Agrale Argentina: cuna de buses, camiones y tractores

Texto: Carlos Alfredo Pereyra

Fotos: F R E D D Y C A M  – Gustavo Feder (click en las imágenes para ampliar)

 

La nota de los viernes en Pesadoblog siempre está reservada a una marca, a un suceso, a una tecnología, a un personaje, o algún hito. Esta empresa viene realizando un trabajo casi silencioso, pero muy eficaz y contundente, por eso creemos que su labor es digna de ser destacada. Es más, ya te anticipo que esta nota continuará el próximo viernes, ya que ha quedado mucho material producido en nuestra visita. Así que habrá más.

 

Un jugador de peso en el transporte automotor de pasajeros

La foto histórica del transporte público de pasajeros de superficie en las grandes áreas metropolitanas de Argentina prácticamente le corresponde a una histórica terminal automotriz, la cual lidera desde hace muchas décadas. Sin embargo, apenas comenzado el siglo veintiuno, Agrale ha venido trabajando fuerte  para ganarse su lugar en este enorme mercado de autobuses urbanos, de una forma progresiva y significativa, estando ya a pocos pasos de alcanzar un 50% de participación en el disputado mercado de buses urbanos de la Ciudad de Buenos Aires y alrededores; además de otras áreas metropolitanas.

Para lograrlo se han establecido en nuestro mercado desde hace varios años, produciendo camiones primero, para luego plantarse en la producción de chasis para buses, camiones y tractores. La producción nacional de Agrale ha seguido los vaivenes de una economía en crisis permanente, pero se ha adaptado y configurado para poder satisfacer a los clientes tanto con un producto a su medida, así como atenderlo en la posventa, y seguirlo de cerca, acompañándolo durante la vida útil del producto.

En la localidad de Mercedes, Provincia de Buenos Aires, está situada la planta de producción de Agrale Argentina; se trata de un edificio industrial que fue sede de la producción de la firma IES, Industrias Eduardo Sal-Lari, quien construyó el edificio principal para producir sus automóviles. (Ver nota de Gustavo Feder/Autohistoria)

 

Vista aérea de hace unos años de la planta de producción de Agrale Argentina. (Foto del sitio Autohistoria)

 

Flexibilidad y respuesta

El sistema de producción de Agrale Argentina (ver video y fotorreportaje abajo) se basa en la simplificación y la modularización. En la oferta de productos hay una enorme variedad de modelos, sea por el porte, o por las longitudes, o por la motorización. A partir de esto se configura un sistema de chasis y plataformas, tanto para minibuses; para buses urbanos low entry motor trasero, o convencionales con motor delantero;  para buses de media distancia o turismo; chasis para camiones tracción simple o 4×4; o una gama de tractores que van dando saltos de potencia y tamaño entre  los 75 hasta los 215 cv.

A pesar de la contracción del mercado y las crisis permanentes este año se estima alcanzar los 10000 chasis producidos, todo un hito. La producción hoy es de unos 2,5 chasis/día; pero la usina está preparada como para producir 6 por jornada. Esto da unos 1200 chasis para buses, unos 500 camiones y 500 tractores.

El concepto de esta planta es el de una montadora. No hay procesos de transformación de materiales, no hay herramental de producción tipo prensas, plegadoras, soldaduras, o arranque de viruta. Todo está basado ampliamente en proveedores nacionales, que alcanzan un 55% en el caso de los chasis para buses, o un 65% en el caso de los tractores (ver video abajo) El resto de los componentes vienen principalmente de Brasil y de Estados Unidos, ya que al ser una cantidad limitada de vehículos producidos, además de un alto costo y calidad en sus autopartes, las partes deben ser provenientes de proveedores de renombre y confiables.

Los encargados de manufacturar estos productos automotrices son un entrenado plantel de poco más de treinta personas, quienes han recibido capacitación tanto en Argentina como en Brasil para poder integrarse en este modelo de producción.

 

Agrale Argentina cuenta con unos 120/150 colaboradores, desde quienes tienen responsabilidades de dirección, pasando por administrativos, montadores, o servicios. Para una terminal automotriz es un número reducido de personas; y allí radica otro de los secretos de su capacidad de reacción: una comunicación rápida y eficaz, tanto entre los locales, como con los compañeros del equipo Agrale en Brasil (Caxias do Sul). Esa velocidad para transmitir información y tomar decisiones es una de las ventajas comparativas que permite que esta empresa tenga una cintura y agilidad de un campeón. Produce pesados, pero se mueve y golpea  como un liviano.

La demanda local prácticamente acapara toda la producción de esta planta, pero sus chasis también se han exportado a Uruguay, donde las carroceras brasileñas se han encargado de vestir los chasis con motor trasero. (La producción argentina se ha especializado en motor posterior) Todo lo que se produce en Agrale Argentina tiene ingeniería y desarrollo local, gozando de  independencia y especialización.

Una vez terminados los chasis, estos son puestos en playas parceladas para los concesionarios, quienes administran los lotes y los destinos de las unidades hacia los carroceros, donde se convertirán en autobuses urbanos y se enviarán a su destino final.

Más allá de lo que se fabrica día a día, el compromiso con el futuro y las nuevas modalidades de motorización amigables con el medioambiente están en los planes de Agrale. Un completo panorama sobre combustibles alternativos, o bien con vehículos emisión cero esta en pleno desarrollo. Hay chasis para buses con GNC, con Biodiesel, y con propulsión eléctrica (ver video abajo). Esta última con el fin de lograr chasis a carrozar, para que nuestro país o cada país destinatario de estos productos emplee su industria carrocera, ajustada a las necesidades y costos de su región. Visión de futuro para Agrale.

C.A.P.

Agradecimientos: William Menegotto-Ignacio Armendariz-Agrale Argentina

Esta nota continúa la proxima semana. Aquí debajo: Video y Fotorreportaje – PESADOBLOG en Agrale Argentina.

 

Conociendo Agrale – Video

 

Fotorreportaje – Agrale Argentina – Proceso de ensamblado de chasis para buses

El bastidor desnudo llega desde el proveedor local, y se apresta al comienzo de la línea. Los rieles curvos y las carretillas realimentando, marcan el inicio del proceso de ensamblado de los chasis. El número VIN se rotula en el bastidor, un nuevo autobus acaba de nacer. En pocos metros saldrá rodando hacia la playa, y días más tarde partirá a ser carrozado.

 

El nuevo bastidor comienza su viaje por una de las siete estaciones de trabajo. Aquí, y en la siguiente parada, se le instalarán componentes básicos, antes de pasar a la cabina de pintura, donde se unificarán las superficies con el color negro base de todos los chasis. En primer plano se aprecia la cuna donde se alojará el grupo motor-transmisión. Ya se ve instalada la cañonera diferencial con los semiejes de propulsión.

 

Conjunto de tren delantero alistándose para unirse al chasis. La mecánica de un autobús es tan pesada como la de un camión; son vehículos con un antepasado común. Llevar pasajeros humanos exige otro tratamiento en el comportamiento dinámico de la unidad, algo que se logra con suspensiones neumáticas y un centro de gravedad bajo.

 

Aquí ya montado, y funcional, con la dirección y la suspensión neumática. El confort y seguridad a bordo estarán determinados por el buen funcionamiento y diseño de estos componentes… y también por el profesionalismo del conductor. La red vial y el tránsito deberán ser amables, para sumar virtuosismo al sistema.

 

Motores Cummins ISBe 6.7 de 226 cv de potencia, cumplen con las normas de emisión Euro V. Y cajas automáticas Allison, a la espera de ser instalados en el chasis Agrale MT17.0. Componentes de origen brasileño y norteamericano.

 

Motor y transmision ya están montados entre los largueros. La configuración de chasis con motor posterior es una especialidad de Agrale Argentina. Estación de trabajo número cuatro.

 

Mazos de cables para corriente, señal, y conexiones de aire recorren toda la longitud de los chasis Agrale. El diseño permite desarrollar grandes superficies planas contínuas, sin interferencias: Los carroceros agradecidos.

 

El puesto de conducción de un nuevo bus espera para ser situado en su posición. Interface humana- comando a distancia. El chasis MT17.0 tiene 12 metros de longitud. Las sillas tienen destino solidario, una vez que el carrocero instala el asiento de conductor definitivo.

 

Casi listo para desplazarse por sus propios medios, el bus se apresta a montar las ruedas. El ensamble ya esta casi finalizado. Queda pasar por las áreas de test y alineaciones.

 

Los chasis están completos y con capacidad para autopropulsarse. En estas estaciones reciben chequeos de calidad y alineaciones finales. Últimos controles antes de ser despachados como 0Km.

 

Por razones dimensionales, los chasis para autobuses articulados urbanos MT27 y MA27 de 18 metros se deben ensamblar en una estación propia, en la cual el vehículo no se desplaza. Se lo completa desde cero, sumándole todos los componentes en la misma isla. Aquí el conjunto delantero. 

 

Aquí la parte trasera del MT27 articulado en producción. Falta instalar la pieza nexo importada, que produce el tunel de comunicación articulado del autobus: Lo que está debajo del fuelle. Los puentes grúa acercan los componentes voluminosos y pesados de todo lo que produce Agrale Argentina

 

No se ve donde termina… 18 metros de largo tendrá este chasis MT27 cuando esté finalizado. Será carrozado como bus urbano articulado.

 

Gran porte y motor trasero para buses urbanos, uno de los sellos de Agrale. Chasis MT 17.0 en proceso de alineación del tren delantero. Cuando se baje de ahí rodará camino a la playa; y más tarde, ya subido a un carretón, irá camino al carrocero.

 

Casi la mitad de los buses urbanos de la ciudad de Buenos Aires tienen un chasis Agrale como este.

 

Anteúltima parada: Listos para subirlos al camión con destino a la planta de carrocería.

 

Sea en las playas de la planta Agrale, o en los patios de los carroceros, los largueros y travesaños de estos chasis son el lugar ideal para que las arañas tejan sus telas. Necesitan pocas horas para convertir a estos automotores en sus propios cotos de caza para insectos.

 

La semana que viene Fotorreportaje en Agrale Argentina continuará, mostrando la historia de la firma, además de las líneas de camiones y tractores.

 

 

También puede gustarle...

14 Respuestas

  1. Esteban dice:

    Muy buen informe!

  2. Hector Luis dice:

    Carlos excelente nota,creo que la mejor hasta el momento,te felicito.
    Cuanta mano de obra demanda esta industria, ya que ademas de la propia fábrica y sus proveedores,sumas a los carroceros…
    Preguntale x el Marrua,que tractorcito,lastima el precio…
    Las imagenes y el reportaje de primera…
    Que peleada la tienen en el segmento de los vehículos/camiones livianos y ni hablar el mercado de los tractores..
    A la planta se la ve muy moderna y prolija..
    Ojala tengan éxito con el desarrollo de la propulsión eléctrica…

    • Carlos Alfredo Pereyra dice:

      Muchísimas gracias. La amabilidad conque nos recibieron nos permitió alcanzar este objetivo.

      Es muy gratificante ver una planta produciendo

  3. Hernan 78 dice:

    Como creció agrale, a pesar que solo ensambla,también fue a lo seguro y no quiso inventar nada, parece un chiste que quiera despojar a la Mercedes produciendo en Mercedes

  4. VeeDub dice:

    Los motores producidos en Guarulhos-SP
    Las transmisiones Allison en Indianápolis-IN
    En Brasil, se venden muchos más autobuses urbanos con motor delantero solo porque son más baratos. Básicamente es un chasis de camión con carrocería, con poca comodidad para los pasajeros y el conductor. Además, utilizan suspensión con resortes parabólicos de acero y transmisión manual (un retraso). En los países más avanzados, estas configuraciones no existen. Allí, todos los autobuses están equipados con motor trasero, suspensión neumática y transmisión automática para la comodidad de los pasajeros y del conductor.

  5. Juan Carlos dice:

    Excelente nota que nos muestra que hay empresas que siguen confiando en el país! Párrafo aparte para el Ing. Armendáriz, un hombre de larga y exitosa carrera en la Industria Argentina que tiene un profundo conocimiento del mercado. Aguardamos el resto de la nota!

    • Carlos Pereyra dice:

      Muchas gracias Juanca! Reconforta mucho recibir tu vistobueno.

      Intuía que conocerías al Ing. Armendariz. Mundo pequeño.

      El viernes que viene vamos con los tractores Agrale y los camiones.

  6. Edgar dice:

    Excelente nota Carlos, se agradece.

    Me quedé con ganas de ver los tractores, pero ahí veo que salen el viernes próximo…😁

  7. Gracias por el reportaje, se aprende mucho!
    La marca me sonaba algo por Autoblog. Fabrica también vehículos todoterreno o lo soñé?

    Ojalá siga creciendo la producción y se creen muchos puestos de trabajo allá en Argentina. Este tipo de empresas son necesarias y proporcionan muchos beneficios, no solo económicos.

    Saludos y muchas gracias, Carlos!

    • Carlos Alfredo Pereyra dice:

      Muchas gracias Antonio!

      Como bien recuerdas, la marca Agrale produce en Brasil camiones más grandes, camiones militares, y los todo terreno Marruá. No fue un sueño. Estas en lo cierto.

      Es muy bueno ver una fábrica pequeña con una producción de gran alcance. Bienes de capital.

  8. efece dice:

    Hola! Me encantó esta nota y su continuación. La historia de Agrale en Argentina tiene un componente fundamental poco nombrado: el grupo DOTA. Como usuario de sus líneas, fue bueno ver el progreso. Del mini MT12 cuando la demanda era poca, dsps ver el crecimiento al MT15 y MT17, muy buenos productos. También disfruté de la implementación de los motores V6, los buses en el conurbano de Agrale son MA, pero hay algunos con caja automática y algo que se agradece: menos suspensión con elástico y más neumática. Según algún comentario de la empresa de la Abejita, su fuerte radicó en el soporte post-venta, que con la estrella tuvieron malas experiencias, pero me resultó incomprobable. Gracias por el notón, siempre quise entrar en la planta. Abrazo

Responder a Carlos Pereyra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *