modo test del vehículo hubiera sido difícil de digerir, por todo lo que debe evaluarse en este producto, por tantas dimensiones que se cruzan en él y por las mismas contradicciones que acusa Renato al inicio…
    Si nos ponemos estrictos, todos los autos tienen una alta proporción “de más”, hasta los más baratos. En alguna medida, todos son algo “irracionales”. Esta nota la podés cruzar con las evaluaciones y experiencias de la Chata Solidaria, o con las de Don Jacinto Campos, y en el fondo provocan en parte algunas reacciones afines. Sino miremos los comentarios… Y la verdad es que hay público para cada cosa, a mí me enerva cuando una RAM o una Amarok van a 160 km/h tanto como cuando un Sandero pistea en vía pública, y así…
    Me encantan los Mercedes Clase G, aunque estos últimos modelos no me caigan en gracia y yo esté alejadísimo de su público, me gustan estas notas y que siga existiendo el modelo.
    Tengo un GD 240 de más de 35 años, claro… el interior tiene más en común con un Fiat Brío, pero es algo especialísimo. ¿Quién puede no ser subjetivo?

  38. Ronnie dice:

    Orgasmo todo terreno,y eso que solo vi el titulo…

  39. Gonzo77 dice:

    La camioneta me encanta,la evaluación no me pareció muy justa,más bien prejuicios,y citar mal los Simpsons debería ser delito

  40. Tuerca Floja dice:

    Renato entiendo tu frustracion. Pero hoy las automotrices se prostituyen tanto como las trabajadoras de los bosques de palermo. Imagino que en los 50-60, MB tenia diseñadores con tanto oficio y tanta cabeza para imaginar productos que no le tenia que pedir consejo a un rapero o a un narco para diseñar sus productos. Diseñaba y el publico los amaba. Hoy es al reves.
    Hoy la cosa es distinta, MB responde al pedido de alguien que tiene plata y le pide el cachirulo este. Desde la seriedad de la ingenieria, la gente de MB desarrollo un vehiculo excepcional, los imagino orgullosos de su creacion revolucionaria. Luego, la nueva generacion de “creativos” se encarga de hacer cosas sin sentido, como un Overhouling de fabrica solo respondiendo que es lo que el cliente le pide sin pensar simtiene sentido. Muy bajo precio para su prostitucion. Para dejar de lado la imagen de marca señorial, de lujo, de avanzada para ser una proveedora de caprichos para gente de dudoso paladar. Ferrari opto por una buema solucion para proteger su imagen de usuarios que la ponen en jaque. Imaginate que a Da Vinci el dueño de una cumbia reguetonera de miameee le hubiera pedido pintar el logo de su marca, te parece que hubiera accedido? No, solo atendia los refinados pedidos dignos de un artista de su nivel.

    • Renato dice:

      Estimado, ea difícil saber qué hubiese hecho Da Vinci ante el pedido de un millonario de Miami. Pero lo cierto es que los grandes artistas del Renacimiento realizaban muchas obras “a pedido” de la aristocracia del momento. La palabra “prostitución” para definir el recorrido del Clase G es un poco fuerte. Yo diría “desnaturalización” o hasta “degeneración” (tomada como una evolución contraria a su esencia original). De todos modos, en un mundo en el que lo único que manda es el dinero de los clientes, me parece algo absolutamente predecible y hasta en un punto legítimo (son las reglas del juego existentes). Hoy por hoy es un auto que lo que expresa es “me ch* un h* todo, acá mando yo“. Por eso me parece que es un buen espejo en el cual mirarnos como entusiastas por los autos.

    • fga dice:

      Estimado, en Uruguay en los años 60-70-80 los MB eran comprados por laburantes, inmigrantes, comerciantes, que buscaban calidad, que valoraban la calidad, que sabían que el auto quedaría en la familia por décadas, así es cómo Mercedes construyó su aura premium, por qué eran autos buenos, fierros de verdad.
      Hoy la historia es otra y ya no queda mucho de aquellos MB.
      Saludos

  41. fobos9 dice:

    Estimado Renato, luego de leer la nota coincido con tus sensaciones de “amor-odio”. Me quedó un sabor amargo en la boca, la conclusión a la que se llega es que si un grupo de millonarios snobs eligen como objeto de culto un vehículo en particular, este estará condenado a sufrir las adaptaciones que demanden sus caprichosos clientes, a pesar de que las mismas vayan en contra del propósito y diseño primigenio del vehículo….

    • Renato dice:

      Así es el mundo en el que vivimos, estimado ¯\_(ツ)_/¯

    • Daniel dice:

      De eso se trata, venderle a la gente lo que la gente demanda. Los que lo entienden triunfan y los que no, se quedan rezongando. Como ejemplo, los chocolates y golosinas que consumimos en Argentina, son generalmente demasiado dulces para el resto del mundo donde los gustos son distintos. ¿Sabés donde fracasan nuestros empresarios? Quieren venderle al mundo golosinas al gusto argentino en lugar de adaptarlas al gusto local… 🤦🏻‍♂️🤦🏻‍♂️🤦🏻‍♂️

  42. mercoauto dice:

    Que loco que las automotrices dejen a las suv con formato rústico, solo para una super exclusiva élite.

    Lo hace hasta Suzuk,i que es una marca generalista, con la jimny.

    Osea saben bien, que atrae mucho más ese formato clásico de suv, pero lo reservan para un público muy selecto.

    Para el resto de los seres humanos, diseñan suvs genéricas, neutras y más parecidas a un auto que a una camioneta.

  43. jebus_crazy dice:

    Me encanta esta camioneta, pero los faros pueden ser eficace; no se, pero si se que le quedan realmente feos, un asco .

  44. Wenzel dice:

    Debe ser el mejor todoterreno del mundo junto al Land Rover, y un simbolo de excentricidad.

    Hace un tiempo andaba circulando un video viral aqui en Montevideo, sobre un Clase G cuyo dueño (algún europeo seguramente) lo había dejado en una zona que no se podía estacionar, vino el guinche de la Intendencia de Montevideo a levantarlo y sacarlo, y ni lo pudieron llegar a levantar para ponerlo en el camión y llevarselo!

    Esta en youtube el video, buscando por “clase g montevideo guinche”

  45. fga dice:

    Muy buena nota.
    Creó que el clase G si bien tiene orígenes de diseño e Ingenieria funcionales, siempre tuvieron materiales y una construcción que los hicieron tener costos altos, sabiendo además que eran vehículos que no tenían recambio.

    Hoy es un objeto de lujo en estas versiones irracionales.

    En Nueva Zelanda se comercializan unas versiones chasis cabina a 80.000 dólares base, pensadas para el verdadero trabajo. En lo personal me encantan.

    Por otro lado la misma irracionalidad de los clase G las veo en una chata con 260 cv, sin embargo se venden y mucho.
    Ejemplos sobran de irracionalidad y en dónde la funcionalidad se perdió dándole lugar a no sé qué, desde las casas para 4 personas de 300 m2 pasando por motores de carrera para hacer 15 km por día en el medio de una ciudad.

    Por otro lado, el Jimny salvando distancias se reinterpretó siendo un vehículo que también puede darse el lujo de cobrar un pedacito de su historia, pero sin perder la esencia.

    Saludos

  46. A. Senna dice:

    Excelente idea la de plantear la critica no siguiendo el molde habitual. Era necesario, dos años despues. Como nunca antes en el blogcito veo tanto material de criticas de autos en estos ultimos dias. Las sensaciones de amor-odio me parece que son mas de la ultima de esas emociones, y acompaño al 100% ese pensamiento. Muy disfrutable la nota en este segundo domingo del fin de semana. Eso si, Renato, para mejorar la lectura para los dichosos que se enchufan mañana, conte 9 errores menores en la nota. Nada de importancia, como los acentos que no estoy poniendo en este mismo comentario, por falta de ganas al escribir desde el celu. Se me termina mi rato libre, si llego detallo las 9 correcciones a continuacion.

  47. Frananch dice:

    No me gusta la nota.
    Es Su Majestad, una leyenda de la industria automotriz.
    Tuve un 240GD 10 años, queria llorar de la emocion, no ver criticas al diseño, “a nuestros clientes les gusta asi”

  48. A. Senna dice:

    ..el primer cliente real fue el nada menos que el..
    ..grandes evoluciones..(le falta la cantidad)
    ..industria se pusieron servicio..
    ..lienup..
    ..hacer que los productos que tengan..
    ..contario..

  49. Jimi_HX dice:

    Me super encanto la critica, al fin salen del vetusto molde.
    Es mas relajado, mucho mas llevadera y se pueden incluir extras que en las otras criticas no suelen tener por ser tan estructuradas.

    En cuanto a la clase G, con ese motor, 3 diferenciales, reductora, para que corno queres andar a 300kmh!
    En mi zona, hay uno que tiene una y esta mas feliz que perro con 5 colas. Seguramente le sobra para todo lo que hace, pero a quien le importa?, hace lo mismo que podes hacer con un fiat palio, pero con todo el lujo, seguridad y confort de un clase G.
    El que la tiene, que la gaste como se le cante, quien soy yo para decirle al resto como la tiene que gastar?.

    Saludos y felicitaciones.

  50. A. Senna dice:

    ..fue reemplazado las calles..
    ..los mas demandadas..
    ..los’90..

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario