El garage de Antonio

En estas semanas de vacaciones de verano, ver un autobus de turismo nos lleva inmediatamente a esos viajes familiares. Este es un autocar de pura raza que nos trae Antonio Sivianes directo de su garage en miniatura. Pertenece a la colección de kiosko de la ed. Hachette Francia “Autobuses y autocares del mundo”

El Ikarus 66 fue concebido al principio de los años 50 en Hungría en una época en la que la frontera entre autobuses urbanos y de línea era aún muy tenue. Sin embargo, su concepción a base de motor trasero y estructura autoportante era una ventaja a la hora de cumplir esos dos roles, ya que con pocas adaptaciones podía satisfacer ambos. El modelo 55 era la denominación que la marca usó para el modelo de largas distancias y la 66 para las rutas urbanas. Estos autobuses, muy robustos y potentes, permanecieron en servicio en muchos países de la órbita socialista hasta después de la caída del Muro de Berlín, siendo sustituidos a principios de los años 90 por los más modernos 556.

La actual Ikarus es una marca húngara bastante desconocida fuera de su ámbito (los países del Este europeos), a pesar de tener una gran veteranía. En efecto, desde 1895 construía carros de caballos en la localidad de Budapest tras la fundación de la firma “Forjas y talleres de automóviles de Imre Uhri” y posteriormente (1913) empezó a realizar carrocerías para autobuses. Logró contratos con su ciudad de origen, pero la firma casi desaparece tras el “crack” del 29 hasta que retomó la actividad en 1935. Pero no fue hasta 1948 cuando aparece la marca “Ikarus”, favorecida por las autoridades comunistas tras la nacionalización del constructor aeronáutico homónimo.

Tras el conflicto europeo, Ikarus se especializó en la fabricación de modernos autobuses que se exportaban a los países donde existían regímenes comunistas, sobre todo tras la creación de los modelos 55 y 66. La firma llegó a ser el fabricante más grande del mundo de vehículos para el transporte de pasajeros, título que ostentó hasta la caída del Muro (hubo un año en la década de los 70 en el que lograron fabricar 100.000 chasis!) . La producción se realizaba en la fábrica de Székesfehérvár (Hungría), lugar donde se desarrollaron y construyeron a partir de finales de los 40 autobuses y trolebuses.

 

Estos autobuses de líneas elegantes y sofisticadas (llamados popularmente como “la aspiradora” o “el cigarro”) contaron con motores locales Csepel diesel refrigerados por agua, de seis cilindros en línea y 8.2 litros de cubicaje que rendían 145 CVs de potencia, yendo situados atrás pos razones de comodidad (hacían menos ruido y eran más accesibles). Contaban con dirección asistida y una caja de cambios manual con cinco velocidades, siendo hasta 1960 el embrague de tipo monodisco en seco. Se intentó sustituir por uno neumático con mando eléctrico pero dio muchos problemas y debió ser retirado. En cuanto a su carrocería, medía 11,40 metros y su masa máxima autorizada era de 15 toneladas, logrando una excelente velocidad máxima de 98 Km/h. Ver video abajo.

La carrera comercial de esta serie comenzó en 1959 en Budapest y a lo largo de su carrera solo conocieron cambios menores en la parrilla para irlos actualizando, logrando extender su éxito a los países vecinos (sobre todo en la República Democrática Alemana, donde llegaron a tener casi nueve mil unidades convenientemente remotorizados con bloques diesel Schönebecker).

Y qué pasó con la marca original? A pesar de que iba “viento en popa” en los 70 (llegando a obtener contratos con Estados Unidos y Canadá para la venta de autobuses articulados), con los cambios políticos existentes a finales de los años 80 sucedió que la URSS retiró su apoyo y además las ventas también cayeron en Alemania, por lo que la firma se privatizó en 1991 y pasó a ser propiedad de la italofrancesa Irisbus en 1999. Para 2003 la fábrica de Székesfehérvár cerró pero por poco tiempos, ya que el empresario húngaro Gábor Széles la reabrió y produjo en 2007 un nuevo autobús urbano de piso bajo. Actualmente siguen haciendo trolebuses para la ciudad de Szeged y el nuevo tipo V187 fue probado por la BKV (la compañía de transportes urbanos de Budapest) en el año 2010, por lo que parece que Ikarus sigue volando alto…

 

Traigo hoy un interesante y desconocido modelito que recrea un autobús húngaro urbano, con un diseño fascinante y muy avanzado para ser de principios de los 50! Lo dicho habitualmente cuando comento las miniaturas de la colección de Hachette se puede aplicar nuevamente aquí de “pe a pa”; moldes correctos, pintados con cierta calidad (lo que no los exime a veces de algún fallito menor) y detalles muy aceptables por fuera y nimios por dentro. En esta ocasión el color claro permite apreciar bien las formas y el trabajo del techo y la trasera hacen que el conjunto luzca más. Realmente los modelos escogidos para la colección me sorprenden bastante en su mayoría y son totalmente originales, por lo que el interés que tiene esta colección se acrecienta día a día sin que tengamos que arruinarnos necesariamente.

 

 

 

 

 

Ikarus 66 en acción – Video

También puede gustarle...

8 Respuestas

  1. Vaya, gracias por la reseña! Ya tiene bastantes años.
    Pero te agradezco más el vídeo, que muestra la unidad real de la que se hizo la réplica.

    Saludos.

  2. Carlos Alfredo Pereyra dice:

    Muchísimas gracias Antonio. Es un privilegio poder acceder a esta magnifica colección. Siempre presente!

  3. minero21 dice:

    Una belleza!

  4. Reichstag dice:

    Lo bueno de los socialismos y comunismos fue que por su inaccion cronica terminaron sobreviviento estas creaciones pre-caida del muro, que quizas en otros mundos fueron sustituidas por la piqueta del progreso. Y vale en todos los ambitos aunque se vusualiza mas en lo material, la industria, los objetos, la arquitectura, por obvias razones de que son mas visualizables, no en vano los museos suelen mostrar objetos. Siempre cuento para ilustrar, cuando en 1989 cayo el muro de Berlin, y el Trabant se tuvo que ver las caras con lo que habia del otro lado: Mercedes Benz W124. Una sensacion inversa tuve yo, al pasar de Berlin occidental a Berlin oriental tras caer el muro. Encontre la version Trabant de la ciudad de Berlin. Dejadez total, abandono, creatividad nula, mantenimiento nulo, mugre, y ni hablar que todo gris porque no te gastaban en una pintura. No tenian con que. Una interminable pelicula en blanco y negro. Deprimente realmente. La miseria colectiva en persona.

  5. Hernan 78 dice:

    Que nivel de detalles. Más de 60 años y traían cubierto aunque parcial el puesto de conducción, hoy en día lo hacemos con un nailon x el tema de la pandemia

  6. Carlos Pereyra dice:

    Lo que asombra es el buen hacer de los carroceros y constructores de entonces. En Europa central era frecuente ver estas carrocerías de pequeña escala, autoportantes y panorámicas. Marcaron una época y por suerte han quedado testimonios. Encanta ver sus líneas y la resolución de detalles. Hermoso vehículo.

    • Tienen una rica tradición desde el siglo XIX en construcción de carruajes y luego automóviles. Y tras las dos guerras a pesar de la falta de medios le pusieron ingenio y talento. Yo los respeto mucho. Ahí tenemos a Tatra, Skoda, y tantos otros rusos que siguen proponiendo cosas, en muchos casos muy válidas aún. Como los camiones Kamaz.

      Saludos, me alegro que les guste este autobús tan imponente.

Responder a Carlos Pereyra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *