Simplex Camponeta: nacido por y para el campo

El sitio Autohistoria es una cantera inagotable de sorpresas. Tal es el caso de una nota de reciente aparición que nos muestra otro intento de la industria argentina de hace 45 años, para resolver el transporte de cargas livianas dentro de establecimientos agroganaderos. Empleando una mecánica conocida y apelando a un concepto muy simple se concibió este vehículo elemental. Aquí el texto, cedido gentilmente por el Editor Gustavo Feder.

En 1976, la empresa Placet S.A. presentó el Simplex Camponeta, un vehículo para circular en establecimientos agrícola-ganaderos. Placet se dedicaba a la fabricación de maquinaria agrícola con productos como multisembradoras, arados, subsoladores, rolos, acoplados y espolvoreadores. Su vasta experiencia en el rubro le permitía concebir un medio de transporte sencillo y económico alternativo al tractor, pick up o camión en el acarreo de cargas livianas en el campo. Este uso restrictivo hacía innecesario su patentamiento.

Con un despeje al suelo de 480 mm, una distancia entre ejes de 1740 mm, y tracción delantera, el vehículo fue diseñado para circular por terrenos anegadizos, barrosos, surcados, ripiosos, arenosos e irregulares.

La rusticidad caracterizaba su diseño. La carrocería era abierta, sin techo ni puertas, y estaba construida con paneles de chapa plegados y soldados. El piso de chapa acanalada adoptó esta solución para fijar la carga y evitar que se desplazara. La caja de carga disponía de una superficie de 2,2 m2.

El carácter minimalista se apreciaba en detalles como la ausencia de parabrisas, un solo faro -ubicado del lado izquierdo- y una única butaca de chapa estampada montada sobre un muelle elástico. Debajo del piso, a la altura del asiento, se había soldado un soporte al chasis. La misma solución se aplicaba del lado derecho lo que permitía montar un asiento adicional. El panel de instrumentos se limitaba a un horómetro, botón de arranque y llaves de un punto para contacto y luz.

 

Mecánica Citroën

El Simplex Camponeta estaba impulsado por el motor Citroën estacionario AK2-C de 602 cc y 32 hp que le permitía transportar hasta 600 kilos de carga y traccionar pequeños acoplados a través de un ojal de enganche. La unidad se entregaba de fábrica con llantas de 15 o 16 pulgadas, sin cubiertas (eran opcionales). El diseño de las llantas asemejaba al de los modelos de la marca francesa de la época.

El motor se combinaba con una caja de cuatro velocidades y marcha atrás acoplada a un embrague monodisco seco. La transmisión se efectuaba a través de juntas homocinéticas.

 

 

En condiciones de trabajo con carga plena (600 kilos más el conductor), el Simplex Camponeta consumía 20 litros de nafta súper en 285 kilómetros, a una velocidad constante de 70 km/h en tercera marcha a un régimen de 4000 rpm y con un rodado de 5 x 15”. Con un rodado de 6 x 16” el consumo aumentaba, limitándose la autonomía a 269 kilómetros en las mismas condiciones.

La compañía entregaba los vehículos con una garantía de tres meses o 300 horas de funcionamiento, aplicables a defectos de fabricación tanto de la estructura como de la mecánica.

Con el mismo diseño, pero con la adopción de parabrisas y una capota desmontable de lona, Placet ofrecía el modelo Fabrineta, destinado al uso interno en establecimientos industriales.

La empresa fabricante tenía su sede en Camino General Belgrano 4201 de Monte Chingolo, provincia de Buenos Aires.

Agradecemos a Esteban de León, editor de Camión Argentino, por la información aportada para este informe.

 

2 Comentarios

  1. Esteban dice:

    Muchas gracias por la mención.

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: info@autoblog.com.ar



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *