Pesado del Día

Remolcador de empuje Yerutí I perteneciente a Paraguay, operando en la hidrovía Paraguay – Paraná

La embarcación fue construida en el astillero paraguayo La Barca del Pescador, en Guyratí (distrito de Villeta), partiendo de chapa de acero naval A36 en bobinas. Cuenta con la más moderna tecnología disponible en la navegación fluvial y está equipada con sistemas de protección del medio ambiente, la seguridad de los tripulantes y la carga, según lo establecen las regulaciones locales y mundiales.

Yerutí I es considerado el más moderno remolcador que navega la Hidrovía Paraguay-Paraná, uniendo al país con los puertos cercanos al Río de la Plata en Argentina y Uruguay. Su presencia aporta a la logística del comercio exterior una gran eficiencia tanto en costos —ya que operara con fueloil pesado— como en tiempos de operación, por su gran potencia. Aproximadamente el 80 % de las cargas de exportación e importación de este país, así como de toda la región se transportan por la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Sus medidas son de eslora (largo) 48 m, manga (ancho) 15 m y puntal (altura) 3,80 m. Destaca, además, su calado operativo de 8 1/2 pies con una potencia de 6.000 Hp y una capacidad de empuje de 40.000 toneladas de carga. El costo de esta inversión fue de aproximadamente doce millones de dólares, de los cuales, un 45 % constituye valor agregado nacional.

 

Clasificación Lloyd’s Register

El Yerutí I, al igual que la mayoría de las embarcaciones construidas por La Barca del Pescador, recibe la clasificación de Lloyd´s Register de Londres y otras Sociedades de Clasificación IACS, que la pone a la altura de las embarcaciones construidas en los mejores astilleros del mundo.

Los trabajos del astillero fueron ejecutados bajo la dirección del ingeniero Gerardo Ceratti con el aporte de jóvenes profesionales paraguayos con formación en varias ramas de ingeniería que se encuentran realizando posgrados de ingeniería naval. La mano de obra es nacional, formada en la propia escuela para soldadores del astillero.

Paraguay cuenta en este momento con la tercera flota fluvial más grande del mundo que da empleo de forma directa a 5.000 personas. Con la incursión del Yerutí I y otros proyectos similares, la industria naval podría dar un salto y sustituir la importación al país de embarcaciones foráneas. Además, es una oportunidad para consolidarse en lo que se considera una actividad estratégica en los países desarrollados por ser una industria pesada, gran consumidora de los dos elementos que nuestro país ofrece en abundancia, como son la energía eléctrica y la joven y dúctil mano de obra.

 

Botadura del Yerutí I en Asunción, en 2018

 

Remolcador de empuje Yerutí I – Video

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *