Ranking Autoblog: Fiat Uno ASM

Texto de Paul “Coloflow” Szebesta
Piloto oficial de Autoblog y creador de Racing Films
Nota complementaria al video del Ranking de Autoblog (ver video abajo)

La idea de esta nota es usar el formato de las críticas del Ranking Autoblog, analizando el Fiat Uno ASM. Pero, ya que estamos, les cuento como empezó todo. Total, tiempo no creo que les falte.

En mi casa siempre el automovilismo estuvo presente. Religiosamente, todos los domingos la televisión se sintonizaba con la trasmisión de Carburando y, si no, se escuchaban las carreras por Campeones, mientras nos dirigíamos hacia la casa de alguno de los abuelos en la coupé Fuego GTX blanca de mi viejo.

Por ese entonces, no entendía nada de pasión ni de habilidad conductiva. Como todo niño, sólo me interesaba ver cuándo chocaban. Aunque me queda grabada una corrección de mi viejo: “Las carreras no se juegan, se corren”. Pasó la niñez y en la adolescencia, si bien tenía bastante conocimiento de autos -ya que mi único hermano (mayor que yo) era una suerte de periodista amateur que se sabía cada detalle de cada auto que estuviera en el mercado- seguía sin prestarle demasiada atención al mundo de los fierros.

Recién a los trece años, allá por el 2004, tuve mi primer contacto con un volante. Era el de una Kangoo 1.9 Diesel que había sacado mi viejo mediante el Plan Canje. Mi hermano me llevó a la recta que esta atrás del Golf San Martín, cerca de mi casa, para darme mis primeras lecciones de manejo. No me gustó demasiado. Llegué a la velocidad de 60 km/h y todo pasaba demasiado rápido. Sentía que no tenía control sobre nada y los nervios estaban en su máxima expresión. No me gustó la experiencia, por lo cual no se volvieron a repetir esas lecciones.

Mientras tanto, me divertía andando en mi BMX, pero no la usaba para saltar como hacían los otros chicos con los que andaba: a mí me gustaba andar lo más rápido que me dieran las piernas, entre los autos. Algo así como lo que hoy detesto que hagan las motos. Fue recién a los quince años cuando realmente aprendí a manejar. Cada tanto, algunos sábados, mi viejo me mandaba a lavar la Fiat Palio Weekend y yo aprovechaba para darme un par de vueltas por donde había tenido mis primeras lecciones con la Kangoo, aprovechando el nulo tránsito de la zona. Tampoco se podía ir demasiado rápido, ya que esa avenida -si bien es bastante ancha también estaba, no sé cómo estará ahora- completamente destruida por el paso de camiones y colectivos que tenían terminales sobre ella. De a poco, me empezó a gustar la cuestión.

Llegaron los 17 y diez días después del 6 de julio del 2008, momento en que los cumplí, ya tenía el registro. En ese momento, mi viejo tenía una Partner Furgón 1.4, donde la pregunta de parte de él se repetía todos los domingos: “¿Adónde fuiste?” Claro, le estaba haciendo como doscientos kilómetros por fin de semana. ¿Y a dónde iba? A los lugares que no conocía. Por ejemplo, siempre me había causado curiosidad adónde llevaba la 9 de Julio cuando se transformaba en autopista a la altura de Constitución: “Y bueno, vamos a ver dónde termina”, me decía. Y encaraba con curiosidad. También era común llevar a mis amigos al boliche y yo irme a andar por ahí. Cada vez me gustaba más manejar. Y si: cada tanto, me mandaba alguna.

Hasta ese momento, seguía sin prestarle atención al automovilismo, hasta que un día -apenas entrando a la casa de mi abuela- me encontré con la trasmisión de los 200km de Buenos Aires de TC2000 del 2009. José María “Pechito” López, con el Honda Civic de Víctor Rosso, se tiró por afuera en Salotto a pasar al Renault Megane conducido por Thiago Camilo (invitado de Matias Rossi). Fueron a la par y tocándose hasta Ascari, yéndose los dos afuera, pero prevaleciendo Pechito por delante de Camilo. Ahí me enloquecí. Empecé a seguir a Pechito en las distintas categorías que corría y en un año que fue bastante especial para él, cuando casi logra la Triple Corona, perdiéndola cuando se fue afuera por el aceite que dejó su compañero de equipo, el ‘Negro’ Basso, luego de romper el motor con el Torino del HAS, en la misma curva que unos meses atrás me puso los pelos de punta. Ese campeonato de TC se lo terminaría llevando Emanuel Moriatis.

Ese mismo año estaba terminando la secundaria, de una forma bastante particular, como casi todo en mi vida. Resulta que, un mes antes de las vacaciones de invierno, tuve una conjuntivitis viral hemorrágica, que me dejó con los ojos llenos de sangre y sin poder ir a la escuela, dado que fue el mismo año de la Gripe Porcina. Sin el alta médica, no me dejaban ingresar al establecimiento. Un mes perdido por la conjuntivitis, más otro mes perdido por las vacaciones extendidas y encima libre en casi todas las materias. Sí, libre. Para el último año de estudios, mi colegio implementaba el RPU (Régimen Pre Universitario), en el cual las faltas eran por hora, te tomaban trabajos prácticos para poder dar el parcial y yo sin poder ir. Si a esto le sumamos Bariloche y fiesta de egresados, el resultado es más que obvio: todas a diciembre. No sé cómo, pero logré aprobar todas las que eran materias teóricas y de texto. Sólo me quedaron Matemática, Físico Química y Estadística.

Mientras tanto, yo me seguía divirtiendo manejando. Como solía comentar en aquellos años en Autoblog, y como algunos me lo recordaron cuando salió el Ranking, mi conducta en la calle no era de lo más correcta. Conducta que ni se me cruza por la cabeza repetir en estos días y de la cual no me enorgullezco para nada. Lo raro era que no era de ponerme a correr contra otros o de “hacer tráfico”, como le dicen en la jerga a ir esquivando autos a fondo, sino de irme a curvas de media velocidad y transitarlas una y otra vez. Me empecé a dar cuenta de que me gustaba la velocidad.

Empecé a interiorizarme en el tema y me anoté en un curso de mecánica en la Escuela Argentina de Automotores. Abandoné a mitad de año cuando me di cuenta de que me gustaba estar arriba de los autos y no abajo. Quería poder ir rápido, pero en un ámbito seguro y dentro de la ley. Mi viejo siempre me decía que correr salía una fortuna, que había que empezar desde chiquito en el Karting, pero como buen adolecente, lo primero que uno hace al escuchar una afirmación de nuestros padres es cuestionarla. “No puede ser que si no hiciste karting no puedas correr”, me decía a mí mismo, así que empecé a investigar hasta que encontré el curso de pilotos de Jose V. Bianchi en el Autódromo de Buenos Aires.

El curso no era nada barato, así que junté coraje y se lo presenté a mi viejo, el cual me hizo una propuesta bastante coherente: “Cuando termines de dar las materias y te anotes en la facultad, te pago el curso y haces ambas cosas en paralelo”.

Durante el 2010 me presentaba a las tres materias cada vez que había mesa, pero sólo aprobaba una, por lo cual, me llevó todo un año terminar de dar esas materias, mientras trabajaba en la empresa familiar. Los números nunca fueron lo mío. Terminé la secundaria y tenía que ver qué hacía de mi vida.

Siempre me interesó la parte humanística de todo este circo, así que me anoté en Sociología en la UBA. Durante el primer cuatrimestre iba tres días a la Facultad y dos al Autódromo. Se podrán imaginar en qué estaba pensando mientras los profesores daban sus clases. Terminó el primer cuatrimestre, reprobé las tres materias del CBC y completé el Curso de Pilotos con buenas impresiones de mis profesores. Estaban contentos con mi conducta y por cómo respetaba las indicaciones que me daban. El curso constaba de diez clases en un Alfa Romeo 145 y luego en un Fórmula Renault 1.4.

Decidieron pasarme al Fórmula antes de lo que el programa indicaba, ya que decían que en los Alfa “estaba perdiendo el tiempo”. Luego de ese curso también tomé varias clases sobre manejo en lluvia, materia que me apasiona bastante. En ese entonces no conocía a nadie ligado al mundo del automovilismo. A mitad de año nos llegó una propuesta para hacer una carrera en Top Race Junior pero -además de lo caro que salía para nuestra economía- no me entusiasmaba empezar por algo de tal envergadura siendo yo un total novato, por lo cual dejamos pasar la oportunidad.

Allá por octubre del 2011 mi viejo le comenta a Claudio, hijo de un proveedor el cual competía en los Fiat Uno ASM, sobre el curso de pilotos que había realizado. Claudio le propuso hacer una prueba sobre su auto, a ver qué me parecía. Estaba en la empresa y recibí un llamado de mi viejo: “¿Estás sentado?”, me preguntó. “Si, ¿por?” / ‘Te vas a subir a un Fiat Uno de carrera”. “Ah, qué bueno”, dije con la poca efusividad oral que me caracteriza. “Festejá, ¡decí algo! ¿No estas contento?” “Hasta que no esté arriba, no”. Sí, soy un poco desconfiado. Claudio armó una reunión en el taller donde atendían su auto junto a Alberto –dueño del equipo y presidente de los ASM en ese momento- y sus hijos, Alan y David, quienes trabajaban en el taller y de los cuales Alan competía en la categoría.

“Acá no corremos ni en pedo”, le dije a mi viejo luego de ver la cara de Alberto frente a la idea de que un pibe de 20 años se subiera a girar en un auto de su equipo sin ninguna otra experiencia más que el curso. Por suerte, a los pocos días cambió de parecer, pero había otro problema. Hacía poco tiempo habían dispuesto en el reglamento deportivo que los autos rankeados en el campeonato de ese año no podían probar, por lo cual no me podía subir al auto de Claudio.

Sin embargo, en el taller había un auto que no tenía piloto. Rojo, franjas amarillas y blancas, y sin número en los laterales: “Vamos a probar con este”, me dijo Alberto. 11/11/11, llegó el día. Dado que el curso de pilotos lo había hecho sobre el Circuito 8, obviamente elegimos ese para dar mis primeras vueltas. Me prestaron buzo y casco, ya que sólo tenía botitas y guantes. Yo venía acostumbrado a las indicaciones del curso, donde todo era de menor a mayor, y primero nos hacían girar sin pasar las 4.000 RPM, para luego aumentarlas a 5.000 y así sucesivamente hasta alcanzar el límite, por lo cual decidí aplicar el mismo método en esta prueba.

Me contaba mi viejo luego de la prueba: “Alberto viene y me dice: ‘¿Qué está haciendo? Está haciendo 1.42 todas las vueltas’ / “¿Y vos a cuanto le dijiste que gire?” / “A 4.000” / “Y bueno, está haciendo eso” / “¡No! Entralo ya”, indicó Alberto.

Luego de la seña, al pasar por la recta, entré a bóxes: “¿A cuánto estas pasando los cambios, Colo?” / “A 4.000” / “No, tirale 7, 7 y medio”. Salí de nuevo con esas indicaciones y la cosa se puso más complicada. Cuando llegaba a los frenajes, el tren trasero se movía para todos lados, casi al punto de perder el control. Por dentro dije: ‘Si llego a correr, no hay chances de que complete una vuelta sin pegarle a alguien, es inllevable esto”.

Por suerte, había un Fiat 125 también probando ese día, el cual me sirvió porque lo único que me importaba era alcanzarlo. Soy de esos que necesitan tener la zanahoria adelante. Empecé a hacer 1.40, luego 1.39 y llegué a 1.38 cuando apareció la seña para regresar a bóxes. Terminó la prueba y terminé haciendo los tiempos que hacían los autos de mitad de pelotón en aquellos años de la categoría. Luego se subió David a girar unas vueltas. Ni cerró la vuelta y entró a boxes. Resulta que los amortiguadores de atrás estaban muy precargados, entonces cuando se aplicaba el freno el auto quedaba casi con las ruedas traseras en el aire, haciendo que se moviera para todos lados. Esto me dejó más tranquilo: no era yo el que estaba haciendo las cosas mal.

Al fin de semana siguiente se corría la anteúltima fecha del campeonato y era mi última chance para debutar, dado que en la última fecha estaban prohibidos los debutantes. La carrera era en el Circuito 6 del Gálvez, por lo cual una parte del circuito ya la conocía, me faltaba conocer la parte del Circuito 9 (recordemos que el 6 es la combinación del 8 y el 9). La premisa era sencilla: si lograba adaptarme a la parte del 9, debutaba el fin de semana. Si no, esperábamos al año siguiente. Con bastante presión me subí e hice lo mismo que en la primera prueba, solo que en la parte ya conocida aceleraba un poco más.

El auto durante toda la prueba sufrió una falla eléctrica que no me permitía girar en condiciones normales hasta que, promediando la jornada, la pudieron solucionar. Se acercó Alan y me dijo: “Bueno, Colo. Es la última tanda, dale a fondo a ver qué pasa”. Y allá fui, cual soldado que se prepara para la batalla. Sabía que esa tanda iba a determinar si debutaba o no ese fin de semana. Di tres vueltas con total normalidad hasta que en la cuarta, llegando al tobogán, venía con una velocidad tal que a mi criterio no hacía falta ni acelerar ni frenar y podía bajar tal como venía. Error. Apenas entré al tobogán y empecé a doblar, el auto hizo un trompo y salí marcha atrás hasta pegar con las gomas de contención. “Lo rompí todo”, pensé por adentro. Hasta ese momento ni si quiera había chocado en la calle. Con muchísima tierra y arenilla dentro del habitáculo esperando que llegara el rescate a sacarme de la leca, se iban esfumando mis ilusiones de debut.

Llegué a boxes, me bajé, observé los daños: no eran mayores. Sólo un Stop roto (que aún guardo) y nada más. David se puso a limpiar el auto que estaba lleno de tierra y yo, con una angustia que no me aguantaba. Transcurría el tiempo y nadie me decía nada. Por dentro me estaba empezando a impacientar.

Llegué al punto de no aguantar más y con la timidez que me caracteriza me acerqué a Alberto y le pregunté: “¿Voy a debutar el finde?”. Me respondió: “Quedate tranquilo, que vas a andar bien”. Luego de que me volviera el alma al cuerpo, pregunte por qué el auto había tenido esa actitud. Resulta que la famosa divergencia que le dan al tren trasero para que saque la cola no me la había explicado nadie. Si vos frenás o acelerás, el auto va a estar derecho, porque el tren trasero viene cargado. Ahora, si venís sin acelerador y volanteás, lo más probable es que hagas trompo.

Finalmente, debuté ese fin de semana, largue 20º y llegue 20º. Alan ganó la carrera y en la carrera siguiente se consagraría campeón. Cada fin de semana de carrera tenía presente el “de menor a mayor” que me habían enseñado en el Curso de Pilotos, por lo cual durante todo ese año me concentré en llegar a la bandera a cuadros y aprender lo máximo posible.

Recién en el año 2013 empecé a ser competitivo, año en que ganaría la Maratón en el Circuito Nº12 (ver nota).

¿Y de dónde viene el apodo “Coloflow”? Bueno, en los años que me divertía con mi BMX también rapeaba: saqué un disco y toqué en un par de lugares bastante under de aquel entonces. El Coloflow surgió dado que tenía un fotolog en Terra y de un momento a otro, todos emigraron hacia Fotolog Punto Com, por lo cual debía hacerme un nuevo usuario y un nuevo nombre. Quería que tuviera algo que ver con el Hip Hop, y ahí nació el Coloflow.

Luego de usarlo artísticamente, cuando me dediqué al mundo de los autos ya tenía el logo y algunas personas me reconocían por ese apodo, por lo cual lo seguí usando hasta el día de hoy. Ahora sí: pasemos a la crítica del Fiat Uno ASM (Asociación Standard Mejorado).

* Posición de manejo: Como en la mayoría de autos de carrera, nos encontramos casi incrustados en la butaca. Cinturones de seguridad de cinco puntos, volante cerca, al igual que la palanca de cambios. La pedalera, al ser la original, no se puede modificar, así que si necesitamos estar más cerca debemos correr la butaca o poner almohadones entre la butaca y el piloto. A diferencia de otros autos de competición, las piernas no quedan tan extendidas, dado que no alcanza el espacio interior del Fiat Uno para lograr esa posición. La visión es bastante reducida. Además, estamos lo más abajo posible en cuanto a altura, donde dependiendo de la fisionomía de cada piloto, vera más o menos hacia adelante. En mi caso, la parte inferior del parabrisas daba justo con la altura que quedaba mi cabeza. Además, tenemos un caño de la jaula que va de izquierda a derecha. De todas maneras, uno se acostumbra a ver poco hacia afuera y con el tiempo lográs imaginar dónde están las ruedas, al igual que la trompa, sin ver ninguno de estos elementos. Cada tablero se puede diseñar a gusto del piloto, aunque en los autos de nueva generación se están implementando unos contenedores plásticos bastante estandarizados, por lo cual la mayoría tienen los mismos indicadores en los mismos lugares. En el caso del Fiat Uno que utilizaba yo, tenía el tacómetro en el lugar central, del lado izquierdo presión de aceite y presión de nafta mientras que del lado de la derecha tenía temperatura de agua. Además, en cada carrera te proveen (después de pagarlo) el Lisso: un aparatito con luces led que indica las mismas señalizaciones que muestran los banderilleros. Este sistema es de uso obligatorio.

* Suspensión: Adelante lleva suspensión independiente con amortiguadores hidráulicos regulables en altura. Los espirales se pueden cambiar de acuerdo a la necesidad de dureza que requiera la puesta a punto, siempre respetando el reglamento. No posee barra estabilizadora y esto se reemplaza por tensores y brazos de rótula. Atrás, amortiguadores originales con elástico y parrilla original. En la suspensión está el gran secreto de que este tipo de autos con poca potencia vayan tan rápido. Como se observa en los videos, la idea es que el auto tenga un permanente sobreviraje (saque la cola) para que no vaya de trompa al aplicar la potencia y así transitar más rápido las curvas. De todas formas, es muy común que el auto patine en la salida de las curvas hasta que se endereza la dirección. De acuerdo al manejo de cada piloto, este sobreviraje puede ser mayor o menor. Desde ya que está súper duro, al punto que si se traba mucho empieza a “picar”. Para condiciones de pista húmeda se suele ablandar, para hacerlo más estable.

* Frenos: Adelante tiene discos y caliper de Palio, los discos son ventilados. Atrás, campana. En cuanto a las pastillas, en ese momento eran de libre elección y nosotros usábamos la marca Ferodo, importadas de Italia, ya que eran las que mejor aguantaban la exigencia de muchas vueltas seguidas sin fatigarse. El reglamento técnico permite la opción de sacar el servo de freno, lo cual hace que el pedal de freno sea muchísimo más duro. Esto es conveniente para dosificar mejor la presión y a su vez te permite frenar con el pie izquierdo en curvas que sólo se necesita que el auto se cruce un poquito, sin necesidad de levantar con el acelerador. Desde ya que, en los frenajes bruscos, el auto se mueve mucho, sobre todo en el tren trasero, debido a que queda con muy poco peso en el momento de la frenada y la divergencia de las ruedas ayuda a perder estabilidad. Por eso, es común ver que -cuando un auto se pasa en un frenaje- directamente haga un trompo, sin poder hacer nada para salvar la situación.

* Dirección: Original de fábrica, con cremallera. La dirección es bastante dura y pesada, dado que los neumáticos slicks hacen que se agarre al piso. Siempre y cuando las ruedas no estén patinando, hay que hacer bastante fuerza para mover el volante, lo cual en las últimas vueltas (si no estás bien preparado físicamente) te puede pasar factura. En lo personal, me gusta que no tenga hidráulica.

* Caja: Original de Fiat. En ese momento, se usaba como venía de fábrica, aunque ahora se usa la de Palio, lo cual acortó bastante los cambios. Este era uno de los elementos que más sufría, dado que originalmente no está pensada para aguantar la potencia que tiene el motor de competición, por lo cual era normal que cada dos carreras hubiera que reemplazar algún elemento. Desde ya que el factor “sos un burro” influye mucho en el desgaste que pueda tener. Algunos pilotos la hacen durar varias carreras mientras que otros rompen cajas todos los fines de semana.

* Motor: Fiat Tipo 1.6. Tiene entre 130 y 140 caballos, dependiendo del banco de pruebas. Régimen máximo de 7.500 a 8.000 rpm. Las especificaciones técnicas se pueden leer en el reglamento de la categoría (descargar acá). A grandes rasgos, enumero lo más importante: leva de 9.70 de alzada, botadores originales o fijo, resortes de carrera, la tapa se puede limar un poco, válvulas originales, no se puede tocar la cámara de combustión, pero lleva pistones de competición con sus respectivos aros, cigüeñal original, se permite balancear, bielas originales, volante de embregue de acero de peso libre, al cárter se le permite hacerle un rompe olas, múltiple de admisión original aunque se permite pulir, carburador de dos bocas original de Fiat Uno, se permite regular los chicleres. La potencia de cada motor varía según su preparación y la inversión que se le ponga. Cuanto mejor sea el mantenimiento, mejor va a andar. También cuenta el cuidado: si sos de pifiarle mucho a los cambios haciendo que se vaya a 8.000 rpm muy seguido, lo más probable es que se rompa. Si bien no tiene demasiados caballos, el auto pesa alrededor de 850 kilos, por lo cual se torna más que interesante en lo que a prestaciones se refiere. Desde ya que al ser carburado, hay que estar muy atento a que no se ensucien las bujías.

* Ayudas electrónicas: ¡¿Qué lo qué?!

* Comportamiento: Siempre digo que la mayor diferencia entre un auto de calle y uno de competición está en la puesta a punto del chasis. Si bien se busca sacar el mayor caballaje posible dentro de lo que se permite trabajar en el reglamento, lo fundamental es que el auto doble bien y sea rápido en las curvas. Hoy en día, en la mayoría de las categorías, el nivel de competitividad es tal que se necesita que el motor sea un misil y el chasis esté perfecto, además de que el piloto tenga destreza.

* Robustez: Debido a que los elementos sufren por sobre lo que están diseñados a sufrir, es normal que se rompan. Algunos elementos del motor, como otros del chasis, están pensados para un auto común de calle, que al ser exigidos de la manera que se lo hace en el mundo de la competición, es común que se rompan. Desde ya que esa estadística se puede reducir cambiando las piezas con mayor frecuencia, lo cual aminora los riesgos de rotura. Esto implica mayor presupuesto, pero de igual manera, no asegura evitar las roturas. Más de una vez nos ha pasado de colocar elementos nuevos y que duren una sola carrera.

* Neumáticos: La categoría usa los NA 13×7. Es un buen neumático y bastante blando, mucho más que los Pirelli que últimamente están usando otras categorías. A su vez, al no ser radiales, casi todos los neumáticos tienen diferentes medidas, por lo cual era normal encontrar a los mecánicos midiendo las gomas para encontrar la más chica. Al ser más blando, tienen más adherencia, pero lógicamente sufrirán un mayor desgaste, sobre todo en autódromos como el de La Plata (lugar donde hoy se corre casi todo el campeonato), con un asfalto sumamente abrasivo. Es normal que después de una carrera “no quede nada”.

* Prestaciones: No hice mediciones con el Fiat Uno, aunque aquí abajo encontrarán una vuelta en el Autódromo de Concepción del Uruguay, donde se puede apreciar la velocidad mediante el GPS.

* Relación precio/deportividad: Hoy en día, armar un auto de ASM está costando alrededor de 850 mil pesos (con el modelo Uno Way), sumando entre 80 mil y 120 mil de motor, dependiendo de quién lo arme. ¿Es caro? A mi criterio, comparando con lo que sale un auto 0km, no. Sobre todo, pensando que vamos a tener un auto de carreras concebido para eso y que, en caso que no podamos correr el campeonato o presentarnos a todas las fechas, también podemos ir a cualquier Track Day a disfrutar del manejo de un auto así. Muchos se agarran la cabeza al ver que un Fiat Uno hace mejor tiempo que autos importados de miles de dólares.

* Conclusión: El auto con el que yo competí no era de mi propiedad. Lo alquilaba. El auto hoy se encuentra parado, luego de haber hecho un par de carreras en ASM y luego de pasar a la Clase 1 del Turismo Pista. Ojalá algún día me vuelva a subir. No sé si a competir, porque creo que es una etapa terminada, pero sí a disfrutar unas vueltas con quien me dio tantos disgustos y alegrías.

* Mediciones: Dentro de todas las planillas que tengo de carreras mías en el Circuito 6 (tengo todo el material de cronometraje de cada fecha, je) el mejor tiempo fue de 2:03,359 realizado por Maximiliano Kebleris, campeón 2013 de la categoría. Esa fue la quinta carrera que yo corría e hice 2:07.372, un burro. Por suerte después aprendí. En el video de aquí abajo podrán ver el video on board con la serie clasificatoria de esa fecha.

Coloflow (@PaulSzebesta_)
Producción: RacingFilms y Autoblog.

***

Días de escuela. El alumno Coloflow y el Fórmula Renault del curso de pilotos de José V. Bianchi.

“Y recordá, Colo: también tenés otros dos pedales. No todo es acelerador, querido…”

Un verdadero veterano del Circuito 6 del Gálvez.

Año 2012. Primer temporada completa con el Fiat Uno ASM.

Año 2015. Última temporada.

Año 2013, primer triunfo, en una final infartante en la última curva (ver video abajo y crónica de la época).

***

VIDEO: Ranking Autoblog – Fiat Uno ASM

***

VIDEO: Fiat Uno ASM – Concepción del Uruguay

***

VIDEO: Última vuelta y victoria.

***

VIDEO: Despedida de Coloflow a su Fiat Uno.

***

VIDEO: La última carrera

90 Comentarios

  1. TanoV12 dice:

    Colo recomendas la escuela de Bianchi? Tengo ganas de hacer el curso de principiantes pero esta bastante salado, algo así como 50k

    • Coloflow dice:

      Hola TanoV12! Sii, super recomendable. En mi caso venia sin ninguna experiencia previa y uno viene acostumbrado a manejar en la calle, hasta que llegas a la confitería a 150 km/h y decís: ‘ah, esto es mas difícil de lo que imaginaba, jaj’. Yo en el 2011 el curso de 20 clases lo pague 20k, antes de ayer un conocido me comento que ese mismo curso esta 125k.. No es barato, pero si, vale muchísimo la pena porque aprendes a llevar el auto de una manera que en otro lugar no lo harías jamas.

  2. Alkeno dice:

    Buena nota Colo! me diverti mucho con la historia de el debut o no debut. Saludos!

  3. jebus_crazy dice:

    que buena nota che (Y)
    me pasaba lo mismo hace unos años “descargaba” manejando y me encantaba viajar con el auto, no habia cosa mas hermosa que agarrar el auto y no tener rumbo, manejar porque si. Solo, acompañado, enseñarle a alguno/a a manejar (aca si deje “descendencia” por asi decirlo) lo importante era “irse”

    hoy por hoy ya no lo banco, en parte por eso me compre un automatico y si pudiera en el laburo tener camiones automaticos, por dios, que hermoso que seria.
    Me bajo de esos bichos y no quiero saber nada, te quema bastante la cabeza

    porque uno no puede ser eternamente joven en ese sentido???

    • Coloflow dice:

      Jaj, si. En cuanto a la docencia, nunca la ejercí. Tengo muy poca paciencia.. En cuanto a los cambios, por ahora no reniego de la caja manual, veremos cuanto mas aguanto..

      • jebus_crazy dice:

        Si estas en Baires, lamento informarte que ya no te queda mucho.
        El día que nos liberen de la “cuareterna” la cosa se va a poner muy fea en materia de tráfico.

        Tu poca paciencia docente en algo sirve: porque una amiga mía me arrancó el paragolpe de atrás del 405 y otra (que me salio mas barata digamos) me rompio un aro de la optica de la f100🤣 (el arbol talado no opina lo mismo)

    • PabloF1 dice:

      Te debe de haber “aburrido” la MT por usarla trabajando, sino para tener buenas sensaciones es lo mejor.

      Recuerdo cuando averigue alla por 1993 en la escuela Bianchi que estaba algo asi como 3500 pesos si no recuerdo mal el curso y era una fortuna para un pibe de 13 años….

      Obviamente esta a años luz del curso de Bianchi y no es lo mismo pero meterte en un track con un buen instructor te puede ayudar a conocer los limites tuyos y de tu auto lo cual te puede ayudar en la calle ante determinadas situaciones de emergencia.

  4. Type_D dice:

    Entretenida nota, que grande el Colo. Manejar disfrutando de cada km que recorres, es uno de los mayores placeres. Ni hablar de manejar en un circuito.

  5. Seba73 dice:

    Entretenida la intro, gracias por la historia!!

  6. PabloF1 dice:

    Uff Seguramente sea tremenda nota como siempre Colo!! No tengo tiempo para leerla ahora y quiero leerla tranquilo (Algo mire muy por encima)

  7. Negro1983 dice:

    Excelente nota Colo, me encanto. Siempre me pregunto porque no hay mas fiat uno en lso track days, en vez de girar en autos de 50.000usd.

    • Coloflow dice:

      La verdad que yo tampoco. Hay como una idea de que si preparas tu auto de calle, tiene mas merito. La realidad es que cualquiera de estos autitos los mata a muchos que tienen sobrados caballos de fuerza y desarrollos y bla..

      • ItaliaCorse27 dice:

        No es tanto eso Colo sino que también para algo son los autos deportivos, los “deportivos” y los no deportivos. Más allá de que estén STD o preparados. Encima, llevar un auto de carreras trae otros costos consigo además del mantenimiento y otra logística. Tenes que tener lugar para guardar el auto, el trailer, alguien que te acompañe para subirlo y bajarlo, etc, etc.
        Yo soy partidario del auto de calle sea “preparado” o no en tracks pero siempre es bievenida la clase Track Car (Por desgracia no tenemos aún aca un torneo de Time Attack que es muy profesional).
        Ojo con las cosas que se dicen por ahí porque hay muy “burro suelto”. Ayer enganche un video en YT que solo pude soportar 10 minutos. La cantidad de burradas que dijo uno de los expositores fue tremenda. Se noto que ni siquiera había leído el reglamento o conocía la diferencia entre una jaula soldada y una abulonada, por ejemplo.

  8. andresmtdi dice:

    Que grande Colo, me encanto esa ultima vuelta!!
    Siempre quise correr, ya estoy medio grandecito (cumpli 40) pero en una cateria como esta de los Uno parece una gran alternativa.

    Cual es el costo aprox de alquilar un auto, sabes? Y que incluye? Estimo que si te lo pones de gorro, tenes que pasar por caja…

    Un fuerte abrazo!

    • Coloflow dice:

      Hola Andresmtdi! Nunca es tarde. El costo exacto no se porque este año ni si quiera llegaron a arrancar el campeonato, por lo cual suponog que los precios deben estar subiendo mes a mes. Hasta el año pasado creo que estaba 100 y pico. Todo incluido, auto, motor, torre (torre le llamamos a todo lo que pagas de medica, lisso, sensor, inscripcion, etc) gomas y nafta. De todas maneras si la idea es arrancar desde 0, te recomiendo que busques categorias mas ‘faciles’ por asi decirlo porque estos autos son bastante nerviosos. En cuanto al mantenimiento del auto: rompe – paga.. Tengas la culpa o no. Abrazos !

  9. Medialuna dice:

    Excelente nota, al punto de que cuando vino el análisis del Uno dije “ah, cierto que según el título trataba de esto” ja ja
    En mi caso desde los 13/14 años que le presto atención a los autos pero recién a los 18 tuve mi primer encuentro con la Break y a los 27 saqué el registro (primero por la poca paciencia del viejo y segundo porque tardé en decidir ir a la autoescuela).
    Me acuerdo de esa final de TC, cuando ya daba todo por perdido fui al baño y cuando salí veo a Moriatis terminando la última vuelta como puntero del campeonato.
    Antes que un auto de carreras definitivamente me gustaría ir a un circuito con un auto del montón (palio, gol, corsa) y luego sí ir subiendo. Lo del curso suena bastante interesante para el 2021.
    Mientras tanto, en los simuladores no puedo terminar ni una vuelta en Nurburbring sin despistar.

    • Coloflow dice:

      Es que paradojicamente un auto de calle es mucho mas difícil de llevar en la pista porque no frena, no dobla.. hace todo mal. Lógicamente porque no esta pensado para eso.. Pero bueno, es todo cuestión de practica. Saludos !

  10. PabloAna dice:

    excelente Colo, aguante el motor tipo y la caja lancia.

  11. Osmodiar dice:

    Jajaja, muy buenos los videos! Justito se pasó el que venia adelante, no aguantó la presión 😛

    Le faltaron los biiips al final del video de la victoria.

  12. bni dice:

    Muy interesante historia.
    Que diferencias hay entre un formula y un auto con techo a la hora de manejar?

    • Coloflow dice:

      Casi todo, jaj. Desde el vamos, el peso de los autos con techo suele ser bastante mayor que el del formula, lo cual influye mucho en las velocidades de curva y en mayor aceleracion. Por otro lado, el manejo en el formula debe ser super prolijo para que vaya rapido, mientras que en los autos con techo se suele ir batallando con el volante. De todas maneras, tambien hay categorias con techo que tienen un manejo bastante parecido al formula por la manera en que estan diseñados, como ser los TC2000.

  13. epi dice:

    Colo/CC: cómo se conocieron?…

    • CC dice:

      A ver, Colo: ayudame!
      Si no me equivoco, el Colo era parte del Festa Group, un grupo de lectores de Autoblog, del que todavía hay algunos exponentes dando vueltas por este blogcito.
      En una Autoclásica (no recuerdo el año), el Colo (que ya estaba corriendo) me ofreció llevar el logo de Autoblog en su auto.
      Para mí fue un honor y a partir de ahí pasó a ser el “Piloto Oficial de Autoblog”.
      ¿Fue así, Paul?

      • Coloflow dice:

        Yo conocí Autoblog a través de mi hermano. En la computadora de la oficina estaba en la pagina de inicio y un día se me ocurrió empezar a comentar, para pelearme con otros lectores, desde ya. Luego nos conocimos personalmente en esa Autoclásica que nombra CC y a partir de ahí empezamos a hablarnos con mi proposición de llevar Autoblog en el Uno. Luego nos vimos varias veces mas, vino a verme al Mouras en una competencia, luego nos vimos cuando Volkswagen presento el Polo y yo estaba cubriendo el evento para una agencia.

      • Coloflow dice:

        Ah, y también fuimos a un Focus Group de Mercedes Benz en Rosario con el Festa y a un asado en el garage de Autoblog pero no me acuerdo que celebrábamos.

        • Momo1967 dice:

          Supongo que el asado debió ser festejando algún triunfo o buen puesto, como hace cualquier buen sponsor, (aunque sea “sponsor ad honorem”) jajaja

        • Coloflow dice:

          O era aniversario del Festa o era el cumple de CC, realmente no me acuerdo. Igual, el mejor asado fue el que hicimos cuando salio la primer nota del Ranking 😀

  14. Gon_Gri dice:

    Excelente Nota Colo.. la verdad que cada nota tuya es mas interesante, estas teniendo buenos maestros.. La verdad que gastar 100 y pico de pesos por carrera no es para cualquiera!!! es complicado conseguir patrocinadores o en tu caso tuviste la suerte de bancarte el auto??
    Baja mucho el gasto si el auto es de tu propiedad??

    • Coloflow dice:

      Tuve la suerte de tener un gran sponsor que fue mi viejo! Todo lo que aprendí se lo debo en gran parte a el que fue el que puso la plata. Si, desde ya que si el auto te lo haces vos, los costos bajan considerablemente pero son muchisimas las horas que le tendrás que dedicar para ser competitivo.

    • Juanandres07 dice:

      Hace unos años un tío corría en TC roqueperense, una categoría zonal de acá, que los autos son una especie de cafetera, y en ese momento ya se hablaba de mil dólares por carrera más el viaje de llevar el auto, más todo el acompañamiento familiar, casa rodante en el circuito, asado, muchas bebidas y muchos amigos que vienen de arriba. El tenía su auto, y toda la semana estaba metido en el taller, siempre se rompía algo. Era muy difícil para alguien del montón sin plata en la familia. Después de estar unas temporadas en la media, le dejo de prestar atención y plata al auto y finalmente dejó. Sino hay mucha banca es muy difícil. La mayoría permanece por la banca y no por talento.

  15. Petiluz dice:

    La verdad colo no me sorprende lo bien que escribís y se te entiende re bien.
    Hiciste lo que te gustó eso es invaluable chabon más de uno no cumple ni la mitad de los sueños y vos mirate haces el ranking que tanto esperamos todas las semanas. Sos un groso che.

    • Coloflow dice:

      Muchas gracias Petiluz! Debo admitir que CC me da una mano, sobre todo con las puntos y comas. Suelo poner muchas comas, jaja. Y si, a veces me rio porque parezco Homero que hizo de todo en su vida, veremos como sigue esto.. Por lo pronto, hay que superar la pandemia tanto a nivel salud como a nivel economico, lo cual no se que es mas dificil, jaj.. Abrazo grande !

      • Petiluz dice:

        Yo manejo varias horas al día porque manejo un taxi y recién cuando hablabas del estado físico, pensaba WOW debes terminar fusilado. :)))))

        • Coloflow dice:

          Sii.. Sobre todo en las carreras de inicio y fin de temporada, donde hace muchísimo calor dentro del auto sumado a toda la indumentaria de seguridad.. Terminas matado. Por suerte en esa epoca entranaba bastante y tenia unos cuantos años menos que ahora.. Pero las carreras en el Circuito 6 te mataban.

  16. martinleandro dice:

    Siempre detrás de un piloto hay una gran historia, que zigzaguea entre el éxito, la frustración, el aprendizaje, la revancha, lo ganado, lo perdido, los consejos, los caprichos, el estudio, la pasión, la obligación, la devoción, la suerte o la desgracia…

    Y esta nota, fue adobada con todos esos condimentos.

    Ta vez se llega por casualidad, pero no se permanece por casualidad.

    Felicitaciones Colo por tu paso por el automovilismo, y por tu labor periodística.

    Avanti…

  17. Momo1967 dice:

    Buenísima la nota Colo!! Te felicito….Cuando ví los videos con “Choury” me hiciste volver al 89/90 aprox, en que acompañaba a una amigo, Jorge Guardia, que corría con los Fiat 600 Standar Mejorado, que era lo que se usaba en esa época y se “mataban” con un Choury ya en esa época. Creo que el apellido Choury en esa categoría ya debe estar en el nivel de prócer.
    De nuevo felicitaciones a vos, por tu carrera deportiva, por haber logrado tu sueño y por lo ameno de la nota.
    Gracias, la cuarentena así dura un poco menos.

  18. MauriC dice:

    Muy buena nota Colo, sobre todo la parte de tus inicios como fierrero. Hay una parte que un poco me hace acordar a mi mismo:

    — Se lo presenté a mi viejo, el cual me hizo una propuesta bastante coherente: “Cuando termines de dar las materias y te anotes en la facultad, te pago el curso y haces ambas cosas en paralelo”. —

    Cuando yo terminaba la secundaria quería hacer el curso de Piloto Privado de Avión y me ofrecieron el mismo trato. Me anoté en ingeniería aeronáutica con el plan de finalizar ambas cosas en simultáneo. La facultad se puso heavy, por lo que dejé de volar para meterle pata. Este año me recibí de ingeniero en Febrero, y solo me queda hacer la teoría de piloto comercial, creo que el plan salió casi como estaba diagramado.

    Espero las siguientes notas que siempre son un gusto leer!

    PD: Me cree un usuario para comentar acá, por lo que este es mi primer mensaje jaja.

    • Coloflow dice:

      Hola MauriC ! Que buen mensaje ! La aeronáutica también es algo que me gusta bastante y que siempre que paso por el aeródromo que esta al lado de la BS AS – La Plata yendo al Mouras digo: ‘algún día voy a aprender a volar’. Te llamo a vos ese día, jaj. Muchas gracias por las palabras y bienvenido al mundo de los comentarios de Autoblog 😀

      • MauriC dice:

        Uno de los pocos aeródromos que nunca visité, pero si, imposible no distraerse cuando pasas por ahí con el auto jaja.
        Podríamos negociar una vuelta en avión por unas vueltas en el Fiat Uno, a mi, no me suena mal.
        Respecto a los comentarios de autoblog… Debo confesar que muchas veces he saltado directo a la sección comentarios habiendo leido, apenas, la nota solo para ver el forobardo jajaja.

        Abrazo!

        • Coloflow dice:

          Un conocido que también vuela hace poco me dice: estaría bueno hacer una carrera Avion vs Superauto.. Así que ya tendríamos 2 aviones, faltarían 2 super autos. Telefono CC !

        • CC dice:

          Yo consigo los autos.
          Ustedes consigan lo más difícil: los aviones y el permiso para que autos y aviones compartan la misma pista, tengo entendido que en Argentina no es fácil de conseguir esa autorización.
          Pero los autos están! 😉

        • MauriC dice:

          Parece que esta idea va tomando forma. Lamentablemente los aviones que vuelo van, como máximo a 150/160 km/h, por lo que la carrera con un superauto sería injusta. Sin embargo, sería interesante hacerlo contra un Golcito por ejemplo. Una travesía sería interesante jajaja

      • fngonzalez dice:

        Pobre localidad de Ezpeleta, nadie la registra 😂

  19. Bigbird dice:

    Buenísima nota, colo!!! Che, soy apenas un amante de los autos en general… aprendí mucho de esto que escribiste hoy, siendo que tu experiencia es de primera mano! Gracias loco!!

  20. feik2003 dice:

    Ni bien saque registro, año 1985 (aunque sabia manejar desde bastante antes, eran otras epocas, otro transito, otro todo), tenia un Dodge 1500 del 76 que le compre a mi abuela. Cuando dejaba a mi novia en su casa, los sabados, me hacia un viajecito hasta Gualeguaychu, me iba al camping municipal, y me tiraba a dormir un rato. Cuando me despertaba, volvia a mi casa en Capital. Era tanto las ganas de manejar que tenia, que hacia de remis a todos los que lo pidieran.
    Hoy, ya mas grandecito, a pesar que me siguen gustando los autos, mi debilidad son las motos big trail y los viajes con ella.
    Muy linda nota Colo. A pesar de ser larga, es muy llevadera. Escuela CC?
    Te mando un abrazo!!

    • Coloflow dice:

      Me encanta como todos se coparon a contar sus historias también! A mi las motos me gustan pero siempre sentí que me mataría al segundo día de tenerlas, así que siempre me mantuve en las cuatro ruedas. Gracias y abrazo !

  21. ALMAGRO dice:

    Que linda historia, grande Colo. Ah, quien no manejo un Fiat Uno, no sabe lo que se perdió.

  22. MarianoVC dice:

    Lo que alguna vez me comentaron, es que hay gente que prefiere tener un Golf GTI o una Megane RS (por decir un par) ya que hay bastantes partes after market que se instala casi sin modificar y además, lo podes usar todos los días.

    Tener un auto exclusivo de track te hace tener un trailer, necesitas espacio para ese 2do auto, el trailer, algo que lleve el trailer. También, puede ser que a lo mejor la ganancia en prestaciones no es tan directa/rápida. Es algo de cada uno.

    Consulta Colo, el origen de los autos, son autos que estaban circulando o se suelen usar dados de baja? Me imagino que impacta mucho en el presupuesto para armarte una maquinita así.

    • A. Senna dice:

      Para track days es más cómodo y económico tener un auto de calle, especialmente si vivís en el interior y SIEMPRE tenés que moverte vos por todo el país con el auto a cuestas. Otra cosa es si vivís en AMBA. Trasladarte con trailer requiere dos vehículos adicionales y una parafernalia de costos y tiempos más cercano a lo que es participar de campeonatos zonales que al espíritu de un día de pista. Para mi ideal, lo ideal es un street legal con jaula. Pero entiendo que eso hoy ya no es compatible legalmente.

      • PabloAna dice:

        hay jaulas desmontables en ml, las hace w. garofalo

      • ItaliaCorse27 dice:

        Como dice PabloAna hay jaulas desmontables o sin llegar a jaula tenes los “Harness bar” (No son jaula pero suman a la seguridad al anclar los cinturones).
        Ayer hablando con un amigo de un video que vi me comentó que en la VTV de PBA le dieron el ok a la jaula siempre que tenga todas las butacas colocadas y que “llegado el caso le requerían el infrome de un ingeniero”. Por desgracia en la “Ciudad Anti Auto” que se volvió CABA ni siquiera con informe de ingeniero es posible.

  23. Coloflow dice:

    Suelen ser cascos dados de baja. Lo ideal es comprarlos por derecha porque cuando te paran te piden papeles del motor y del chasis. Aunque hay varios que no lo tienen, desde ya.

  24. arqabas dice:

    Muy buen relato! Gracias Colo y CC por seguir acompañándonos en estos tiempos extraños. Son una buena parte de lo que ayuda a hacerlo llevadero. Sigan así!!!

  25. gringo42 dice:

    Buena receña de tu historia, pobre tu padre con el tema de su auto, lo inflabas a km!.
    Ahora muchos corren o deberan correr la “coneja”, correr de diferente manera, pero corredor al fin!!
    Se vislumbra muchos corredores en el futuro cercano!!!!!!

  26. A. Senna dice:

    Mi sueño de chico era correr en karting y nunca me dieron bola mis padres. Luego me convertí en grande muy rápido: estudié, me recibí y conseguí estabilidad en el trabajo. Pero sólo seguía pensando en lo mismo. En mis sueños de correr. Justo arrancaban los tracks allá por el 2010 y ya sabía que era lo que quería hacer y también con cuál auto quería competir. Lo pude comprar 6 años después (era un locura en ese momento, que todavía estoy pagando) y tuve que esperar otros tres años más para poder usarlo para su fin (no tenía otro y ahí llevaba a mi familia). Debuté en un track a finales del año pasado y enseguida me conseguí un segundo auto para dejarle exclusividad de pista. Compré casco y buzito, más pastillas, gomas, aceites y líquidos de frenos para todo el campeonato (literalmente). Estaba anotado en todos los tracks hasta mitad de año. A los siguientes no me anoté sólo porque no había fecha jaja. Iba a hacer una gira que iba a quedar para la historia (para mí historia, al menos). Cuando estaba por empezar lo que había esperado por más de 30 años, pasaron cosas. Tres días antes del debut, iniciaba el lockout nacional. El coronavirus me cortó las piernas.

  27. Polishita dice:

    Excelente nota colo! Transmiten muy bien la pasión en cada una de sus historias y cuando te enganchas no podes dejar de leer. Me pasa tb en las notas de cc (para q no se ponga celoso) por ej cuando se subió al Hyundai wrc, creo q en el 2018. Abrazo para ambos y a seguir leyendo las notas completas!

  28. MiguelFarias dice:

    Se banca fuerte al Colo en este blogcito.
    PD: nada más “deschabador” de la edad que decir “fotolog”…los milenials deben estar googleando todavía, jaja. Saludos, excelente nota.

  29. Luis Loyola dice:

    Que buen articulo y el video de la ultima vuelta con victoria es muy bueno y emotivo, sentí como si hubiera estado en el auto. Saludos desde Trujillo-Perú.

  30. ItaliaCorse27 dice:

    Bueno, ahora con usuario nuevo (Perdí el acceso al anterior je) y con tiempo para haber leído la nota (BTW, tremenda nota Colo!). Voy a decir que:
    Me siento identificado con algunas cosas que mencionas:
    – “me divertía andando en mi BMX, pero no la usaba para saltar como hacían los otros chicos con los que andaba: a mí me gustaba andar lo más rápido que me dieran las piernas”: Yo hacía lo mismo (también con el skate y la MTB) pero corríamos carreras de “vuelta manzana” con mis amigos, por la vereda… el techo de un Fiat 1100 me hizo dar cuenta de que era algo un poco peligroso…
    – “Hasta que no esté arriba, no”: Soy de hacer lo mismo para todo. Cosas como Mansell en Canadá ´91, Scott Speed en Mónaco, Hill en la qualy de Monaco, etc te dejan marcado jajaja
    – ” “A 4.000” / “No, tirale 7, 7 y medio”.” Me paso en mi 1er track, llego un momento que el instructor me grito que cambié a 6,500 vueltas por que yo no le daba bola, quería cuidar el auto jajajajajajajajaja. Ese mismo día cuando me fui afuera por primera vez creí haber destrozado el auto y ni siquiera se había ensuciado.
    Me sorprende lo de la posición de manejo, debo admitir que creí que mi ex preparador cuando coloco la butaca Nick en mi auto me había verseado respecto a la posición dado que yo apenas podía ver por encima del torpedo.
    Totalmente de acuerdo con el “no a la hidráulica”, sacarsela al 33 fue de las mejores cosas que le hice.
    El motor Tipo es de lo mejor en la historia automotriz, dentro de su segmento claro esta.
    ” Atrás, campana” y pensar que algunos aca se escandalizan cuando un segmento A/B no trae discos atras… (Son los mismos que piden motores chicos, cajas AT, etc…. no saben nada de autos….)
    Algún día voy a cumplir el sueño de manejar un auto de formula… ya estuve cerca varias veces, incluso en una me invitaron a probar un 147 ATZP pero al final no se concreto jeje.

    En fin, creo que me comente todo ya. Excelente nota Colo!

  31. Nico.b dice:

    Bien ahí colo, por qué te bajaste? Cumpliste el sueño de unos cuantos, yo en mi caso particular nunca ví cercano correr en auto de pista, pero los tracks day hay q ser realista, cualquiera se puede meter a correr uno, es solamente juntar el valor y entrar, tengo ganas de iniciarme el próximo año

  32. Lschiavone dice:

    Muy buena nota Colo! También me sumo a los comentarios autoblog. Ya que salió el tema, como te comenté y bien apunto CC, lo más difícil de conseguir seguramente sea el permiso para que avión y auto compartan la pista, y lo segundo más difícil es conseguir alguno que ponga la plata para mover el avión!!! Jajajaja…avión chico de 400 hp y 260km/h lo pedimos ( más de eso ya es bastante caro para convencer a alguien de que lo financie 😬) así que puede no ser tan “súper auto” el competidor jajajaj pero estaría muy bueno! Abrazoo!

  33. FICO55 dice:

    Tremenda nota!! A cuántos lectores de este blog nos habrán dicho nuestros padres: “es caro armarte un karting” , y después terminamos haciendo boludeces en la pana…
    Gracias Colo x compartir la experiencia!!!

  34. HernanBR dice:

    Colo pensar que te conocí hace más de 13 años cuando fuiste al cumpleaños de quince de mí hermana (Caro Bruzzi) con unas gafas tipo CQC y una facha bastante peculiar jaja si conoceré el RPU del que hablas en la nota.. Un saludo y como siempre muy buenas tus notas!

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja una respuesta