Pesado del Día

Año 1986, aburrido en mi escritorio de una compañía de seguros (La Franco-Argentina) con la tarea del día ya realizada, con disponibilidad de tiempo y la imaginación volando. Estaba en primer año de Diseño Industrial, y el camino pasaba por el transporte.

Un lápiz negro con punta blanda, una hoja de papel, solo un lápiz de color para enfatizar una plancha de a bordo con instrumental analógico y una pantalla de radar para ayuda a la conducción en condiciones de mala visibilidad. Ni los autos de alta gama ni los vehículos militares lo traían por entonces. Pero a eso apuntaba uno.

Treinta y cinco años después racionalizo, y le doy una explicación a lo que ilustré velozmente entonces. Un puesto de trabajo para un conductor profesional de buses de larga distancia; transmisión automática,  sistemas de información y ayuda a la conducción, todo reunido en un módulo suspendido y etéreo. Confort, eficiencia en la tarea, seguridad.

Y seguiría habiendo intentos. Pesado del Día de autor.

 

Ilustraciones: Carlos Alfredo Pereyra – Click en las imágenes para ampliar.

 

Otro intento por resolver constructivamente y ergonómicamente, aún antes de haberme adentrado en el estudio y en el conocimiento de esas disciplinas. No paraba de dibujar. Hoy el dibujo y el diseño me siguen acompañando. Una manera de pensar.

 

 

 

También puede gustarle...

4 Respuestas

  1. Reichstag dice:

    Que bueno que conserves esos documentos en la “bitácora”. Un pionero. Y ambos formalmente diseños avanzados para el 86 donde la cuadratura aún dominaba la escena, y los “salpicaderos”.

  2. Hernan 78 dice:

    Carlos todo un visionario, te falto en el pie del dibujo “patente pendiente”. Hoy en día las palabras puesto de trabajo ergonómico y diseño no van de la mano, x lo menos en lo que conozco

    • Carlos Alfredo Pereyra dice:

      Muchas gracias Hernán. Estaba en una sesión fotográfica, por eso contesto recién ahora.

      Los años no mejoraron todo lo que se avisoraba o prometía. Aquí estamos, todavía no se considera lo suficiente a los trabajadores del volante. Hay mucho por hacer.

Responder a Hernan 78 Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *